¿CUÁNDO LLEGA LA PRIMERA REGLA DESPUÉS DEL PARTO?

Durante la primera regla después del parto el organismo está volviendo a la normalidad. Durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufrió una serie de cambios físicos y hormonales los cuales llevaran tiempo en reponerse.

Cuando ocurre la primera regla después del parto se está llevando a cabo un proceso importante para la recuperación de la mujer. En este artículo te hablaremos un poco más sobre el tema.

Primera regla después del parto

 

Primera regla después del parto

Empecemos por definir rápidamente el ciclo menstrual. El ciclo menstrual es ese proceso mensual que contribuye a la preparación del organismo para llevar a cabo un embarazo. Este es controlado por los estrógenos y la progesterona, ambas son hormonas de gran importancia en la reproducción femenina y cumplen funciones fundamentales a todo momento.

Después del parto, el organismo de la mujer comienza a recuperarse y a adaptar su funcionamiento normal de manera progresiva, los órganos comienzan a volver a su estado y posición natural. Es importante aclarar que, si la mujer no practica la lactancia materna, lo normal es que la regla después del parto aparezca durante el segundo mes después del parto, al finalizar la cuarentena del parto.

Cuando la madre si amamanta, la primera regla después del parto suele aparecer al dejar la lactancia materna. De igual manera existen mujeres que, pueden estar amamantando y pueden menstruar, cada organismo reacciona de manera diferente.

Al momento en el que aparece la primera regla después del parto, el organismo nos informa que todo ha vuelto a la normalidad. Pero, no indica que todo está perfecto, para que el ciclo sea regular nuevamente debe pasar cierta cantidad de tiempo para que el organismo recupere su funcionamiento natural.

Después del parto, es normal que la menstruación sea irregular y que el flujo vaginal presenta características distintas. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre los tipos de flujo vaginal y su significado.

 

 

Loquios del postparto

Existe algo llamado “loquios del postparto”. Estos son secreciones que se expulsan a través de la vagina. Pueden durar entre 6 y 8 semanas después del parto. Estos se componen de flujo, sangre, moco cervical y tejido de la placenta. Esta expulsión es necesaria para eliminar los restos del endometrio.

Durante los primero días los loquios son muy abundantes y de un color muy rojo, a medida que avanza el tiempo, estos comienzan a disminuir y su color comienza a cambiar hasta llegar a marrón y mucho más escasos.

La expulsión de los loquios es causada por el desprendimiento progresivo de la placenta. Cuando culmina el nacimiento, en el interior del útero donde se encontraba adherido el otro extremo de la placenta se crea una pequeña herida la cual comienza a sangrar.

Al ser expulsados los loquios, la menstruación puede producirse en la madre a las pocas semanas que no ha amamantado. Por otro lado, si la madre está amamantando puede aparecer a los meses o incluso al año del parto.

Cuando culmina el parto, el cuerpo femenino se preparará para sufrir una serie de cambios que requieren de mucha paciencia y tiempo. Estos se encargaran de normalizar los órganos que todo vuelva a su sitio, porque con el embarazo sufren algunos cambios para dar espacio al feto. Este proceso puede durar entre 10 a 12 meses.

Regla abundante

Las primeras menstruaciones después del parto suelen ser más abundantes de lo normal. Esta cantidad va disminuyendo de manera progresiva entre 8 y 15 días hasta volver a la normalidad. Si la cantidad no disminuye, es recomendable acudir con un ginecólogo para un examen físico.

Estas menstruaciones pueden ser abundantes, su duración puede aumentar o disminuir. Es importante que la madre no confunda esta expulsión de los loquios del postparto que se produce durante la cuarentena como la primera regla después del parto.

 

En esa herida comienzan a acumularse un gran número de glóbulos blancos que tienen como propósito crear una especie de barrera para proteger la herida de cualquier agente infeccioso. Gracias a esa barrera, la cantidad de sangre expulsada comienza a disminuir, aquí se está llevando a cabo la reconstrucción de un tejido preparándolo para una nueva fecundación.

Para acelerar la expulsión de los loquios, tenemos a la lactancia materna. Cuando el recién nacido succiona, se está produciendo un reflejo en la hipófisis de la madre, la cual produce la hormona oxitócina. Esta se encarga de estimular al útero volviéndolo más pequeño y provocando su contracción, logrando disminuir el sangrado vaginal.

Durante la lactancia materna

Cuando se lleva a cabo la lactancia materna exclusiva, el ciclo menstrual tarda un poco más en retomar su correcto funcionamiento. Debido a la producción de leche materna, se produce la hormona de prolactina, que garantiza la producción de leche materna de manera continua, y que además, bloquea o interrumpe el ciclo menstrual por un tiempo indefinido, este tiempo va a depender del organismo de la mujer.

Según estudios, un 35% de madres que amamantan, la menstruación aparece a los 3 meses después del parto. Mientras que el porcentaje restante inicia su ciclo menstrual a los seis meses después del parto.

La aparición de la primera regla después del parto, varía según el apetito del recién nacido. Si las tomas son frecuentes y en grandes cantidades, la producción de prolactina aumenta sus niveles en organismo y por ende, el ciclo menstrual tarda en aparecer.

 

Recomendaciones

En algunas mujeres, que anteriormente pasaban por una menstruación dolorosa, después del parto estos dolores pueden desaparecer, mejorando el ciclo menstrual.

A nivel fisiológico, después del parto se lleva a cabo una cuarentena. Esta se caracteriza por los cambios que atraviesan los órganos internos volviendo a su estado natural. Durante este proceso no hay una menstruación posible. Si bien es cierto, después del parto la madre sufre leves hemorragias vaginales, este es un sangrado normal durante estos 40 días.

Cada vez que la madre vaya al baño se debe lavar la zona genital con agua, siempre de adelante hacia atrás, evitando la contaminación vaginal con las posibles bacterias que se encuentren en el ano. Se debe secar muy bien la zona, evitando la humedad y el uso de toallas diarias, las cual favorece a la proliferación de bacterias.

Debido a la pérdida de sangre y por ende, la pérdida de hierro, es normal que la madre siente cansancio durante las siguientes semanas. Esto se debe a una posible anemia, la cual es muy común en los embarazos y después del parto. Es aconsejable acudir con un especialista para reponer la cantidad de hierro perdido.

Conclusión

Para finalizar, después del parto las madres requieren de mucha paciencia para atravesar los futuros cambios por los que pasará su organismo. Estos cambios no deben apresurarse o adelantarse intencionalmente. Todas las mujeres son distintas, al igual que los organismos, no te compares con otras mujeres y no te impacientes. Confía en tu cuerpo, este volverá a su estado natural por sí solo. Confía y concéntrate en disfrutar tu maternidad. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre los cuidados postparto.

 

(Visited 231 times, 1 visits today)
Categorías Postparto

Deja un comentario