BENEFICIOS EN LOS NIÑOS DE LA TERAPIA CON DELFINES

La terapia con delfines es un tipo de tratamiento considerado como un tipo de método electivo, se habla con frecuencia sobre el desequilibrio químico o diferentes cuestiones de giro psicológico de los acontecimientos. Durante este tipo de procedimiento, los pacientes nadan en una piscina con delfines, con la asistencia de su especialista en delfines.

terapia con delfines

Terapia con delfines 

La terapia con delfines es una práctica de recuperación que también se conoce como tratamiento con delfines. En su mayor parte, incluye nadar y comunicarse con al menos un delfín, como un método para animar la recuperación de una variedad de problemas. El tratamiento es sugerido en general por un especialista, regularmente un médico o asesor físico.

Junto con el tratamiento clínico convencional para el problema. Los defensores de esta formación se refieren a modelos que muestran una mayor capacidad de aprendizaje y progreso de recuperación en personas con problemas mentales. Algunas personas no pueden evitar contradecir la utilización del tratamiento con delfines debido a su demostrada idoneidad.

Este tratamiento se completa relacionado con diferentes tipos de tratamientos de reparación, por ejemplo, masaje en la espalda y psicoterapia. Se administra con frecuencia a niños con enfermedades mentales o físicas, sin embargo, también se utiliza como tratamiento para adultos, particularmente aquellos con heridas, tristeza o problemas de presión.

¿Para qué sirve?

Mucha ha sido la interrogante de la terapia de delfines ¿para qué sirve? y durante bastante tiempo, el tema de la terapia con delfines comenzó a cobrar fama. Estos tratamientos se utilizan para tratar a los jóvenes con necesidades instructivas excepcionales, por ejemplo, desequilibrio químico, condición de Down y parálisis cerebral. Los métodos son personalizados y deben ajustarse a las necesidades de cada paciente.

Las investigaciones han arrojado que hubo mejoras en los jóvenes después de seis sesiones de terapia con delfines. Las etapas fueron: contacto con el agua y el delfín, prácticas con los órganos que interceden para verbalizar las palabras (el artilugio bucófono), prácticas para el desarrollo y los músculos, y el adiós con el delfín.

Según los resultados, el 78% de los niños de entre dos y siete años tuvieron mejoras después de los tratamientos ayudados. Particularmente en sus habilidades en lenguaje visual y de copia; fuera del agua, los jóvenes podían transmitir mejor. Es habitual que las personas con desequilibrio mental piensen que es más sencillo establecer conexiones e interactuar con las criaturas.

Importancia

En cuanto a su importancia, los tratamientos en alta mar sirven para ayudar a mejorar el motor. Los niños con más de siete años no mostraron mejoras extraordinarias, lo que podría deberse a que es más fácil darse cuenta cuando los bebés son más jóvenes. Estos cetáceos son una de las especies más inteligentes del mundo.

Son bonitos e interactúan constantemente con las personas. Se acepta que su asistencia en el tratamiento también puede mejorar las habilidades relacionales de los pacientes, desarrollar la moderación y ayudar a concentrarse.

Fundamentos de la terapia con delfines

En cuanto a la terapia con delfines,  hace mucho tiempo los profesionales ingleses vieron que los niños con desequilibrio químico o parálisis cerebral que nadaban y vivían con delfines tenían una mejora generalmente excelente en su estado mental, se relajaban de manera más efectiva y tenían una resistencia más notable al contacto físico.

John Lilly

El estadounidense John Lilly, especialista en estructuras vitales y ordenamiento neurológico de los delfines, empezó a trabajar con niños que introducían problemas neurológicos, los hacían jugar con delfines y registraban las progresiones que ocurrían en ellos mediante métodos para un electroencefalograma. Destacó las mejoras observadas en el lenguaje, el estado mental y el desarrollo.

David Cole

A partir de estos pequeños exámenes se han completado otros en Estados Unidos, por ejemplo, los del investigador David Cole, quien ha imaginado la teoría de la cavitación, que atribuye las frecuencias ultrasónicas al sonido del delfín que animan el sistema sensorial focal del paciente, que Vigoriza la llegada de hormonas relacionadas con la relajación y ayuda con el malestar.

Steve Bearch

El científico Steve Bearch, planteó la especulación de la reverberación, que incorpora un modelo científico para evaluar la vitalidad de aturdimiento de las olas producidas por el delfín sobre el sistema sensorial de las personas. Una investigación en curso muestra que estos cerebros de mamíferos del océano obtienen y comunican signos de sonido aptos para influir en la doble hélice hereditaria.

Catorce años de concentración multidisciplinar por ahí demuestran que el ADN, considerado habitualmente el plan de vida, puede ser alterado por los campos sonoros y electromagnéticos creados por los delfines. Un informe asombroso del analista Dr. Michael Hyson y otros, contempla el ejemplo ondulado del ADN.

Su actividad vibratoria y sus capacidades electrogenéticas que ocurren durante las cooperaciones bioacústicas entre delfines y personas. Los impactos de la acústica y los electromagnetismos que los delfines producen en el cuerpo humano a través del ADN pueden aclarar mejor por qué el tratamiento con delfines es un tratamiento tan convincente.

Beneficios de la terapia con delfines

Los estudios han demostrado que en la terapia con delfines, las ondas ultrasónicas transmitidas por los delfines producen endorfinas y diferentes sustancias que ayudan a mejorar la asociación entre neuronas y además animan el funcionamiento de ambas mitades mentales del globo.

Los cambios neurológicos y neuroquímicos que se crean se convierten en diferentes ventajas físicas, entusiastas y académicas, por ejemplo, mejoras en el marco seguro, mejoras en la coordinación del motor, disposición, contacto social y lenguaje. También mejora los problemas de ansiedad, especialmente en los niños.

Tiene éxito como tratamiento integral para niños con déficit de atención e hiperactividad. Ofrece resultados excepcionalmente positivos en los jóvenes con trastorno de Down: a través del tratamiento, los niños aprenden de 2 a varias veces más rápido que las personas que no reciben tratamiento y que, en la mitad de los casos.

En los niños con desequilibrio mental mejora su capacidad de concentración y, por tanto, agiliza las formas educativas. Forme un equipo en el tratamiento de personas con epilepsia. Mejora el estado de las personas con problemas de motor, audición y lenguaje. Se ha visto mediante métodos para la estimación de los influjos mentales de los pacientes.

Estos se ajustan a la vista de los delfines hacia una armonización entre las mitades izquierda y derecha del globo del cerebro, lo que crea una condición de relajación. Esa es la razón por la que la terapia con delfines también se usa para tratar el dolor, el nerviosismo y el estrés. El contacto con los delfines disminuye el tormento y refuerza el marco resistente.

Razón por la cual se utiliza para personas con enfermedades incesantes y terminales, por ejemplo, el crecimiento maligno. También se aplica en adultos durante el tiempo de desintoxicación de medicamentos, anorexia y bulimia. Ofrece mejoras en las secuelas adultas de accidentes cerebrovasculares y traumatismos craneoencefálicos.

Disminuye la angustia creada por el embarazo, disminuye la incomodidad durante el transporte y vigoriza el sistema sensorial del niño. Sin duda, como ha podido leer, son muchos los beneficios de la terapia con delfines.

Sesiones de terapia con delfines

La terapia con delfines se realiza habitualmente mediante duchas de contacto, mediante actividades, juegos y toques entre el delfín y el paciente. A través de estos contactos se construye el pensamiento positivo, el paciente se tranquiliza, amplía su seguridad y certeza. En los niños, conectarse con los delfines a través de la natación.

El juego y las caricias aumentan su consideración y sus habilidades de relación. Los impactos obtenidos se ven desde el día principal y se mantienen hasta medio año después del tratamiento, que en su mayor parte consta de seis reuniones de 15 minutos, un día siete días. En las reuniones cooperan: el delfín, el asesor y el paciente. Las sesiones de la terapia con delfines se registran según el avance del tratamiento.

Donde los tutores evaluarán e indicarán las progresiones que está teniendo su hijo. Hacia el final del tratamiento, se realiza un trabajo de comparación, donde se apreciará el resultado final. De hecho, tal como lo expusimos arriba, puedes leer sobre los niños con capacidades diferentes, un tema le servirá. A continuación ofrecemos un vídeo sobre  la terapia con delfines.

(Visited 57 times, 1 visits today)
Categorías Niños

Deja un comentario