PORQUÉ NO SE RECOMIENDA PEGARLE A UN NIÑO

Descubre lo perjudicial que puede llegar a ser pegarle a un niño, las consecuencias y huellas negativas que puede dejar en el desarrollo y desenvolvimiento social y mental de los pequeños en casa. Un tema muy sonado hoy en día, donde organizaciones buscan erradicar este tipo de estrategia educativa equivocada.

pegarle a un niño

¿Reprender con golpes?

Pegarle a un niño todavía está profundamente establecido en numerosos órdenes sociales. El cansancio, el estrés, la ansiedad y el anhelo de resolver rápidamente una circunstancia conflictiva con respecto a los guardianes regularmente nos hacen terminar levantando nuestras manos y perjudicando a quién más deberíamos adorar.

Consecuencias

Esta capacitación se demuestra deductivamente que no enseña a nuestros hijos de ninguna manera, sino que es contraproducente para su instrucción. Por lo que te ofrecemos varios motivos para pensar en otra opción antes de descargar tu mano.

No sirve para educar

Pegarle a un niño no sirve de nada, el pequeño no reacciona por temor, sin embargo, no porque comprende lo que se le pide y, por lo tanto, no cambiará su conducta en eventos futuros. AL contrario; puede en ciertos punto ponerse más rebelde.

Afecta su carácter

Contrariamente el pegarle a un niño impacta el carácter, un pequeño que ha sido golpeado, gritado o avergonzado se siente perjudicado en su confianza, se siente expuesto ante quién debería asegurarlo y nos hace perder el respeto por nosotros, sus buenos ejemplos.

Falta de carácter para resolver

Sin duda, el pegarle a un niño muestra que no tenemos la menor idea de cómo determinar enfrentamientos sin crueldad: pasamos el día recordando a nuestros hijos que no deberían gritar, que no deberían golpear a otro joven, que deberían actuar de manera edificada de todos modos, forzamos brutalidad cuando perdemos los nervios.

No se puede pedir que no tengan éxito si nosotros lo hacemos. Debes darte cuenta de cómo determinar los enfrentamientos hablando, y si eso es lo que arraigamos en nuestros niños con los demás, ¿por qué razón no nos damos cuenta de cómo hacerlo?

Falta de control como padres

El buscar pegarle a un niño, se pierde el control parental: realmente cuando un adulto golpea, sea quien sea, muestra que ha perdido el control y que no tiene la más remota idea de cómo instruir o ponerse de acuerdo sin forzar el poder. Nos autodestruimos como una posición hábil y les mostramos nuestro lado más oscuro. Lo más importante, debemos practicar nuestra discreción.

Aprenderá violencia

El pegarle a un niño ganará competencia con nuestra brutalidad: los niños son grabadores creíbles de cada una de nuestras prácticas. Con toda probabilidad, alguien que golpea a sus hijos lo ha encontrado en su propia sustancia cuando era niño con sus padres. La crueldad produce brutalidad.

¿Por qué no poner fin a los errores que nuestra gente cometió con nosotros? En el caso de que el poder se legitime verdaderamente al decir que nada ocurre con un golpe, ¿por qué motivo no permitimos que nuestro gerente nos lo ofrezca en el lugar de trabajo cuando cometemos un error? En el caso de que no sea algo reparador para nosotros, ni para nuestros niños.

Genera malestar

La acción de golpear a un niño puede causarnos inconvenientes, la disciplina física no es reparadora para nosotros, ni instructiva, y también nos hará sentir responsables. Es un método para reflejar su decepción como instructor, en la ayuda transitoria que trae un ser horrible en toda la familia.

Reduce la comunicación en la familia

Sin duda el golpear a un niño puede reducir la comunicación en la familia, más entre padre e hijos. Si lo que necesitas es que tu hijo confíe en ti, con respecto a sus problemas y preocupaciones, particularmente cuando llegues a la fase excepcionalmente complicada de la pubertad, la brutalidad hará lo opuesto, eliminará a su hijo de usted y no lo recuperará.

Se crea ansiedad y miedo

Crear inquietud y temor se puede desarrollar al golpear a un niño, puede cambiar la visión del pequeño sobre nosotros, sus referentes, a la de alguien a quien temer, y en quien no se puede confiar, siempre que la persona en cuestión esté ansiosa, podría darme Eres una bofetada.

Esto hace que el niño cree nerviosismo por cualquier conducta que lo haga indefendible y lo convierta en un niño espantoso. Además, le indica que sea contundente y reservado, que genere menos compasión con los demás.

¿Cómo quitar la manía de pegar a un niño?

El hablar sobre como quitar la manía de pegar a un niño es educar desde cierta perspectiva a los padres. Se ha demostrado que los niños que reciben disciplina física y mortificante, por ejemplo, castigar, recibir, abofetear o encarcelar, corren un mayor riesgo de enfermedades: robustez, dolor en las articulaciones u otros problemas mentales.

Los resultados de golpear a un niño según en recientes estudios han demostrado que no ha reducido. Mostrando que los adultos los hacen constantemente cuando ven que sus hijos no se comportan bien: Necesitaba una reprenda; es la típica expresión, que pasa desapercibida, está lejos de cómo, durante un período considerable de tiempo.

La disciplina física y vergonzosa a través de golpear a un niño ha sido una demostración estándar en el entrenamiento. Antes, además del hecho de que los padres educaban a sus hijos de esta manera con apretones, bofetadas, golpes o bofetadas, los educadores ofrecían reglas para enseñarles.

En aquellos días, se aceptaba que un personaje sólido formaba mano y era una garantía de que un joven crecería con disciplina. Sin embargo, debido a investigaciones lógicas, médicos, especialistas en sistemas nerviosos y maestros, han demostrado que practicar este tipo de disciplina no tiene éxito.

Estudios

En cualquier caso, a pesar de lo que podría esperarse, desencadena una progresión de la lesión o perspectivas negativas para la mejora de un niño. A pesar de esta prueba y las batallas que existen, numerosos estudios han buscado educar a los padres. Mostrando que el golpear a un niño no es la mejor elección.

Los últimos estudios han demostrado que la disciplina mortificante y física los pone en mayor peligro de infección cardiovascular, inflamación articular y corpulencia. Además, desde la perspectiva de su bienestar emocional, el golpear a un niño incrementa en conjunto las prácticas indeseables, por ejemplo, la molestia, la miseria o la inquietud.

También existe una alta probabilidad de que los niños rechazados con palizas creen una conducta criminal. Los estudios muestran que, de los menores que han cometido actos ilícitos, el 100% informa que sufrieron malos tratos verbales y físicos en el hogar.

Lo más estresante es que el peligro de experimentar brutalidad física expande estas manifestaciones que todavía están estandarizadas en la actualidad. Donde inician con el temblor, seguido de una bofetada, para luego avanzar con un objeto como la correa.

Estadísticas

Las cifras demuestran que el pegarle a un niño está en un 85 por ciento de los encuestados, donde declaran que han encontrado mortificación o disciplina física en el hogar. Mostrando cifras alarmantes de muchos casos de violencia infantil. Sobre todo cuando los casos de crueldad contra los niños ocurren en el hogar y los delincuentes fundamentales son parientes.

La ausencia de refunfuños aclara los pocos datos y capacitación que los tutores tienen sobre el asunto. Incluso muestra que los adultos no consideran orgullosos a los niños como individuos equivalentes, pero como segunda categoría en comparación con las personas que pueden abusar de sus privilegios.

Ante los casos que veamos a un hombre agitando a una dama en la ciudad, le gritamos con dureza, pero en el caso de que ocurra ver golpear a un niño en un centro comercial, las personas se van para decir que todo está hecho, y lo justifican. Resaltándose que tienen derechos humanos predominantes.

Una errada justificación

Golpear a un niño es típico en tal medida que cuando hablas de abrogar la disciplina física y vergonzosa. Muchos entes sociales trabajan en contra los actos del golpear a un niño, es un llamado para derogar este tipo de censura, se expresa que la disciplina física y mortificante sigue siendo el tipo de maldad más utilizado contra los niños recién nacidos en todo el mundo.

Esto alude al tipo de brutalidad a través del cual los adultos usan el poder para hacer que el niño experimente un encuentro de agonía, ya sea que causen o no un problema físico obvio. Sin embargo, también aplica actividades, por ejemplo, patear, sacudir, tirar, apretar, roer, tirar del pelo o las orejas y llevar a los niños a permanecer en posiciones incómodas.

Se hace ley

En 1979, Suecia fue la principal nación del planeta en boicotearla como estrategia disciplinaria la acción de golpear a un niño. A partir de ese momento, 53 naciones diferentes se han unido a este boicot, impulsadas por el enorme conjunto de exámenes que indican las repercusiones a corto y largo plazo en el bienestar físico y psicológico.

Causan una evidente insuficiencia en el cambio de conducta y su viabilidad en las prácticas de fortalecimiento. Otros 56 estados están enfocados en cambiar su promulgación hacia un boicot total. A pesar de pocas naciones en América Latina hasta ahora no tiene una ley que restrinja ningún tipo de disciplina física de los niños.

La alianza para protección de los niños ha trabajado arduamente preparando el borrador principal de un proyecto de ley para proteger y preservar los derechos para evitar el golpear a un niño. La idea es que, en entornos deportivos, sociales y recreativos, hay batallas donde los guardianes comprenden los resultados de este tipo de mal uso.

Pautas para evitar este acto

Aquí hay algunas reglas que los especialistas sugieren para la disciplina y la mortificación de actividades conscientes e instructivas. Pasos gustos para evitar golpear a un niño y poder contribuir en su desarrollo social y mental:

  • Utilice continuamente el intercambio como técnica para transmitir mensajes. Los niños son personas que obtienen aclaraciones e instrucciones, reaccionan a este tipo de mejoras cuando están en un aprendizaje continuo.
  • Establezca pautas fundamentales de conjunción y buena conducta en el hogar y en el extranjero, mezcle y examínese con sus hijos y niñas y síguelas.
  • Acuerde con sus hijos sobre los temas que comúnmente son el punto focal de contradicción, esto sugiere organizar: sintonizar, presentar pensamientos y llegar a un acuerdo.
  • En caso de que su hija presente una infracción de las reglas establecidas, pregunté por qué razón lo hizo. ¿Qué te impulsó? Conversar para hacerle entender por qué las reglas deben cumplirse.
  • Acomode con la persona en cuestión la autorización que debe cumplir para desafiar una directriz. En este sentido, comprenderá que las demostraciones tienen resultados y requieren reparación.
  • Muéstrele a su hijo que participe efectivamente en la demostración de reparación. Copia de seguridad durante esta etapa, para producir reflexión.
  • Debe hacerlo una vez más, solicitar la absolución, redactar la nota para el educador.
  • Trate de no rechazar mediante la asfixia de los derechos; el no cene, no juegue, no funciona. Establezca puntos y un castigo razonable; al no tener la opción de salir al aire libre durante un día para jugar afuera.
  • Trata de no rechazar actos que no harás; no te sientes frente al televisor durante siete días, no salgas a jugar durante un mes.
  • Trate de no rechazar obligándola a hacer cosas que debería hacer como un aspecto importante de la familia: ayudar a lavar los platos, arreglar su habitación. Esto le indica que las obligaciones familiares son una disciplina y no un deber familiar.
  • Aprenda, busque en Internet, solicite asistencia. Se espera que una ciudad críe una familia.

Es importante estar atentos a toda la información que le ofrecimos en este apartado, detalles que más allá del aspecto legal le permitirán llevar a cabo una buena educación y desarrollo futuro de los niños. De hecho te invitamos a leer sobre el desarrollo social en del niño.

AL igual que te será muy útil conocer sobre las principales necesidades básicas de los niños. Por lo que concluimos este artículo ofreciendo un interesante vídeo sobre las consecuencias de golpear a un niño.

(Visited 114 times, 1 visits today)
Categorías Niños

Deja un comentario