DESARROLLO SOCIAL DEL NIÑO EN SUS DIFERENTES ETAPAS

Cuando los niños se desarrollan socialmente indica que su personalidad le va a garantizar la ayuda necesaria para conocer personas, hacer amigos, controlar emociones, afrontar cambios en su entorno y aceptar las normas, todo esto va a repercutir en su futuro y depende de sus padres comenzar de una buena manera. En este artículo te explicaremos qué es el desarrollo social del niño, y cómo se evidencia en todas las etapas de la niñez.

Desarrollo social del niño

 

Desarrollo social

El desarrollo social es una de las bases fundamentales para garantizar el correcto crecimiento y desarrollo general de los niños, se lleva a cabo a través de las interacciones que se realizan entre dos o más personas. Este les va a permitir desarrollar relaciones entre su familia, amigas y allegados de una manera segura, aumenta sus ganas por explorar y aprender.

Al llevar un desarrollo social saludable tendrá la capacidad de controlar y expresar sus emociones, este desarrollo debe comenzar desde los primeros meses de vida, comienza de la relación entre los padres y el o los hijos.

Para lograr establecer una relación entre padres e hijos, es fundamental que estos entiendan y conozcan a su hijo, sus intereses y necesidades, y además saber respetarlos.

A medida que los padres comienzan a interactuar con su hijo, comienzan a conocerlo, pueden controlar ciertas situaciones que se pueden presentar y que son muy comunes a esa edad, durante las primeras etapas de vida, se lleva a cabo el cambio más importante en la vida de los niños, que es su ingreso al sistema escolar. En este sistema es donde se va a reflejar y fortalecer su desarrollo social.

Inicio del desarrollo social del niño

Como mencionamos anteriormente, el desarrollo social del niño comienza entre la relación de madre e hijo, si esta relación materna es positiva y deseada, indica que las futuras relaciones sociales del niño lo serán.

En cambio, si la relación materna es negativa y el niño no cuenta con otra base fundamental, las futuras relaciones no serán muy positivas ni sanas. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre la maternidad responsable.

Los primeros dos años, el lactante se encuentra en una interacción social constante, este comienza con la relación madre e hijo, en esta relación existe una gran expresión del amor a través de caricias, palabras, miradas, entre otros, a medida que avanza se forma lo que se conoce como el apego. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre la teoría del apego.

Para comenzar con esta relación, es importante que los padres interactúen con el bebé, que le hablen, le sonrían y le demuestren su amor físicamente, esta será correspondida a través de sonrisas. A medida que este se va fortaleciendo, el niño ya identifica las caras familiares y automáticamente les sonríe, al no reconocerlos, no mostrará ninguna sonrisa.

A medida que el niño crece, se van estableciendo otras relaciones sociales, el niño comienza a desarrollar un concepto sobre sí mismo, y posteriormente comienza a desarrollar empatía, la cual es muy importante al momento de establecer una relación, luego, los padres deben enseñarles y motivar a compartir.

Cuando niño es capaz de demostrar sus emociones, comienza a observar el comportamiento de los demás hacia él, y el cómo se comporta el con los demás.

A medida que va creciendo va demostrando cómo será su temperamento, actitud y comportamiento para sobrellevar las distintas situaciones que componen una relación social. aquí es donde los padres deben intervenir si es necesario.

Muchas veces, los niños desarrollan temperamentos, actitudes o comportamientos negativos, los cuales pueden afectar su desarrollo social y por ende su capacidad para relacionarse con otras personas. Estas pueden corregirse en el ambiente familiar, para que cuando cumpla los 3 años y comience con el sistema escolar pueda desarrollar y mantener relaciones sociales adecuadas.

Apoyo en el desarrollo social del niño

Los padres o familiares allegados cumplen un papel fundamental en el desarrollo social del niño, estos requieren de la satisfacción de ciertas necesidades para contribuir en las relaciones sociales sanas.

De 0 a 1 año de edad

Durante esta etapa el bebé es un ser muy delicado y sensible, necesitan de mucho cuidado, atención y afecto, la compañía de los padres es muy fundamental, ya que este debe sentirse seguro y protegido.

Durante estos meses de vida, se pueden implementar ciertas actividades como paseos al aire libre, esto le va a permitir al niño, escuchar distintas voces y familiarizarse con otras personas.

De 1 a 3 años de edad

A partir del primer año de edad, los niños comienzan a desarrollar y fortalecer un concepto de sí mismo, comienzan a reconocer sus características personales y el cómo se diferencian de otras personas.

A partir de esta edad los padres pueden comenzar a elogiar o motivarlos y así contribuir en el desarrollo de una autoestima sana. Deben compartir momentos con su hijo, como el participar en sus juegos, ideas, curiosidades, entre otros.

De 3 a 5 años de edad

Cuando el niño cumple 3 años de edad, comienza a expresar sus emociones y sentimiento, y a medida que lo hace, aprender a controlarlas, cuando esto ocurre suelen aparecer ciertos conflictos en la vida del niño, los padres pueden participar y ayudar a su hijo a buscar soluciones sanas a su problema.

Además, se deben establecer normas y límites que el niño debe cumplir y respetar. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre el desarrollo emocional del niño.

Desarrollo social del niño hasta los 2 años

Aunque muchas personas no lo crean, por muy pequeños que sea los bebés, estos tienen la capacidad de relacionarse con otras personas, esto lo logran a través de una comunicación corporal.

De 1 mes

Los bebés durante los primero 30 días de nacido, pueden identificar personas a través de su calor o el sonido de su voz, puede expresar tranquilidad al estar con la persona que los cuida, ya que reconoce algunas de sus características, al no percibirlas pueden mostrar inquietud o irritabilidad, esto indica que, ya existe una interacción con otra persona.

De 2 a 4 meses

Durante estos meses, el bebé ya muestras sus primeras respuestas, entre ella la sonrisa, esta es una reacción que demuestra hacia el comportamiento de sus padres, luego aparecen las carcajadas o los primeros balbuceos, estos pueden ser como respuesta a las palabras o algún otro sonido, y además, le encanta interactuar con sus padres o familiares.

De 5 a 7 meses

Durante esta etapa los bebés comienzan a mantener y establecer conversaciones con sus padres, esta sucede a base de balbuceos, a medida que crecen comienzan a reconocer y a cómo actuar ante las emociones de los padres y también, comienzan a establecer las de ellos.

De 8 a 12 meses

En esta etapa, los niños comienzan a invitar a jugar a sus padres, estos juegos pueden caracterizarse por, arrojar objetos y esperar a que los padres lo recojan, el nivel de apego a esta edad es tanto, que se desarrolla una sensación de angustia al estar con personas extrañas y no les gusta permanecer lejos de sus padres.

De 1 a 2 años

Durante esta etapa los niños comienzan a interactuar con otros, pero no directamente, simplemente permanecen uno al lado del otro.

El interés por conocer e interactuar con otros niños aumenta. Muchas veces, los niños de esta edad suelen imitar a otros niños o a los adultos, esta es una base fundamental para el aprendizaje y desarrollo de los niños.

Aparecen las primeras rabietas, si quieren algo como un juguete, irán por él sin importar que otro niño lo tenga, comienzan a copiar ciertas conductas de los padres como, cuidar a sus juguetes, bañarlos, darle de comer, vestirles, entre otras, aprenden a través de lo que hacen las demás personas para después realizarlo.

Desarrollo social del niño de 3 a 6 años

A partir de los 3 años de edad, los niños desarrollan el sentido del orden, sienten interés por ordenar las cosas, en este caso sus juguetes, desarrollan un gran interés y entusiasmo por participar en las tareas diarias del hogar.

Requieren de la supervisión adulta para llevar a cabo ciertas actividades, pero a medida que avance podrá asumirlas individualmente.

Entre sus juegos frecuentes destacan asumir diferentes roles y dramatizar diversas situaciones, su interés por compartir sus juguetes aumenta cada vez más.

Si deseas puedes visitar el siguiente artículo que habla sobre el juego de roles para niños y sus beneficios. También mantiene interés ante los juegos al aire libre que estimulan la actividad física, le gusta correr, saltar, estar de un lado a otro sin cansarse.

Es recomendable que los padres participen en esta actividad, esto va a aumentar la confianza de su hijo que beneficiará su desarrollo. Si deseas puedes visitar el siguiente artículo, el cual te recomienda 10 juegos para divertirse en familia.

A partir de esta edad, los padres pueden implementar pequeños retos o desafíos para los niños, esto ayudará a que los niños se esfuercen en alcanzar o cumplir los desafíos.

Estos deberán subir de dificultad lo cual podría aumentar la frustración del niño, es algo normal, le va a enseñar al niño que no siempre podrá alcanzar o conseguir aquello que quiere.

A partir de aquí, comienza la fase más importante en su vida, que es el ingreso al sistema educativo, aquí comenzará a establecer sus primeras amistades, empezará a relacionarse con otros niños de su misma edad a través de los juegos.

Esta es la evolución fundamental que no se pueden lograr en un ambiente familiar, aquí cambia la perspectiva social del niño completamente, ya que, antes de los 3 años, solo se relacionaba con adultos, ahora, deberá hacerlo con otros niños.

¿Cómo cambia su ambiente?

Al ingresar al sistema educativo inicial ya el niño no va a interactuar la mayor parte de su tiempo con adultos, ahora deberá hacerlo con niños de su misma edad.

Deberá ganarse la confianza de los otros niños por méritos propios, en la familia, ya este lugar de confianza y respeto está garantizado, pero en el ambiente educativo tendrá que conseguirlo por su cuenta.

La importancia de establecer esta relación, es que aparecen las primeras amistades, los niños por lo general sienten interés por interactuar con otros niños con las mismas características e interés que ellos.

Estas amistades se basan en la ayuda, cooperación, entre otros. Los conflictos suelen aumentar en ciertas situaciones pero pueden resolverlos fácilmente, influyen en el ambiente familiar, palabras, juegos, ideas, que los niños comparten entre sí.

Desarrollo de la moral

El desarrollo de la moral continúa fortaleciendo y desarrollando cada vez más, el niño conoce el concepto del bien y el concepto del mal, conoce la existencia de las normas y sabe que debe cumplirlas, pero, no las entiende, sabe que debe acatarlas porque así se lo enseñaron sus padres.

Es fundamental la permanencia del niño en un sistema educativo durante sus primeros años de vida, en todo ese proceso va a ir adquiriendo nuevas habilidades y nuevos conocimientos que no lo encontrará en su relación con los adultos.

A medida que establece amistades, ambos desarrollan correspondencia mutua, lo que uno da, lo recibe. Son solidarios los unos con los otros, por lo general, al momento de escoger sus amistades buscan iguales, aquellos que expresen mismos gustos e intereses.

Con estas amistades suelen surgir conflictos, estas peleas se deben al gran tiempo que pasan juntos, ¿por qué pelean? Al estar con amigos, los niños se sienten más seguros de expresar sus sentimientos y emociones libremente, esto puede ocasionar ciertas diferencias con sus compañeros.

El niño con esta edad se caracteriza por ser un poco egocéntrico, les gusta jugar de cierta manera y cada uno establece sus normas y reglas. Esto se irá superando a medida que crezca.

De igual manera, es importante que los padres mantengan cierto cuidado, ya que, a esta edad los niños son como esponjas, el comportamiento y las actitudes de sus amigos van a influir en el niño y viceversa.

Su interés por colaborar en las tareas del hogar, perdura, son muy colaboradores con sus padres y ya tiene la capacidad de satisfacer sus propias necesidades. Respetan las diferencias y gustos ajenos y tiene la capacidad de adaptarse a ellos.

Desarrollo social del niño de 6 a 12 años

En esta etapa se conserva el proceso social que inició en la etapa anterior. Ya no juega individualmente, ahora mantiene preferencia por los juegos en grupo, por lo general, estos grupos suelen estar formados por niños del mismo sexo, un grupo de niños con niños y el otro grupo de niñas con niñas.

De igual manera, en el hogar se debe continuar con el amor y afecto. Es importante que se sientan importantes, reconocidos y motivados por sus logros, esto puede aplicarse cuando realizan las tareas escolares.

Muchos padres suelen criticar y replicar negativamente sobre estas actividades, esto puede afectar la autoestima del niño, en vez de criticar o replicar se debe corregir amablemente y motivar al niño a hacerlo mejor, así desarrollara esas ganas de superarse cada día más.

La familia sigue siendo fundamental para su crecimiento y desarrollo, aquí se comienzan a incluir sus amistades y en algunos casos sus maestras y maestros, las amistades formadas, pueden dividirse fácilmente, aquí cambian las características de la etapa anterior. Los niños consideran amigos a aquellos niños que lo complacen, al no hacerlo, comienzan los conflictos.

Entre los 6 y 7 años de edad, el niño desarrolla y pone en práctica la frase de “esto no es justo” esto ocurre cuando el niño siente que no está recibiendo el mismo trato que los demás. En esta etapa se debe fortalecer su interés por colaborar en las tareas domésticas, como lavar los platos, acomodar la mesa, limpiar ciertas áreas, ordenar su espacio de juego, entre otras.

En este rango de edad, sus emociones ya están mucho más equilibradas y controladas, desarrolla un concepto de sí mismo y muchas veces puede comenzar a compararse con otros niños, esta comparación puede ser físicamente o en la manera de actuar.

Necesita del apoyo de los adultos especialmente sus padres, y de su aceptación y motivación continua para mantener y desarrollar su autoestima.

Algo muy frecuente es, el desarrollo de celos al ver que otros niños reciben más atención que ellos. Ya sabe distinguir lo que es bueno y lo que es malo y tiene la capacidad de reflexionar sobre esas acciones. Reconoce la mentira y la verdad y sabe usarla a su favor.

A partir de los 10 años ya entiende que la amistad debe ser recíproca, debe sentir que recibe lo que da, valora la fidelidad en su grupo de amigos, ya tiene una visión mucho más amplia acerca de las normas y entiende que son muy necesarias para garantizar una buena convivencia social.

Ya es autosuficiente, pude realizar ciertas acciones propias, como bañarse a sí mismo, cepillar sus dientes, entre otras. También sabe realizar actividades mucho más complejas.

¿Por qué el importante la aceptación escolar?

Es importante que el niño establezca relaciones de amistad con otros niños, se debe sentir parte de un grupo. Cuando esto no ocurre, es por existe el rechazo, esta pequeña acción puede generar grandes problemas la autoestima del niño, la cual puede afectar seriamente su desarrollo futuro y su rendimiento académico

Importancia del desarrollo social del niño

El desarrollo social del niño es fundamental para su crecimiento. Este comienza desde su nacimiento, mientras más se estimule la relación social del niño con otras personas, más fácil será para establecer amistades. Recordemos que el aprendizaje comienza con sus padres y continúa con niños de su misma edad.

Estas relaciones le van a permitir desarrollar distintas habilidades de comunicación, le permiten interactuar con otras personas, esto aumenta su aprendizaje, y más cuando son niños con distintas capacidades, como ocurre con los niños sordos.

Contribuye a una autoestima sana, que servirá como protección al existir o sufrir algún tipo de rechazo en su niñez. Al estimular este desarrollo desde una edad muy temprana, le estamos garantizando un futuro lleno de éxito a los niños.

Para finalizar, es importante que los niños tengan relaciones con otros a partir de los primeros meses de vida. Como mencionamos, la relación con sus padres tiene mucha importancia, y es la base fundamental para lograr un correcto desarrollo social. Esto va a contribuir al desarrollo y fortalecimiento de sus habilidades, capacidades y conocimientos. Esta es una etapa que causa mucha emoción en los padres, ya que, les causa alegría verlo feliz con sus amigos, expresar sus aventuras y ver esa relación tan leal y pura.

 

(Visited 2.191 times, 1 visits today)
Categorías Niños

Deja un comentario