CONSEJOS DE CÓMO ENSEÑAR A NADAR A UN NIÑO

¿Cómo enseñar a nadar a un niño? Estás pensando ir a la piscina o playa, pero tienes miedo a que tu hijo no quiera disfrutar del agua o exponerlo a un ahogamiento. A través de este articulo podrás obtener una serie de consejos para que motives a tu hijo a entrar al agua sin riesgos.

Los expertos señalan que mientras antes los niños aprendan a nadar es mucho mejor debido a que contribuye con su confianza y seguridad en el agua.

como enseñar a nadar a un niño

¿Qué es la natación?

Al hablar de natación se refiere al “arte de nadar”, que se describe como mantenerse en el agua o desplazarse por ella sin tocar fondo. La natación es una disciplina que permite tanto a niños como adultos nadar con destreza.

Para que los niños quieran aprender a nadar es importante que se familiaricen con el agua, que participen en juegos y asistan a clases de estimulación acuática dirigidas por profesionales.

Debido a su anatomía a partir de 3-4 años ya los niños pueden aprender a nadar. Aun si la mujer está embarazada, se puede estimular al feto con los ejercicios aeróbicos que ofrece la natación, por lo que se beneficia ella y el niño.

Material de apoyo

Aunque los materiales de apoyo como tablas de anime, flotadores y burbujas o pelotas infladas pueden ser útiles en piscinas, cuando se está intentando que el niño aprenda a nadar pueden llegar a obstaculizar los resultados.

Esto es debido a que los niños tienen una falsa sensación de seguridad, minimiza el espacio de desplazamiento o altera la sincronía de los movimientos a realizar. Estos materiales de apoyo podrán ser usados si el profesional lo a merita, pero del resto, se recomienda como apoyo auxiliar el acompañamiento del padre.

¿Qué es la matronatación para niños?

Son ejercicios de estimulación para niños pequeños que beneficia su integración al agua, debido a que aprender a flotar, desplazarse y jugar con otros niños y sus padres. Estos ejercicios son guiados por un profesional.

Desde los 6 meses se puede comenzar a practicar matronatación con ayuda de los padres, lo que favorece la interacción padre-hijo, además de la convivencia con otros niños.

Juegos en el agua

El mejor consejo es ¡diviértete y juega con tus hijos en el agua! Seamos honestos, para los niños todo es un juego. Por lo que, parte de que se sienta cómodos en el agua es que no se atemorice con ella.

El miedo paraliza, tensiona y contrae los músculos lo que resulta en que no trabaje favorablemente la motricidad, aunado a la influencia de la respiración, alterándola. Pero si el niño asiste con regularidad a la piscina o ha tomado clases de estimulación, es posible que sea más sencillo el aprendizaje.

Buscar juegos en el agua como “el túnel, tiburón, búsqueda del tesoro y carreras de natación” que te permitirán motivar al niño. Yo los he probado y son divertidísimos Una vez que ya este familiarizado con el agua y se mueva con autonomía, es posible comenzar a incluir las técnicas de natación.

¿Como enseñar a nadar a los niños?

A través de la natación el niño puede mejorar su capacidad pulmonar, estimular su desarrollo psicomotor y prevenir un posible ahogamiento cuando asista a playa o piscinas. Se debe comenzar por perder miedo al agua para ir progresivamente de forma lógica, hasta obtener confianza de sus habilidades motrices.

Consejo 1: perder el miedo

Ya hemos ahondado en la importancia de que los niños se sientan cómodos con el agua, por lo que aun desde pequeños (6 meses o antes) es posible iniciarlos. Que sean estimulados acompañados de sus padres generara un ambiente de confianza y seguridad.

Consejo 2: Empezar en la zona para niños

Una vez que el niño llegue a la piscina, quizás se sienta abrumado por la gente y la situación, por lo que no lo presiones. Tal vez ese día solo valla a observar al resto de los niños, lo que hacen y cómo lo hacen.

En el momento que muestre interés es cuando puedes incorporarlo al agua a la zona para niños que pueda tocar el fondo. Puede ser que el niño llore un rato, pero a medida que se va familiarizando con el entorno dejara de hacerlo.

Si continua intenta jugar con algún juguete, entretenerlo. La idea es que no salga, pero si en unos minutos no ha dejado de llorar, se deberá salir. Si notas esto mismo es las siguientes 4 secciones, deberás retirarlo y que asista cuando tenga un poco más de edad. Ya que se trata de que aprenda y se divierta, no que sea una carga el estar allí.

Consejo 3: la importancia de la respiración

Para que el niño se vaya familiarizando con la respiración es importante ciertos ejercicios que se pueden complementar en casa, como:(a) tirarle agua por encima de la cabeza con un pote o a través de la regadera y (b) a través de una bañera que el niño sumerja la cara (o una parte) y haga burbujas con la boca.

Consejo 4: que sumerja toda la cabeza

Una vez que el niño ha dominado las burbujas, pídele que repita el mismo juego pero que sumerja toda la cabeza. Notaras que las burbujas salen de la boca y la nariz.

Quizás al principio se asuste, que lo intente, pero con la cabeza de lado, con el tiempo tendrá la confianza para hacerlo. Posteriormente podrá hacer el juego de burbujas con la boca y nariz para alejar a un muñeco.

Consejo 5: mover piernas y brazos

Para que aprenda a mover las piernas y brazos, debe estirar las piernas en sentido horizontal, al ras de la piscina, mientras el adulto deberá sostenerlo por la barriga para que no se hunda, seguidamente comenzara a moverlas de arriba hacia abajo sin flexionar la barriga.

Cuando el niño ya ha aprendido el ejercicio de las piernas, puede comenzar con los brazos. Se tomará al niño por la barriga igualmente, mientras estira los brazos arriba y abajo, varias veces hasta que pueda dominar el movimiento.

Consejo 6: coordinar movimientos y respiración

Al niño se le va a sujetar por las axilas y este comenzara con los ejercicios de las piernas, arriba y abajo, posteriormente se le indicara que haga burbujas. Esto se practicará varias veces, hasta que se pueda incluir los movimientos de los brazos, en sincronía con el resto. Al final, el niño podrá mover brazos y piernas controlando su respiración.

Consejo 7: practicar solo

Una vez que el niño domine el consejo anterior, se debe soltar por tiempos para que el pueda percibir lo que es hacer los ejercicios por si solo. Esto lo ayudara a practicar la flotabilidad. Aunque no es algo de un día para otro, con perseverancia lograra realizarlo por sí mismo.

Con este ejercicio el niño comprenderá que el agua lo empuja hacia arriba en vez de hundirse lo que le permitirá tener mas confianza y hacer juegos como “ir por la pelota”, donde se apoyará al niño sosteniéndole por el abdomen para que el mueva los brazos y piernas.

También el niño se puede abrir los brazos como un avión y el adulto lo sujeta por la espalda, mientras el niño mueve sus piernas en sincronización.

Consejo 8: pequeños buceos

Se puede comenzar con inmersiones a poca profundidad, sin presiones, solamente para que el niño vaya experimentando y ganando confianza. Como juego se puede intentar obtener objetos del fondo.

Consejo 9: incorporar los saltos

Una vez superados la inmersión y flotabilidad, el niño puede proceder a los saltos. Estos saltos estarán limitados por la altura (de donde se salta), edad del infante y profundidad de la piscina.

Al principio se comienza con un pequeño salto hacia adelante, como dando un paso largo, y se les sostiene de la mano, posteriormente si puede ir incorporando juegos como “salto y permanece en el fondo mirándonos”, “salto y toma algo del fondo” o “salto y nada hasta exis lugar”.

El vídeo a continuación es un complemento de los consejos anteriores y se titula “cómo enseñar a nadar a tus hijos”:

¿Cómo enseñar a nadar a un niño autista?

Los niños con TEA o “trastorno del espectro autístico” por lo general le temen al agua, por lo que enseñarlos a nada, requiere un esfuerzo adicional. Acá te presentamos al menos 3 consejos que puedes aplicar:

Técnica correcta

Esto significa que se debe evitar comparaciones y sugerencias como “esto no se debe hacer”, por lo que solo se le debe enseñar la manera de hacer la técnica correcta. Se debe aprovechar el enfoque de los niños para que aprendan.

Herramientas visuales

Una de las formas en que aprenden más rápido es a través de la vista, por ello, se recomienda tener carteles que muestren las distintas reglas y técnicas, no solo escritas sino mediante de figuras. Esto reforzara lo que escucha.

Secciones planificadas

Las clases deben ser consistentes todas las veces, es decir, si se inicio haciendo burbujas, debe mantenerse durante cada sección para ayudar a los niños a ganar confianza y a manejar los nervios.

La natación es un deporte que resulta favorable para niños autista, pero también con discapacidades, debido a que implica ejercicios completos, hasta en ocasiones permite reducir ciertas dosis de tratamientos para pacientes de parálisis cerebral, distonía y espasticidad.

Consejos para padres

Como hemos visto, la natación para los niños es útil como deporte, pero también para mejorar las destrezas psicomotoras y la auto-confianza. Los consejos y juegos propuestos se recomiendan para niños de 6 meses a 5-6 años.

No se trata de comparar, ni mucho menos competir, cada niño es distinto por lo que hay que respetar el tiempo de aprendizaje y modo de cada uno. Es importante que las cosas se vayan dando progresivamente, al ritmo del niño, sin obligar ni presionar.

Si se desea incursionar en la natación, es importante buscar un profesional que pueda seguir el avance del niño, por lo que estos consejos son de carácter informativos.

(Visited 180 times, 1 visits today)
Categorías Niños

Deja un comentario