IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN FAMILIAR

La clave para tener y que se mantengan las buenas relaciones interpersonales, es sin duda la comunicación efectiva y más aún cuando se trata de la familia, porque favorece la formación de nuestros hijos al brindarles la confianza y el aprendizaje necesario para que se desenvuelvan de una forma sana en la sociedad. Es por ello, que en esta oportunidad te contaremos todo sobre la comunicación familiar, cual es la importancia y como se puede hacer para trabajarla dentro del núcleo familiar.

comunicación familiar

 

Definición de comunicación

Como sabemos la comunicación es el intercambio de ideas y opiniones entre dos o más personas de una manera educada y sana, puesto que detrás de cada palabra se esconden sentidos y propósitos considerables; y al tener en cuenta ciertos aspectos, puede favorecer el crecimiento personal y familiar.

Tipos de comunicación

La comunicación se establece entre una persona que emite el mensaje y una persona que recibe el mensaje, ya sea de forma directa (sin intermediarios) o indirecta (con intermediarios). Por ende, la comunicación puede darse de dos tipo:

Comunicación verbal: no es más que “lo que se dice”, por lo tanto la hacemos todo el tiempo de forma continua a través del habla, suministrando a la otra persona la idea (intelectual) exacta de lo que queremos decir y muchas veces nos pueda faltar “algo” para construir una relación interpersonal verdadera.

Comunicación no verbal: este tipo de comunicación es variada, puede incluir: el entonación de la voz, mímicas, postura, el silencio cuando no se quiere comunicar algo, el malestar, el lenguaje simbólico o la agresividad, en fin, se utilizan los gestos o lenguaje del cuerpo.

Muchas veces las tergiversaciones que se da a nivel de pareja o en las relaciones familiares, es causado por la mala interpretación de dicho lenguaje no-verbal.

Importancia de la comunicación familiar

Es muy importante como padres saber controlar nuestras emociones, ya que podemos incurrir en conductas agresivas, pudiendo afectar directamente a nuestro pequeño; como por ejemplo, cuando castigamos de forma impulsiva a nuestro hijo por cometer alguna falta sin permitirle que se exprese, él también merece ser escuchado.

Por el contrario, si actuamos de manera positiva ante determinados problemas, seguramente, el niño sabrá cómo desenvolverse la próxima vez que le ocurra algo similar, recuerda que siempre debemos dar el ejemplo, colocar las bases de una experiencia que será para toda su vida, fomentando en ellos sentimientos de seguridad, confianza, pasión, quererse a sí mismo y por lo tanto una elevada autoestima que le permita afrontar la vida.

Cuando promovemos una buena relación con nuestros hijos, tenemos hijos capaces de recibir enseñanzas, de transmitir sus problemas con los padres, aprenden a decir sus sentimientos sin tabúes, con cualidades y deseos y sobre todo establecen relaciones placenteras con otras personas.

Recuerda que los niños desde que nacen, buscan la manera de comunicarse, a través de los recursos que poseen, que en ese caso es el llanto, en donde te dirá que tiene hambre, que tiene un dolor, que se siente incómodo, en fin tantas cosas que quieren comunicarnos que nos compete a nosotros descifrar el mensaje.

En el ambiente familiar la comunicación efectiva es muy importante, teniendo en cuenta el lazo afectivo que existe entre las personas que integran el núcleo familiar. Existe también, esa responsabilidad en la formación de la personalidad o temperamento y por consiguiente son responsables de los procesos comunicativos a nivel familiar.

Es así, que a través de estos procesos comunicativos, se puede obtener los mensajes educativos, las destrezas y los patrones de comunicación, de la cual muchas veces dependen la resolución de los problemas a nivel familiar. Por tanto, la comunicación deberá ser directa, clara, adecuada, conforme y muy importante, debe existir la retroalimentación entre los miembros de la familia.

Beneficios de una buena comunicación familiar

Cuando se tiene una buena comunicación familiar, podemos alegar que existe un afecto, una complicidad, y un entorno de unión en nuestro hogar y por consiguiente prevalece el respeto mutuo. Por ende, es importante resaltar algunos beneficios que proporciona el tener una buena comunicación:

  • Inculca valores establecidos desde la base familiar y por ende, promueve las buenas relaciones interpersonales, haciendo del niño personas de bien, responsables y seguros de sí mismos.
  • Con el tiempo, el apoyo de sus padres y los consejos educativos, se genera un ambiente adecuado que facilite a tu hijo esa comunicación efectiva.
  • Fomentar la escucha activa, hablar con sinceridad y confianza, conservar una actitud positiva, ayudará a que conservemos un ambiente de diálogo en nuestra casa agradable, empático y reconfortante, en especial con nuestros hijos.

Formas de comunicación utilizadas por las familias

La manera en que nos comuniquemos es muy importante, ya que dice mucho de nosotros. Sin embargo, tenemos derecho a molestarnos, siempre y cuando no afectemos los sentimientos del otro miembro de la familia con nuestras palabras hirientes.

Modo acusador o agresivo: se caracteriza por ser personas exigentes con los demás, actúan con prepotencia y suelen ser autoritarios, con la finalidad siempre de ganar o de someter a la otra persona, provocando que ésta pierda, desista.

Modo ambicioso o intelectual: las relaciones interpersonales se dan de forma interesada, ocultando sus sentimientos, por lo que tienden a ser personas desconfiadas.

Modo aplacador o no asertivo: las personas tienden a ser complacientes, aún cuando se ven vulnerados sus derechos, necesidades y emociones, por lo que se pierde el respeto entre las partes afectadas.

Modo consiente: se caracteriza porque la persona defiende sus derechos y respeta los derechos de los demás, por lo que demuestra sus emociones, ideas o necesidades de forma honesta, clara y sencilla; proyectando mensajes oportunos.

Modo manipulador: se caracteriza porque los escenarios no son tratados de manera directa, y se desarrollan diversas tácticas para poder salir de circunstancias no agradables.

Niveles de comunicación familiar

Los niveles de comunicación es la manera de cómo las familias corrigen sus conflictos, trabajando en ello con perseverancia hasta alcanzar el nivel óptimo de paz, tranquilidad y confianza en el núcleo familiar. Estos son los niveles más importantes:

Nivel superficial: se caracteriza porque la familia vive en la misma casa, pero aún así sus miembros no concuerdan a la hora de la comida. La comunicación es poca entre padres e hijos, por ejemplo, a la hora de ver televisión, no intercambian ideas acerca del programa que están viendo.

Por lo general el padre trabaja para llevar el sustento a casa, por lo que el tiempo dedicado a la familia es poco; mientras que la madre aún cuando tenga un empleo, siempre estará dispuesta a realizar los oficios del hogar y atender al niño, así le genere un estrés.

Como no se le presta la atención suficiente al niño, éste tenderá a realizar lo que quiera, así no sea lo correcto. Y cuando existe la comunicación en la familia es para generalizar, notándose el poco tiempo disponible para la familia.

Nivel Intermedio: compuesto por hogares aparentemente unidos pero sin vínculo real, esto quiere decir, la comunicación es más personal. Cuando la familia se reúne, se emiten opiniones personales, por lo que se manifiesta un cierto interés por los demás.

Nivel Profundo: Aquí la familia posee un hogar en armonía, en donde la vida familiar es placentera, son más felices y por ende, más comunicativos. Por lo general comparten todos, aunque sea una comida al día en la mesa, en donde se pueden contar sin problemas lo acontecido durante el día.

Existe esa escucha activa, en donde se ayudan entre sí con sus críticas constructivas y apoyo, pudiéndose generar las confidencias entre hermanos. Es importante resaltar, que todo esto puede lograrse reforzando la confianza, los valores como la solidaridad y la lealtad, motivando la participación de cada uno de los miembros de la familia, pero sin coacciones, porque lo más importante es poder tomar las decisiones en conjunto.

Dinámicas para una mejor comunicación familiar

En una familia, el poder comunicarse de manera efectiva, contarse cualquier problema que tenga alguno de sus miembros y poder confiar los unos en los otros, dará lugar a una familia con las bases resistentes y por ende un núcleo familiar unido. Por ello, te contamos a continuación algunas actividades o dinámicas que puedes emplear:

Conversar en familia

Esto ayuda a fortalecer los vínculos afectivos en la familia, podemos lograrlo por ejemplo, tratando de que todos los días a la hora de la cena toda la familia este reunida para conversar de algún tema en particular o sobre lo acontecido en el día a día.

Lugar y tiempo adecuado

Elige el lugar y el tiempo apropiado y pregúntale a tu hijo ¿cómo está y como le fue?, por ejemplo en su colegio. Es importante hablar sobre temas que sean de su interés para así observar su lenguaje corporal; ya que si no se muestran interesado en ese momento en la conversación, lo recomendable es dejarla para otra ocasión.

Información directa y clara

Siempre transmitir la información directa, concisa y clara, por lo tanto pregúntale a tu hijo que opina acerca del tema de conversación, escuchando con atención sus puntos de vista para poder llegar a acuerdos si es necesario.

Escucha activa

Promueve la escucha activa, siempre mirando a la persona que te habla, de eta manera demuestras que estas poniendo atención e interés a lo que te están diciendo. Por ello, si tu hijo te comenta alguna dificultad que tenga, no lo vayas a interrumpir cuando te esté hablando, ya que es importante valorar sus emociones e inquietudes, por lo que debes fomentar las críticas siempre y cuando sean constructivas.

Promueve la confianza

Si por el contrario tu hijo te cuenta algo que hizo mal, es importante sembrar esa confianza en él para que te cuente todo lo que le pase sin miedo, pero también deberás regañar por lo acontecido, dando las gracias por haberte contado. No expreses conductas negativas hacia él pequeño como por ejemplo, los gritos o pegarle, por muy malo quesea lo que hizo.

Estimula la empatía

Enséñale a tu hijo a saber escuchar de manera efectiva a las otras personas, lo que le permitirá mejorar la comunicación y las relaciones familiares, puesto que deberá colocarse en el lugar de las demás personas.

Valorar la opinión

Si debes exponer algo muy importante que pueda afectar a toda la familia, es mejor reunir a todo el núcleo familiar en un lugar adecuado para lograr que presten atención. Así mismo, valora y escucha la opinión que tenga cada miembro para poder tomar una decisión final que les convenga a todos.

Fomentar la colaboración

No es más que fijar tareas que involucren la colaboración de tus hijos, esto los hará sentir que son importantes y valorados por nosotros los papás, como por ejemplo: ordenar la comida que se compro en el supermercado al llegar a casa, en fin involucrarlos más en las tareas cotidianas del hogar.

Participar en las mismas actividades

Al compartir actividades o algún juego, originará que pasen más tiempo juntos y podrán así afianzar la buena comunicación y lazo afectivo; para esto propone una tarde de diversión en casa, en el parque o en alguna cancha deportiva.

Otro ejemplo de esto puede ser, cocinar en unión familiar ya que a la vez de que le enseñas una nueva destreza, se afianza la relación afectiva y la comunicación con tus hijos de una manera sana y amena.

Practiquen algún tipo de arte

Esto promoverá la comunicación familiar, a la vez que disfrutan el poder desarrollar una actividad artística, así como también el poder ir a un museo y dialogar sobre lo observado, dar sus puntos de vista.

Ver una película en familia

Además de poder divertirse, teniendo en cuenta la película adecuada para el niño, podrán comentar en unión familiar la película descubriendo así los valores que enseña.

Leer con los niños

Podemos elegir una lectura adecuada, acorde con la edad del niño, esto hará que se vuelva interesante poder discutir con el pequeño sobre el tema, así se intercambian las ideas y nos deja resultados fructíferos.

¿Cómo mejorar la comunicación familiar?

Siempre es bueno promover una comunicación efectiva y agradable entre los miembros de la familia, ya que así se refuerza el valor del respeto por la opinión de los demás. Es por ello, que te indicamos a continuación algunos elementos válidos para poder lograr una adecuada comunicación:

  • Promoviendo el respeto hacia todos los integrantes del núcleo familiar, tomando en cuenta lo que expresa cada miembro a través de la escucha activa. Es importante considerar el lugar y el momento en que se da la comunicación.
  • Asumir la seguridad necesaria al momento de transmitir el mensaje, considerando el lugar o el papel que le corresponde a cada uno de la familia (papá, mamá, hijo y algún otro miembro) y la forma de inmediación.
  • No repetir mensajes de forma insistente, ya que debemos mantener coherencia en los mensajes verbales y no verbales que se transmiten.
  • Aceptar a los demás siempre con una actitud positiva, así sabremos qué decir y sobre todo saber escuchar, sin prejuicios infundados.
  • Ajustarse al nivel de desarrollo que tenga tu hijo, aceptando cuando no sabemos algo, es decir, ser sinceros y no perder la calma ante los insolencias de nuestros hijos, lo mejor será poder enfrentar la situación sin caer en lo gritos (ponernos a la altura de ellos), lo que traería como consecuencia que se pierda el respeto entre las partes afectadas.

¿Cuándo no se favorece la comunicación familiar?

Cuando no sabemos o queremos escuchar, se rompe la comunicación efectiva y se fractura el lazo afectivo entre los miembros de la familia, prevaleciendo los juicios de valor y las culpas hacia los demás.

A continuación te mencionamos algunos elementos que influyen para que no se lleve a cabo la comunicación de manera eficaz:

  • Recordar todo el tiempo hechos que se dieron en el pasado, ratificando contradicciones y reproches entre las partes afectadas.
  • Cuando interrumpes a las personas mientras se están expresando, recuerda que es importante la opinión y los problemas que tengan nuestros hijos.
  • Cuando haces comparaciones entre tus hijos, recuerda que cada hijo posee una personalidad única que los hace diferente ante los demás.
  • Cuando no reconoces el buen trabajo de los demás en casa o fuera de ella, trayendo como consecuencia represiones que no vienen al caso.
  • Cuando existe la mentira, fracturándose así la confianza entre los miembros de la familia.

Consejos para los padres

A medida que superemos las adversidades que hacen que se limite la comunicación en la familia, obtendremos las herramientas necesarias para buscar la manera más factible y adecuada que nos permita transmitir los mensajes que queremos dar, evitando muchos problemas con nuestros hijos, con nuestra pareja, con nuestros padres y con otros miembros de la familia.

Por lo tanto podemos seguir las siguientes recomendaciones o consejos:

  • Demuestra atención, contacto afectivo e interés por las cosas o actividades que tus hijos realizan, así como también mantente disponibles para cuando te necesiten. Aunque sabemos muchas veces, que lo que quieren es llamar la atención, no seas tampoco padres muy preocupados.
  • Aprende a escuchar a tu hijo y que no siempre impongan su juicio, debes poder confiar en ellos ya que merecen ser tratados como adultos y no como niños.
  • Acéptalo tal cual como es, muchas veces la crítica no constructiva de los padres puede ser interpretada como una forma de rechazo hacia su persona , por ende, no debemos reprochar, por ejemplo, su aspecto físico, un amigo o su comportamiento, más bien debemos ser guías y poder aconsejarlos a la hora de tomar sus propias decisiones.
  • Demostrar siempre una actitud positiva ante la vida, esto ayudará a una convivencia en armonía, el adolescente necesita el buen sentido del humor de sus padres.

Comunicación familiar con un hijo adolescente

En la familia cuando se tiene un hijo adolescente, pasamos de ser unos padres protectores de un niño que depende de uno, a una relación diferente en donde ese “niño” ya creció que exige su libertad y por lo tanto nunca estaremos preparados para eso y no sabemos cómo reaccionar ante esa situación.

Surgen temas como la sexualidad, en donde por lo general el adolescente aprende sobre el tema fuera del núcleo familiar porque representa muchas veces un tabú; también se puede perder la intimidad, se demuestra en algunos casos la falta de interés entre padre e hijo por un tema en particular y por lo general los adultos conversan y el adolescente es dejado a un lado.

Por consiguiente, se pierde la confianza, no tomamos en cuenta las preocupaciones que trae el adolescente a casa o no existe esa comprensión, obligándolo a buscar refugio en otros grupos de personas que escuche sus inquietudes y problemas y no siempre resulta ser la mejor solución.

También te puede interesar los siguientes temas:

CLAVES PARA QUE NUESTROS HIJOS SEAN NIÑOS FELICES

MEJORES 10 JUEGOS EN FAMILIA PARA DIVERTIRSE

CARACTERÍSTICAS DE LAS FAMILIAS DISFUNCIONALES

 

(Visited 1.702 times, 2 visits today)
Categorías Familia

Deja un comentario