TICS NERVIOSO EN NIÑOS : CAUSAS Y CÓMO QUITARLO

Por una o varias razones, en algún momento de nuestras vidas, podemos llegar  a tener un tic nervioso;  incluyendo a nuestros pequeños, ya que  los tics nervioso en niños no excluye, sino que se manifiestan cuando se vive bajo el estrés, la ansiedad y el nerviosismo y sin darse cuenta generan movimientos involuntarios que por lo general llegan a ser, parte de nuestras vidas convirtiéndose en una molestia.

tics-nerviosos-en-niños

Tics nervioso en niños

Por tics nervioso en niños se entiende toda aquella inclinación del cuerpo de manera involuntaria de forma corpórea, que se reflejan como resultado de una contracción irritable.

Por lo general la mayoría de las personas pueden controlar el tics nervioso. La frecuencia del tics se va a intensificar si la persona, está bajo alguna situación de estrés, estos son los movimientos que se relacionan con un tic nervioso:

  • Muecas faciales.
  • Aumento del movimiento del párpado.
  • Aleteo de las fosas nasales.
  • Movimiento hacia los lados de la cabeza
  • Estiramiento de las extremidades superiores en forma repentina.
  • Elevar las cejas.
  • Mordedura de labios.
  • Toser varias veces o carraspear esto denota nerviosismo.
  • Quedarse pegado de una palabra.

Por lo general el tics nervioso en niños, comienzan cuando alcanza la edad de cinco años aproximadamente, siendo más frecuente en los varones que en las hembras. Cerca de un año puede durar en permanecer este tic nervioso, solo se convierte en crónico si hay un padecimiento físico.

Sin duda alguna las personas que padecen de algún tics nervioso, les genera mucha angustia ser el centro de atención de la gente.

¿Qué tipos de Tics nervioso existen ?

Hasta los momentos solo se conocen tres clases de tics nervioso, físicos, motores o vocales y a su vez pueden  clasificarse en simples y complejos, debido a esto la clasificación es la siguiente:

Tics  motores simples y compuestos

Esta clase de tic nervioso, afecta la mayoría de la población en general, se denominan de esta manera ya que solo usa un número determinado de músculos.

De los cuales tenemos, los músculos involucrados en el movimiento de las  pestañas y cejas y extremidades como: manos o brazos, el morderse la uñas, en algunos casos se tiende a confundir con un tic nervioso.

Tics fónicos simples y complejos

Se refieren a la emisión de los sonidos por parte de aquellas personas que lo padecen, son realizados en contra de su voluntad, manteniendo ciertas conductas como: resoplo, tos o ruidos nasales; entretanto que los complejos son  repetitivos y  automáticos.  No logran controlar las palabras, aquí es donde se evidencia el Síndrome de Tourette.

Síndrome de Tourette: es el estimado como un desarreglo neurológico confuso, debido que se mezclan de los dos tipos de tic; los motores  y el fónico, la persona o en este caso el niño, aprende a convivir con ambos.

Cabe destacar,   que para que esta aseveración, sea cierta, y se considere realmente que se deba a dicho síndrome, se debe  reflejar  por el lapso de un año, de manera ininterrumpida por lo menos de dos meses seguidos.

Igualmente, esta afección suele aparecer en combinación con otros síntomas como conductas con entorno obsesivo-compulsivo y Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).  Se ha comprobado científicamente que este síndrome se transmite de generación a generación, lo cual se va deteriorando a pasar de los años y a través de las generaciones.

Normalmente, este síndrome se forma a través de síntomas de preocupación e intranquilidad que logran ser confundidos con TDAH para que seguidamente dé paso a los  síntomas motores como; tic nervioso en el rostro y pequeñas tembladeras, finalmente, se reflejan los tics fónicos, los cuales evidencia  la calificación de Síndrome de Tourette.

En cuanto a origen del tics nervioso en niños, como ya anteriormente se ha dicho,  que son transmitidos de forma genética, aunque otros estudios señalan que pueden ser adoptados por otro elemento.

Elementos y causas de alarma de tics nervioso en niños

Algunas causas que generan los tics nervioso en niños es cuando luego de una intervención quirúrgicas; quedando como efectos secundario por una mala praxis.

También se genera por haber sufrido un golpe o daño en el cerebro, puede que ser que se presente un  tic nervioso en niños, o por ingesta de algún medicamento, que pueden llegarse a la  intoxicación.

Por lo que concierne a los elementos de riesgo, existe un conjunto de circunstancias que se acontecen para reflejar el tic nervioso en niños, estos son los siguientes:

Componentes genéticos

En  familias  donde cuyos miembros padecen de tics nervioso, Debido que  se transmite de generación en generación.

Sexo

Según algunos análisis estadísticos, se nota con gran atención que existe mayor incidencia en niños, siendo más propensos estos, que las niñas.

Psicológicas

Baja autoestima, timidez, una educación exageradamente condicional y restringida, falta de confianza en sí mismo; pueden provocar en tu hijo una situación de estrés que origine la contracción involuntaria de los músculos de la cara y generando  el tic nervioso.

Sociales

La tenencia de cierto mal hábitos como el tabaco, drogas y otras sustancias en los jóvenes puede liberar las primeras reacciones, que se agravará por estrés, problemas de pareja y familiares, crisis alimenticias y otras posibles circunstancias.

Igualmente el uso y  abuso de café, fármacos y bebidas energizantes pueden dar paso a tic de otra índole.

Tratamientos de tics nervioso en niños

En cuanto a tratamientos  se refiere, como se habló anteriormente; la mayoría de los tic nerviosos en niños son por herencia. Pero no se descarta un tratamiento para mejorar la calidad de vida de los que conviven a diario con ellos.

Cada persona dependiendo de la gravedad de los tic tiene su tratamiento idóneo, pero en la búsqueda eficaz de un tratamiento,  se llegó a la combinación de tres, como son: ayuda terapéutica con un profesional de la salud; un psicólogo, la administración de algún fármaco, o la estimulación cerebral, de los cuales hablaremos un poco.

Ayuda terapéutica 

Actualmente los profesionales; psicólogos, usan determinadas herramientas, métodos o técnicas como la técnica de ERP, “Prevención de la exposición y la respuesta”  y dependiendo de su eficacia pueden someterse a la terapia de Reversión del hábito. Esto consiste en determinar la posible próxima aparición del tic, para prevenir o contrarrestar los movimientos de estos.

La administración de algún fármaco

Combinados junto a la ayuda psicológica o sola, la administración de los fármacos existe una variedad para mitigar los reflejos o tic nerviosos, como pueden ser los siguientes:

  • Relajantes musculares.
  • Inyecciones de toxina botulínica.
  • Anticonvulsivos, antidepresivos

La estimulación cerebral

Esta técnica se propone  siempre  y cuando las dos anteriores técnicas: administración de los  fármacos y ayuda terapéutica, no hayan funcionado, esté evidente el deterioro avanzado en su calidad de vida.

Es allí donde se procede a introducir un dispositivo en el cerebro del paciente, para enviar estímulos eléctricos al mismo, con la única finalidad de brindar mejor calidad de vida al niño.

Consecuencias de convivir con tics nervioso

El trastorno por tics nervioso en niños no es una enfermedad y obedeciendo a la clase de tics y gravedad, podrá  pasar desapercibidos al menos en su inicio, la situación se agrava cuando forma parte de su vida diaria de manera no tan positivo, afectando las relaciones sociales.

De lo que debemos estar bien pendiente de estas consecuencias son los efectos negativos para los niños.

  • Resulta negativo en su autoestima y en su imagen.
  • Desconfianza a relacionarse  con sus acompañantes por miedo a los escarnios y aislamiento social.
  • No logra desenvolverse en la vida común, ya que solo está pendiente de  esconder el tic nervioso.
  • falta de concentración originados por el cansancio y agotamiento habitual.
  • Cefaleas frecuente y dolor muscular, particularmente si son tic nervioso en el rostro.
  • Falta de concentración en la escuela por ende baja el rendimiento.

La mayoría de tics nervioso en niños  desaparecen  de forma espontánea antes de llegar a la adolescencia  sin llegar a demandar ningún tratamiento. Por ello, la sugerencia en forma general  sobre ¿qué hacer si mi hijo tiene un tic nervioso? es “no hacerle nada”, debido que  pedir al niño en que desista de hacerlo puede reforzar su nivel de ansiedad y lejos de ayudar, empeorar la situación.

Queda demostrado que mientras  menos importancia se le dé al tics nervioso en niños, más rápido se esfumara, se debe mantener bajo observación en  un lapso que va entre unos meses y un año, si el niño busca consejo, de lo que puede o debería hacer,  ustedes como padres procuren, tranquilizarlo  y mitigar la situación.

Si es consciente y reconoce que su hijo tiene un tics nervioso, procure por todos los medios posibles, no permitir que pase por momentos estresantes. Evalúe cada episodio en la vida del niño y de su entorno, solo así logrará analizar las situaciones donde se agrava y evítese. A continuación le nombraremos algunas:

  • Reconocer sus logros y reforzarlos para que su autoestima se eleve poco a poco.
  • No presione a su hijo, permítale equivocarse, eso le ayudará a aprender que no todo es perfecto.
  • Permite que tu hijo descanse y se tome algo de tiempo para él, no lo sobrecargues con múltiples actividades.

Mientras menos quede en evidencia la  situación o problemática del niño es mucho mejor para él, ya que no lo deja descubierto abiertamente ante las miradas de sus amigos y allegados. Si  presenta algún tics nervioso lo más acertado es actuar con cautela por el bien de todos ya que al sentirse descubierto puede que su nivel de angustia, estrés, tienda a empeorar  y por ende se acentúa más su tic nervioso.

Esto no significa que no se podrá consultar con un especialista; en este caso con su pediatra.  Aquí te comentamos cuáles serían los casos por los que sí deberías ir a una consulta:

  • Si el niño excede a más de un año reflejando el tic.
  • El tic nervioso se agrava o se torna repetitivo.
  • Su cotidianidad se ve afectada.
  • Si Baja el rendimiento escolar y se afecta el desarrollo y desenvolvimiento en la escuela.
  • Descubre que ya no se relaciona con sus compañeros y amigos. Ante esta situación se debe ser previsto, para que no presente un cuadro de trastorno depresivo.
  • Y por último se debe acudir al pediatra si el niño presenta el síndrome  vocal complejo  con la finalidad de descartar el síndrome de Tourette.
(Visited 326 times, 1 visits today)

Deja un comentario