¿SE DEBE TOMAR VITAMINA C EN EL EMBARAZO?

La vitamina C en el embarazo es un componente importante para todas las personas en especial para los niños y las mujeres embarazadas, este suministra protección para prevenir defectos en el nacimiento.

Esta vitamina protege el organismo del bebé y ayuda a mantener su sistema inmunitario sano. En este artículo te hablaremos sobre la vitamina C en el embarazo y cuáles son sus posibles riesgos para el bebé y la madre.

vitamina c en el embarazo

¿Qué es la vitamina C?

También se denomina “ácido ascórbico”, es una vitamina esencial para un correcto desarrollo y crecimiento. Entre sus funciones están, contribuir en el reparo de los tejidos del organismo, auxilia en la formación del colágeno que es uno de los componentes principales e importantes de los tejidos, en la sanación de huesos y dientes y a aliviar los síntomas del resfriado común

Mantiene una función antioxidante, ayudando a prevenir o reducir el daño provocado por los radicales libres. Las radicales libres son pequeñas moléculas que se desarrollan cuando el organismo deshace los alimentos o cuando se exponen al humo de tabaco. Estos provocan el envejecimiento y pueden desarrollar factores que estimulan a la formación de ciertas enfermedades como el cáncer.

Beneficios de la vitamina C

Uno de los principales beneficios en la prevención del escorbuto, que es una enfermedad poco común desarrollada por el poco consumo o la ausencia total de vitamina C en el organismo.

Cuando la persona no la consume suele sentirse agotado, con inflamación en las encías, manchas en distintas zonas del cuerpo, dolores articulares y si no es tratada a tiempo por un especialista puede causar la muerte.

Mantener una dieta saludable normalmente elevada en vitamina C puede ayudar al organismo a prevenir diversos tipos de cáncer como el cáncer de pulmón, de útero o de mama.

A prevenir enfermedades cardiovasculares y a reducir el resfriado común aliviando sus síntomas acompañantes, acelerando el proceso de recuperación. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre las consecuencias de una mala alimentación.

Otro beneficio del consumo de vitamina C durante el embarazo es que, esta contiene la capacidad para reconstruir el colágeno, como se mencionó anteriormente, proporcionándole a los tejidos elasticidad preparando a la piel para el crecimiento de la barriga, evitando la aparición de estrías.

Además de esto es importante el consumo de vitamina C antes durante y después del embarazo, porque ayuda a prevenir resfriados y gripes, muchas madres tienen miedo que esto les suceda, porque temen por la salud y bienestar del bebé, tanto dentro del útero como una vez después que nacen.

Esto debido a que muchas veces el suministrar medicamentos para los resfriados pueden ser perjudiciales para la salud del bebé, y mucho de estos resfriados vienen acompañado con otros malestares, como dolor de cabeza, dolor de garganta y fiebre.

Importancia de la vitamina C

El consumo de esta vitamina nos puede aportar numerosos beneficios para el organismo, protege a las células, facilita la rápida cicatrización de las heridas, reparar los daños óseos, participa en el cuidado del sistema inmune, contribuye en la asimilación del hierro que favorece en el desarrollo neurológico del bebé, entre otros beneficios.

¿Dónde puedo encontrar la vitamina C?

En las frutas y vegetales se pueden encontrar una gran cantidad de vitamina C, en el grupo de las frutas predominan los cítricos, como la piña, naranjas, limones, mandarinas, entre otras. Y en los diversos vegetales ricos en vitamina C tenemos la coliflor, el brócoli, los tomates, espinaca, entre otros.

Además de conseguirla en ciertos grupos de alimentos, la podemos encontrar en diversos suplementos vitamínicos acompañados como los multivitamínicos o en presentaciones individuales.

Alimentos ricos en vitamina C

Está demostrado que el consumo de vitamina C es esencial para garantizar un buen funcionamiento de todos el organismo. Su poco consumo o inexistencia en la dieta diaria puede contribuir a la aparición de ciertas patologías como el escorbuto. Esta enfermedad es ocasionada por los niveles excesivamente bajos de la vitamina C en el organismo, es decir, por el poco consumo de frutas o vegetales ricos en vitamina C.

Este era muy común en aquellos marineros que perduran por largos periodos en el mar, por lo que su consumo de frutas y verduras era escaso. Su consumo es aconsejable hacerlo de manera natural, es decir, consumir la fruta entera. Ya que, los zumos naturales de estas frutas pueden contener niveles altos de azúcar que no son recomendables para el organismo ni mucho menos en niños, ya que puede provocar la adicción a estos azúcares.

Al agregar los siguientes alimentos en tu dieta diaria, reducirás significativamente el consumo de azúcares y aumentaran los niveles de fibra vegetal. Esta es fundamental para mantener un buen estado de salud y va a contribuir a la flora intestinal, estas son las bacterias naturales que se encuentran en el intestino. Ayudará al control de la obesidad, enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

Kiwi

El consumo de 100 gramos diarios de esta fruta aporta 100 mg de vitamina c al organismo. Es ideal para el desayuno. Ayuda a la digestión por su alto nivel de fibra, es un laxante natural, favorece a la circulación sanguínea, fortalece los huesos, evita la apareciendo de la anemia y reduce la retención de líquidos, por lo que su consumo en el embarazo es recomendado para evitar la aparición de los enemas. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre edemas en el embarazo.

Pimientos rojos

Aporta altos niveles de vitamina C al cuerpo, es rica en fibra por lo que contribuye a la digestión y al tránsito intestinal. Contiene propiedades antioxidantes. Puede reducir el proceso del envejecimiento, reduce la ansiedad y el insomnio. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre el insomnio en el embarazo.

Son fáciles de digerir y contribuyen al equilibrio de la presión arterial. El consumo de 100 gramos de pimientos rojos durante el día le aportará al organismo 139 mg de vitamina C. es importante acotar que, su consumo debe ser crudo, ya que al cocinarlos, el calor reduce y elimina gran parte de la vitamina C.

Brócoli

El consumo de 100 gramos diarios del brócoli crudo puede aportar al cuerpo 110 mg de vitamina C. Tiene propiedades antioxidantes, protege al cuerpo de los radicales libres, purifica la sangre. Protege a los huesos, favorece a la visión, mejora la piel contribuyendo con la producción del colágeno. Y disminuye la aparición de ciertos tipos de cáncer como el cáncer de mama.

La guayaba

El consumo de 100 gramos de esta fruta exótica le puede aportar al organismo 180 mg de vitamina c  diariamente. Es rica en otras vitaminas, como la vitamina A y las pertenecientes al complejo B. además de aportar niveles altos de minerales como el potasio. Es un laxante natural, controla la diabetes, contribuye al desarrollo visual, previene y reduce la diarrea. Mejora la salud del cerebro y es beneficiosa para tratar los síntomas del resfriado común.

Perejil

Al consumir diariamente 100 gramos de perejil al día le estamos aportando al organismo 93 mg de vitamina C. Su consumo es muy beneficioso para la salud renal, ya que purifica los riñones, estimula la función renal facilitando la expulsión de los líquidos y evitando la acumulación de los mismos. Previene enfermedades como la hipertensión y la osteoporosis. Fortalece el sistema inmunológico y  es un remedio natural para fortalecer las uñas, el cabello y la piel.

Fresas

Cuando consumimos 100 gramos de fresas al día, le estamos garantizando al organismo 70 mg de vitamina C. Los cuales van a contribuir con el sistema digestivo, proporcionan una sensación de saciedad, lo cual es muy importante durante el embarazo.

Disminuye y controla los niveles del colesterol malo en el organismo, evita la aparición de células cancerígenas, la artritis y evita la anemia. Si deseas puedes visitar el siguiente artículo que habla sobre la sensación de hambre durante el embarazo.

Albahaca

100 gramos de albahaca le puede proporcionar al cuerpo 61 mg de vitamina C. contribuye en el sistema renal, fortalece el sistema inmunológico, alivia la tos y los síntomas acompañantes del asma. Ayuda a disminuir los síntomas del resfriado común, combate la fiebre y el acné. Si deseas puedes visitar el siguiente artículo que habla sobre la fiebre en el embarazo.

Evita el estrés y contribuye a la salud dental, reduciendo el mal aliento y evitando la aparición de enfermedades bucales. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre el estrés en el embarazo.

Papaya

La papaya es una fruta la cual posee grandes niveles de agua, esto indica que es un buen diurético que facilita la expulsión de los líquidos. Al consumirla, por cada 100 gramos le aportamos al cuerpo 60 mg de vitamina C al día.

Contribuye al sistema inmunológico, aumentando las defensas del cuerpo. Mejor la salud de la piel contribuyendo en la producción de colágeno. Tiene propiedades antioxidantes, previene enfermedades cardíacas y por su alto contenido en fibra contribuye en la salud digestiva previniendo el estreñimiento.

Uvas

Cuando se consumen 100 gramos de uvas, le estamos proporcionando al organismo 90 mg de vitamina C. son antioxidantes naturales, son bajas en azúcar, poseen un alto nivel de fibras. Son de fácil digestión.

Contribuye sistema nervioso e inmunológico, mantiene el sistema muscular en buena salud. Aportan grandes cantidades de energía al cuerpo, son diuréticas, y ayuda a prevenir enfermedades Óseas como la osteoporosis.

Alto consumo de vitamina C

El cuerpo humano no posee la capacidad para producir y almacenar la vitamina consumida, por lo que se requiere su consumo en la dieta diaria, a través de alimentos o de otras fuentes como los multivitamínicos.

La vitamina juega un papel importante en números procesos físicos y biológicos que ocurren en el organismo, como la reparación y desarrollo de tejidos dañados, como los vasos sanguíneos, dientes, huesos, ligamentos, tendones, entre otros.

También juega un rol importante en el correcto funcionamiento del sistema nervioso y además, en la absorción y desintegración de las grasas consumidas.

Su consumo es muy bien tolerado por el organismo sin efectos tóxicos en el mismo, pero algunas investigaciones afirman que el consumo mayor a la dosis diaria recomendada puede provocar problemas gastrointestinales, como la diarrea, náuseas, vómito, acidez estomacal, cólicos, entre otros.

Además de favorecer a la formación de cálculos renales. Si deseas puedes visitar el siguiente artículo que habla sobre consejos  y alimentos para reducir o evitar la acidez estomacal.

¿Puedo tomar vitamina c en el embarazo?

Durante la gestación el organismo de la mujer se vuelve mucho más exigente físicamente, se debe mantener una dieta especial totalmente balanceada que aporte diariamente todos los nutrientes necesario para el desarrollo y crecimiento del bebé, entre ellos tenemos la vitamina C y su necesidad para el organismo aumenta a 85 mg diarios.

El ácido fólico, que se debe incrementar a partir de los primeros meses, y tiene como función reducir o evitar el riesgo de malformaciones en el tubo neural del bebé.

Una de las enfermedades que por lo general ataca a las embarazadas es la anemia, esto se debe a la falta de hierro en el organismo, a lo largo de la gestación el feto comienza a absorber el hierro de la madre para ayudar a su desarrollo. Si la madre consume hierro e ingiere vitamina C, esta va a favorecer a la correcta absorción del hierro para la madre.

Lo esencial es el consumo de frutas y vegetales diariamente, de esta manera la madre mantendrá una dieta sana y equilibrada rica en vitamina C, de igual manera deben consumir los distintos grupos alimenticios para aportar el nivel calórico y de proteínas que la madre y él bebé necesitan.

La naranja es una de las frutas que aporta 60 mg de vitamina c, y posee un nivel alto de ácido fólico, que contribuye a la digestión adecuada de las proteínas consumidas y generando otras. Lo más recomendable durante la gestación es el consumo del jugo de naranja natural diariamente.

La dosis recomendada para las gestantes a partir de los 19 años de edad entra en los 80 mg y 85 mg de vitamina c, esto depende del organismo de cada gestante por lo que se requiere consultar con un especialista.

Si la madre no consume la dosis recomendada de vitamina c durante la gestación corre un gran riesgo de desarrollar preeclampsia o eclampsia. Ambos pueden provocar elevaciones espontáneas de la presión arterial. La cual, representa un signo de alarma al momento del parto.

La mejor opción que tienen las embarazadas es evitar el consumo de multivitaminas y consumirla la vitamina C de fuentes completamente naturales. Con una simple naranja o un jugo de naranja estamos aportando la cantidad necesario que el organismo necesita.

Durante la lactancia materna

Cuando la madre comienza la lactancia materna es importante que aumente el consume de ciertos nutrientes necesarios. Con la recomendación de un médico especialista, ya que la composición de alguno de ellos puede afectar la leche materna.

Una dieta balanceada rica en hierro, calcio y proteínas va a favorecer a la absorción de ciertas vitaminas como la vitamina C.

Cuando la madre lleva una dieta insuficiente afectará a estas vitaminas, entre ellas las pertenecientes al complejo B, reduciendo drásticamente la cantidad de estas vitaminas en la leche materna que consume el bebé.

Durante la lactancia materna, el bebé recibe los niveles necesarios de vitamina C a través de la leche materna. Por lo que su consumo es muy importante y beneficioso para ambos.

Su consumo es fundamental para la reparación y crecimiento de los distintos tejidos, y además contribuye en el crecimiento de los hueso y los dientes. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre cómo producir más leche materna

Vitamina C y el aborto

Cuando ocurre un aborto inducido o provocado por la mujer embarazada, estimula la expulsión del feto antes de tiempo. Por lo general, los abortos autoinducidos se suelen llevar a cabo con procedimientos o remedios naturales que pueden poner en riesgo la vida de la madre.

Estos son provocados por lo general durante las primeras semanas de gestación. Te invito a visitar los siguientes artículos que hablan sobre los tipos de aborto y los signos de alarma que alertan una amenaza de aborto.

El consumo de vitamina C en cantidades excesivamente elevadas, pueden provocar un . Esto solo funciona durante las primeras cuatros semanas de gestación. El excesivo consumo de vitamina C durante la mañana, contribuye a que el organismo rechace al feto y posterior a eso, ocurrirá un aborto natural.

La vitamina C contribuye y promueve la producción de los niveles de la hormona de estrógeno en las mujeres. Esta hormona, es responsable de inducir o producir la menstruación. A medida que se consume cada vez más la vitamina C, los niveles de estrógeno comienzan a aumentar.

Debido a esto las contracciones uterinas comienzan a producirse iniciando la menstruación y por ende el proceso de aborto de una manera segura y completamente natural.

Déficit de vitamina C en el embarazo

Si durante el embarazo, no se lleva una dieta balanceada y el aporte de vitamina C es poco o no existe. La futura madre puede desarrollar ciertas afecciones como la preeclampsia, la cual puede complicar el momento del parto.

Esta deficiencia además puede contribuir a la aparición de edemas en el embarazo, debido a la retención de líquidos, deficiencia de hierro. El cual es altamente necesario durante la gestación, ya que, la ausencia de hierro puede producir anemia.

Recordemos que el consumo de vitamina C, contribuye a la completa absorción del hierro durante el embarazo. Y también, puede llegar a provocar un parto prematuro.

También, esta deficiencia es asociada con el síndrome HELLP, este es un trastorno muy común en las mujeres embarazadas. En el que las enzimas hepáticas aumentan, el nivel de las plaquetas disminuye y los glóbulos rojos comienzan a descomponerse. Lo cual representa un grave peligro para la mujer y para el feto.

Este bajo consumo también puede afectar al bebé, a futuro este puede presentar una deficiencia en su desarrollo mental. Lo cual contribuye al desarrollo de dificultades para el lenguaje y aprendizaje a corto, medio y largo plazo. Y además, afectará el conocimiento, ya que disminuye la cantidad de neuronas presentes en el hipocampo.

Para finalizar, es fundamental que antes y durante el embarazo la mujer adapte hábitos alimenticios saludables, en el que exista un consumo adecuado de vitamina C en el embarazo que aporte los beneficios necesarios para el organismo. Siempre teniendo en cuenta que todo en exceso es malo.

Si deseas puede visitar el siguiente artículo que habla sobre los mejores alimentos para facilitar la concepción.

 

(Visited 294 times, 1 visits today)
Categorías Embarazo

Deja un comentario