LOS RIESGOS DE SER MADRE A LOS 40 AÑOS

Ser madre a los 40 años puede resultar riesgoso, pero muchas mujeres postergan la maternidad por distintas razones que vale la pena mencionar como “no contar con una pareja adecuada, baja estabilidad económica y la realización de proyectos personales”.

Aunque la maternidad supone un estado de madurez y el deseo de una pareja de procrear, en todos los casos no ocurre de forma natural, tornándose complicado y hasta bastante agotador, sobre todo cuando surgen complicaciones o enfermedades.

madre a los 40

¿Qué es la maternidad?

La maternidad comprende el estado de la mujer una vez que queda embarazada y se puede definir como “calidad de ser madre” siendo madre, toda mujer que da a luz un hijo o hijos.

Cuando se habla de maternidad tardía se refiere a aquellas mujeres que han esperado un poco más de tiempo, más allá de las edades promedios para comenzar a procrear. Sin embargo, las cosas han ido cambiando con el tiempo por lo que resulta común una madre después de los 35 años.

Según estadísticas de INE en España para el 2018, las mujeres con maternidad a los 40 superaban a aquellas de edades comprendidas entre 26-29 años, situación que ha ido creciendo en un 60% estos últimos 10 años.

La ciencia dice que es posible que una mujer quede en estado a los 45 años y que dé a luz a un hijo saludable y fuerte, pero hay ciertas complicaciones sujetas a la edad, salud de la mujer y flujo de espermatozoides del hombre que hay que tener en consideración, así como la herencia genética de ambos.

Sin embargo, la maternidad es una experiencia gratificante cuando la pareja decide asumirla con responsabilidad, compromiso y amor.

Razones de la maternidad tardía

Muchas parejas hoy en día postergan la maternidad y paternidad por distintas razones que ampliaremos a continuación:

Tratamientos de fertilidad

Hay parejas que llevan tiempo intentando concebir un bebé, pero no lo han logrado por problemas de infertilidad de alguno de los dos, por lo que tomar en consideración que mientras la edad avanza, la calidad de los óvulos y espermatozoides disminuye y acarrea menos probabilidad del embarazo.

Si se posee una pareja estable y cierta solidez económica, aunque la edad sea unos 30 o antes, se puede ir intentando concebir.

Pueden no sentirse totalmente preparados, pero en algunos casos, quedar embarazado no ocurre tan deprisa como se piensa.

Alberto y Sofia es una pareja que conozco, están juntos desde hace unos años, formalmente casados, hace mas de un año que están intentando tener un hijo y se detecto problemas en Sofia, por lo que están en tratamiento. En ese momento ella tenia 26, ahora tiene 28 lo que siguiere comenzar un poco antes a buscar el bebé.

Pareja inadecuada

Encontrar una pareja para formar una familia, no es una tarea sencilla particularmente en una sociedad de gente herida y rota, por lo que, enfocarse en hallar una tarea para tal fin, no debiera ser el objetivo de la búsqueda.

Asimismo, si se cuenta con una pareja que no se encuentra preparado para tener hijos o nuevos hijos, puede resultar ser un reto, el negociar, convencer y preparar todo. No obstante, no es algo imposible y hay parejas que terminan cediendo.

Pero presionar a alguien para que ceda, también puede acarrear problemas en la pareja y hasta separaciones. Realmente lo ideal es que las cosas se den de forma natural y se vaya madurando hasta que por sí mismo surjan el deseo en ambos, aunque eso implique mucho más tiempo.

Baja estabilidad económica

Específicamente en España, la maternidad tardía ocurre por aspectos económicos y sociales. Una pareja que sea estable pero que tenga trabajos inestables o un poder adquisitivo bajo, no se siente preparada para un nuevo hijo.

De hecho, uno de los problemas que es más recurrente en un matrimonio es la llegada de un hijo en una situación de crisis económica por parte de la pareja.

La inversión y gasto que sugiere un hijo, no queda simplemente en el embarazo de la mujer, sino después del nacimiento, para lo que hay que ser consciente de ello y afrontarlo. Una de las mejores maneras de sobrellevar esto, es hacer un sistema de ahorro y planificar las cosas con antelación.

Proyectos personales

Uno de los aspectos que llevan a que la pareja y particularmente a la mujer a postergar el embarazo son proyectos personales en marcha, como adquirir un puesto esperado, viajes, o el inicio de un negocio propio.

Esto es debido a que la mujer suele ser la que debe interrumpir sus proyectos personales o suspenderlos para asumir la crianza de los hijos con una disponibilidad de 24 horas al día lo que le dificulta sumir un cargo importante o proyectos extensos por la exigencia de los mismos.

Esto es una situación que puede desmotivar a una mujer que no este dispuesta a renunciar a sus deseos personales, por lo que extender un poco más su maternidad lo ve como una opción razonable u optar por la adopción.

Madurez

La madurez es un factor importante que muchos no consideran y que tarda cada vez más en llegar. En España la emancipación se sitúa alrededor de los 30 años, lo que sugiere que a partir de esa edad las parejas busquen tener los hijos.

Esta madurez constituye estar preparado mental y psicológicamente para ser padres y asumir el compromiso. Hay quienes intentar tener hijos por ideas erróneas o fantasías con respecto a eso, pero lo cierto es que requiere pensárselo al menos dos veces.

Impacto en hijos

Tener hijos a los 20, 30 y 40 años sugiere una diferencia significativa en el impacto de los hijos, debido a que no es lo mismo que los padres tengan 50 años y los hijos 10 a que tengan más de 20 años.

Culturalmente hablando, estamos acostumbrados a padres fuertes, robustos, competentes para el trabajo pesado. Sobre todo, en países Latinoamericanos cuyo promedio para tener un hijo está a los 20 años, sin embargo, países europeos como España y Francia la tasa esta alrededor de los 30 años.

La edad de la maternidad y paternidad puede incidir en la forma de criar y relacionarse con los hijos, tomando en consideración que la energía y fuerza no serán las misma. Esta situación puede desencadenar el rol madre-abuela en que los hijos a cierta edad comiencen a cuidar de sus padres.

Para algunos niños puede resultar inquietante al comparar sus padres con los padres de sus compañeros, asimismo, los hijos de padres de mas de 40 años pueden llegar a madurar más rápido y tener comportamientos menos infantiles.

No obstante, que un padre sea mayor no garantiza que necesariamente sea maduro, por lo que, muchos de ellos se vuelven sobreprotectores o controladores con sus hijos especialmente en ocasiones en las que les ha costado concebir.

Beneficios de la maternidad

Hay mujeres que se encuentran en un momento físico, mental y emocional adecuado que no tenían a los 25 años, por lo que, a sus 40 años, quieren disfrutar de la maternidad a cabalidad. Aquí al menos 4 ventajas de la maternidad:

Sistema hormonal

La descarga hormonal que percibe la mujer durante la gestación potencia la función de las glándulas endocrinas, lo que conlleva a regular el funcionamiento del resto de sus órganos y sistemas del cuerpo. Por ejemplo, el corazón bombear mas sangre de lo habitual.

Piel y músculos

Cuando la mujer esta embarazada los músculos se preparan para el aumento del peso, por lo que se fortalecen aumentando sus fibras, asimismo la piel se vuelve más hidratada y brillante por el aumento de sebo. Esto puede constituir al llamado pelo graso durante el embarazo.

Sistema óseo

Ocurre un aumento de la densidad ósea debido al movimiento transitorio del calcio hacia el feto y luego que la mujer da a luz, hacia el lactante.

Regeneración

Un embarazo puede generar tranquilidad, placer y hasta regeneración a la mujer, por lo que tener pensamientos positivos durante los 9 meses que abarca, disfrutar de la experiencia, puede ir acompañado de la confianza en “sus capacidades de gestar, parir y amamantar” como lo señala la Dra. Pilar de la Cueva.

Riesgos de la maternidad a los 40 años

Aunque la maternidad por lo general constituye un momento de tranquilidad y delicia, no todos los embarazos se dan plácidamente, principalmente aquellos que ocurren después de los 40 años. Algunos de los riesgos y complicaciones que pueden presentarse son:

Alteraciones cromosómicas

Los embriones del hombre y la mujer después de los 40 años, pueden presentar dificultades. En el hombre, posee menos volumen de semen eyaculado y movilidad de espermatozoides, mientras que, en la mujer su reserva ovárica se ve disminuida.

En ambos casos, la probabilidad de alteraciones cromosómicas aumenta, disminuyendo el conseguir un embarazo normal, lo que conlleva a aborto los primeros meses o defectos genéticos. Asimismo, puede ser común, alteraciones en la regla como retraso, o sangrado más abundante y de nuevo a la regla normal.

Se puede apreciar a través de ecografía el tamaño del embrión y saco para percibir si corresponden con la edad de gestación común o descartar defectos congénitos o malformaciones.

Enfermedades degenerativas

Las enfermedades degenerativas como hipertensión y diabetes, pueden influir negativamente en el feto, generando que las arterias y vasos sanguíneos se estrechen, lo que facilita complicaciones en cuanto a un parto prematuro.

En países como Rusia hay un alto porcentaje de mujeres que ingieren alcohol durante el embarazo y lactancia, pese a que esto es contraproducente. Lo que trae como consecuencia el llamado Trastorno del Espectro del Alcoholismo Fetal y con ello, una serie de padecimientos que afectan el cabal desarrollo del embrión.

También, el consumo de tabaco y cigarrillo durante el embarazo, cierra las arterias como consecuencia de espasmos. La alimentación con una ingesta inadecuada de colesterol y azúcar, sin actividades físicas van calando progresivamente sobre la salud del cuerpo.

Sin embargo, una mujer que frecuentemente haga ejercicios, se alimente balanceadamente, no fume ni ingiera bebidas alcohólicas y lleve un estilo de vida saludable, es menos frecuente que padezca de algún trastorno degenerativo para el bebé.

Diagnóstico prenatal

Hoy en día existen muchas pruebas que se pueden realizar durante el embarazo que no ameritan ningún riesgo para el bebé, sino más bien van a ir dándole algunos indicios a los padres y profesionales de cómo se va desarrollando el niño.

Hay exámenes que abarca una muestra de sangre de la madre y con ello, analizan las células del bebé. Tengo unos amigos que hace unos 7 años, estaban bajo tratamiento porque el esposo Juan tenía problemas de fertilidad.

De hecho, una vez que Isabel queda embarazada le sugirieron múltiples pruebas entre ellas una relacionada con medir proteína y sustancias de la madre para descartar Síndrome de Down ya que ella tenía 37 años y estaba presentando unas complicaciones. Al final, su bebé salió completamente sano.

Existen pruebas evasivas o no evasivas que recomiendan los médicos una vez analicen los riesgos para la mujer y el feto. A través de ellos, es posible analizar liquido de la placenta, aunque pueden presentar un pequeño riesgo de aborto.

Hasta los 50 años

En España existe un conceso que permite atender el embarazo de muje deres hasta los 50 años, debido a que mayor a eso constituye un riesgo innecesario. El organismo se somete a una sobrecarga, es cuando las mamas crecen, los órganos internos se movilizan, las hormonas se alteran, entre otros.

Sin embargo, pese a estos cambios, la mujer tiene un sistema perfectamente equipado y útil que permite que pueda llevar en su vientre a su bebé y darle lo que necesita.

Madre a los 40 años

Ser madre a los 40 años tiene sus ventajas y desventajas, por ejemplo, el cansancio y sueño extremo es completamente normal, de hecho, recuperarse de la exigencia del embarazo y parto aún está en proceso. Sin embargo, las mañanas para una madre tienden a ser movidas y enérgicas.

Como el nivel de energía esta bajo, cualquier cosa le resulta laboriosa, es cuando se debe contar con la pareja y familiares que le puedan echar una mano con la madre. La ayuda del esposo en este momento es crucial lo que le dará un respiro a la nueva madre y fortalecerá sus lazos.

Si no ha sido el primer hijo, la emoción es como si lo fuera. De hecho, las madres a los 40 años, se sienten jóvenes, competentes y empoderadas, aunque a veces el cuerpo no colabore con eso, pero tienden a ver a las personas de su misma edad mayores o algo debilitadas.

Algunas mujeres de 40 años tienen partos rápidos y sin complicaciones, en comparación con otras mas jóvenes y no necesariamente requieren cesárea. Esto último dependerá de las circunstancias y la mujer propiamente.

Conclusión

Los riesgos de la maternidad a los 40 años, son elevados, pero no es justo decir que es imposible tener un bebé saludable a esa edad, debido a que son muchos factores a tomar en cuenta.

Nuestra recomendación es evitar postergar la concepción de un hijo una vez que se suplan las razones que lo impiden. Aunque este artículo es de carácter informativo, si tiene 40 años y se acaba de enterar que esta embarazada, no se altere y busque un médico que le ayude para que todo salga favorable.

A continuación, un vídeo titulado “claves para ser mamá a los 40 años”:

(Visited 67 times, 1 visits today)
Categorías Embarazo

Deja un comentario