HEMATOMA EN EL ÚTERO: TIPOS, CAUSAS, RIESGOS

Con frecuencia se habla de los hematomas en el útero durante la primera fase de la gestación pero sin dar alguna explicación de lo que está sucediendo. Dejando algunas interrogantes para la madre.

Estos hematomas suelen verse en la parte interna del hueco del endometrio, que está en el manto superficial de la matriz y los tejidos naturales del embarazo.

hematoma-en-el-utero

Hematoma en el útero durante el embarazo

En la medicina el hematoma en el útero se conoce también como hematoma intrauterino o interdeciduotrofoblásticos. Los hematomas en el útero tienen forma de medialuna entre la placenta y la pared del útero.

Los cuales tienden aparecer cuando surge un pozo de sangre interno en la capa del endometrio. Este tipo de hematoma es común durante la primera fase de la gestación.  En el embarazo y hematoma en el útero puede ser asintomático, en algunos casos puede estar acompañado con sangrado.

En el caso de presentarse una hemorragia, el especialista realizará un ultrasonido para poder estimar la situación del feto y verificar si la causa realmente es uterina. Se evalúa  y toma cuidado dependiendo del tamaño y su ubicación.

En el caso que el hematoma sea pequeño (20%) o mediano sin haber presencia de otro malestar significa una buena señal y no hay riesgo de aborto. Si deseas conocer más sobre el tema de amenaza de aborto, pueden visitar el enlace.

Si el hematoma es grande (+ 50%) y estar centrado en un lugar comprometido que se ponga en dificultad el embarazo hasta un desprendimiento de la placenta provocando el aborto.

Síntomas de preocupación delante un hematoma en el útero

Cualquier mujer embarazada podría presentar un hematoma en el útero durante la gestación ya que puede ser el resultado de un momento inadecuado de la misma. Es decir, al presentar una infección de orina que no ha sido medicada, esto puede afectar el desarrollo y originar un desprendimiento de la placenta.

Si el embrión no se encuentra en buenas condiciones es aborto es un proceso natural en esta situación. Donde se presenta la separación del saco, originando en algunos casos, hematomas que tendrán evolución con la separación inevitable.

Son los momentos de mujeres embarazadas cuando padecen de un sangrado y fuertes dolores abdominales en los inicios del embarazo, es necesaria la atención médica, porque puede estar en presencia de un aborto. Si deseas saber más sobre los tipos de aborto, visita el enlace.

En el caso  de ser una gestación y no presenta síntomas, esto se reflejará en su estudio de ultrasonido en la sexta o séptima semana del embarazo.

Cuando refiere esta amenaza de pérdida del feto, requiere la recomendación y orientación médica según sea el tipo del hematoma, donde el reposo es la estrategia para poder disminuir el riesgo del aborto, porque el hematoma no se paralizar ni crece, sino que desaparece.

Tipo de hematoma en el útero

Dependiendo donde se encuentre localizado el hematoma en el útero, se pueden clasificar en: subcoriónico,  retroplacentario y subamniótico o hematoma pre-placentario

Hematoma subcoriónico

Es el tipo más común, se localiza entre el corion, que es la membrana más externa que rodea el saco gestacional y el endometrio, que corresponde a la capa más interna del útero.

Los hematomas coriónicos generalmente son causados por la desunión del corion y del endometrio (membrana interior del útero), estos hematomas están catalogados de acuerdo a su localización entre las distintas capas de tejido. Estos hematomas se pueden visualizar durante el primer estudio con la ecografía y el especialista podrá hacer las recomendaciones.

Causas y riesgos: El más común es el corion y el endometrio. Tienden a ser asintomáticos, pero cuando se presenta una señal tiene que ver con el dolor abdominal, sangrado vaginal, parto prematuro y la presencia o amenaza de aborto.

Este hematoma aparece con una apariencia hipoecoica aumentando de manera continua al saco gestacional.  Al cumplir con su respectivo reposo, el hematoma desaparecerá poco a poco y ya el riesgo disminuirá, no requieren someter a la mujer alguna terapia ni tratamiento alguno.

Hematoma retroplacentario

Este tipo de hematoma en el útero se ubica en la parte trasera de la placenta y no tiene contacto con el saco gestacional. Están asociados con el desprendimiento de la placenta y por tal motivo es el sangrado.

Causas y riesgos: El morado se forma en el medio de la placa basal de la placenta, de esta manera interrumpe la relación que se está formando entre el feto y la madre.

Genera trastornos  en la dinámica de la sangre, problemas de coagulación y el padecimiento en el feto agudo. Una de la causa principal la hemorragia en la segunda etapa del embarazo.

Entre los riesgos es la emergencia del embarazo, casi siempre imprevista, es un causante de la mortalidad de la madre y del feto.

En las complicaciones de la madre es cuando se presenta el sangrado en el tercer trimestre del embarazo, donde es necesario transfusión de sangre, histerectomía de hemostasia, coagulación intravascular diseminada o insuficiencia renal.

Otro factor de riesgo relacionado con el padecimiento, es la preeclampsia, la ruptura prematura de las membranas o un antecedente de desprendimiento prematuro de placenta normoinserta, la trombofolia.

Hematoma subamniótico o preplacentario

Este tipo de hematomas es poco común, son muy raros. Están en el amnion y el corion. Donde el acopio de sangre no altera a la inserción de la placenta.

Dependerá del tamaño del hematoma. La mayoría de los casos donde se presenta esta acumulación de sangre y el tiempo de gestación, son asintomáticos.

Puede generar complicaciones acompañadas con otra irregularidad en el organismo. Para culminar este momento en la gestación se requiere una cesárea de urgencia.

Es probable cuando el especialista detecta este tipo de hematoma, demande un reposo totalmente absoluto, prohíba las relaciones íntimas, indique progesterona

Causas y riegos: Se puede originar como una causa de este hematoma el alto consumo de tabaco o bebidas alcohólicos, la edad avanzada de la madre, en el caso de tener problemas con el azúcar en la sangre.

Dentro de los riesgos que pueden ocurrir con  la presencia de este hematoma son: el parto prematuro, aborto, demora en el desarrollo fetal, desprendimiento de la placenta,  hipertensión materna, rotura prematura de membranas.

Tratamiento hematoma retroplacentario

En estos casos de hematomas va depender de  la intensidad del cuadro clínico y el tiempo del embarazo. Para nuevos embarazos se debe indicar tratamientos preventivos con aspirina y heparinas de bajo peso molecular. En el caso de una preclamsia asociada se identificara una trombofilia.

Para este nuevo embarazo es necesario un estricto control médico como ultrasonido Doppler, ya que este evaluación facilitar evaluar en las pacientes con mayor riesgo de presentar riesgos durante la gestación.

Tratamiento de hematoma en el útero durante el embarazo

En los distintos tipos de hematomas en el útero durante el embarazo tratamiento, al someterse a reposo y descanso los hematomas pueden ir ajustándose y luego desaparecer instantáneamente; pero si ese morado es  grande, el  tiempo de desaparecer demorara un poco y el sangrado será largo

Hematoma en el útero después de cesárea

El  hematoma detectado por el especialista después de la cesárea,  cabe señalar que es muy posible que existieran varices internas  durante el embarazo y en el momento del cierre fueron suturados, esas varices no deben ser tocadas por nada porque ellas van a reducir así como el útero va disminuyendo.

Si alguna de ellas puede haber sido suturada es porque debe haber sangrado en el momento de la intervención quirúrgica.  Por tal razón no hay cuidado alguno, porque poco a poco ese hematoma desaparecerá y todo volverá a su naturalidad.

Recomendaciones

En el caso de presentar alguno de estos hematomas, la recomendación médica es el reposo, muy probable, hormona en óvulos vaginales o comprimidos. Asimismo, abstenerse  a cualquier  tipo de movimiento de alta fuerza o gran peso.

El desarrollo de este diagnóstico puede desaparecer dependiendo del tamaño del hematoma y su ubicación; cumpliendo  las órdenes médicas estrictamente, en un lapso de diez a quince días.

Todas las mujeres embarazadas tienen que realizarse una ecografía entre la semana 7 a la 9, luego repetir el estudio en la semana 12 o 13 porque se indica al tamizaje, donde se indica que enfermedad puede o no  padecer, irregularidades genéticas y orgánicas en el bebé; como también si el bebé se encuentra bajo peso o probabilidad de preclamsia.

El hecho que se presente cólico durante el embarazo, no quiere decir que está en un proceso de cuidado, al contrario es algo natural. Pero si estos cólicos se presentan cuando hay hematomas, si es de tomar precauciones y se debe comenzar con el descarte de las situaciones como si hay presencia de  alguna infección urinaria.

El urocultivo

Es una evaluación de la orina para encontrar  bacterias o microbios que no pueden ser visualizado en un examen de orina de rutina, por la exigencia de la evaluación médica. Factiblemente el medicamento no esta resultando tan efectivo como se esperaba.

Se debe aplicar un examen de orina o  es sugerido una práctica de un urocultivo; donde le asignaran tratamiento en base de suspensión o comprimidos y un control exhaustivo con ecografías.

La embarazada debe someterse o ejercer alguna actividad física para preparar el embarazo a otra modalidad de vida, los tacones o el estrés no tienen nada que ver con los hematomas; ya que los hematomas provienen de factores internos del organismo y no están relacionados con factores externos.

(Visited 3.002 times, 1 visits today)
Categorías Embarazo

Deja un comentario