CONOCE LA IMPORTANCIA DE LOS PADRES EN LA EDUCACIÓN

La importancia de los padres en la educación va más allá del ámbito escolar, incluyendo una participación activa en los componentes educativos que estén relacionados con los de sus hijos. Cuando se habla de educar se refiere a enseñar, instruir, guiar y capacitar sobre un tema conciso.

Algunos padres han cedido sus responsabilidades a otros, incluyendo a los docentes, de los cuales exigen hijos ejemplares, pero cada quien debe cumplir con su rol de forma integral y particular para que en conjunto el niño y/o adolescente pueda ser productivo, competente y maduro.

importancia de los padres en la educación

El rol de la escuela

La escuela es un establecimiento, pero tiene como función transmitir enseñanza a partir de docentes y personal capacitado para tal fin. El niño y joven es instruido en distintas asignaturas que le permiten desarrollar sus capacidades lingüísticas, cognitivas, intelectuales, pero también sociales y culturales.

Pese a que en la escuela el niño permanece mucho tiempo (de 5 a 8 horas aproximadamente), las instrucciones y aprendizajes que adquieren deben ser reforzados en casa, garantizando su perspicaz desarrollo.

Los valores, tradiciones e inteligencia emocional pueden ser temas dictados en las aulas, pero realmente surgen del núcleo familiar. Es allí cuando la interacción escuela-padres debe ser clara, fluida y participativa.

El rol de los padres en la escuela

Los padres deben formar parte de las actividades diarias que realicen sus hijos, entre ellas el ámbito escolar. Realizar preguntas como ¿hoy pintaron?, ¿Cómo te fue en la escuela? Y ¿Qué tal tus compañero de clases? Forman parte de algunas, para dar seguimiento a sus actividades.

La relación padre-docente debe estar basada en tolerancia, respeto y apoyo, esto incluye no hablar mal de los docentes e institución delante del hijo, monitorear sus notas y comportamiento.

Para fomentar esta relación, se puede asistir a las reuniones, participar en las actividades abiertas y mantener una comunicación continua con la escuela. Esto también les dará indicio a los docentes acerca de la intervención de los padres en la vida escolar del estudiante.

Padres, docentes y alumnos

Para el bien del desarrollo escolar del niño o adolescente, se debe establecer un trabajo colaborativo entre padres-alumnos-escuela que le permita adquirir las competencias adecuadas para ir avanzando en sus objetivos.

Que cada miembro emplee sus roles de forma óptima permitirá fomentar aspectos educativos significativos en la vida del alumno. La influencia de los padres y docentes sobre el alumno está implícita moldeando y guiándolo durante todo el proceso educativo.

Si uno de los tres miembros, pierde el interés o se desliga, el proceso de aprendizaje no alcanzara los objetivos. Es como una silla sin una de las patas, esta incompleta, así mismo, la colaboración tripartita es fundamental.

Obviamente, los padres deben tener una mayor participación en la vida de los niños pequeños al grado de preescolar y primaria, mientras que en secundaria o bachillerato los jóvenes tienden a ser mas independientes y necesitan tomar ciertas decisiones por si solos.

Ventajas de la intervención de los padres

La participación de los padres en las actividades escolares aporta distintos beneficios para los estudiantes, de hecho, no solo su rendimiento se ve influenciado sino su calidad de vida. Entre algunos de los beneficios tenemos:

Comportamiento en el aula

Cuando un alumno observa una buena interacción de sus padres con los docentes y viceversa, se siente motivado a comportarse adecuadamente, cooperando en el aula y con una actitud receptiva al aprendizaje.

Asistencia a clases

La asistencia a clases es un problema que presentan muchos alumnos, por distintos motivos, pero una interacción adecuada padre-escuela puede mejorar la asistencia en el aula, disminuyendo la ausencia y hasta abandono escolar.

Rendimiento académico

Cuando los padres están monitoreando los resultados educativos de sus hijos y se involucran en el proceso, estos tienden a tener un mejor rendimiento.

Observar padres leyendo libros, poesía o hasta cuentos puede motivar a un niño a una mejor comprensión lectora. Asimismo, si se les observa con números y cálculos, se incentivarán a las matemáticas y cuentas.

Ayuda multilateral

Que los padres y la escuela trabajen de la mano, permite desarrollar planes de estudio mas acorde a las necesidades de los estudiantes. Permitiendo que los padres pueden darle seguimiento al progreso de sus hijos durante el año escolar.

Desempeño de docentes

Cuando los padres reconocen la importancia del trabajo del docente y se involucran, los educadores se sienten valorados, magnificando su desempeño en el aula, lo que le permite transmitir un conocimiento de forma efectiva y apasionada.

Participación dinámica

La intervención de los padres, no solo debe ser en los aspectos escolares, sino en aquellas que también corresponden a la educación académica y emocional en casa lo que permitirá una mejor disposición y actitud hacia la enseñanza y sus competencias.

Desventajas de la intervención de los padres

Es cierto que son muchas las ventajas de la intervención de los padres que las desventajas, pero una participación excesiva y controlada puede traer connotaciones negativas en el rendimiento escolar y en la relación padres-escuela. Entre ellas tenemos:

Participación excesiva

Una cosa es participar activamente y otra es tratar de controlar todos los procesos educativos hasta el punto de acorralar a los docentes y alumnos.
Esto causa fracturas en la relación padre-docente debido a que les impide llevar a cabo su enseñanza de manera fluida y también el vinculo padre-hijo se ve afectado por incurrir en desconfianza y hostigamiento.

Políticas de intervención inadecuadas

Hay políticas en los centros educativos que les permiten establecer límites en cuanto al alcance de la participación de los padres en las aulas y escuelas.

Sin embargo, hay ciertas políticas como “la elección del plan de estudios, libros u horario de entrada” que no debieran de involucrar a los padres, sino la directiva y personal afín a la escuela. Esta intervención puede favorecer políticas inadecuadas.

Retos para la participación de los padres

Unos de los retos que tienen los padres es el tiempo disponible para participar en eventos libres y reuniones escolares sobre todo aquellos que tienen largas jornadas de trabajo o una dinámica de trabajo absorbente.

En ambos casos, la asistencia e intervención de los padres en las actividades de los hijos es escasa o nula. Lo mismo ocurre con los docentes, se esfuerzan para que el rendimiento de los alumnos aumente, pero sin el apoyo familiar, es cuesta arriba.

Como hemos visto, el apoyo familiar en colaboración con la institución escolar, permiten al alumno tener un mejor rendimiento y comportarse adecuadamente tras sentirse motivado en los aspectos educativos. Asimismo, disminuye el abandono escolar en un 24%.

Según estudios, los docentes involucrados aseguran que la cercanía de padres-docente permite reconocer y abordar ciertas preocupaciones que tienen los padres sobre el modelo educativo, los procesos educativos o temas relacionados al carácter y comportamiento del hijo.

En algunos casos los centros educativos son estrictos y hasta elitista, por lo que padres con niveles socio económicos bajos, no tienen las mismas oportunidades que el resto. Empleando el uso de Internet, las redes y los correos.

Asimismo, padres analfabetas o emigrantes, quizás no se sientan seguros asistiendo a los centros educativos por lo que estas instituciones deben permitir el acceso y facilidades en cualquiera de los casos.

Consejo para padres y educadores

La responsabilidad de educar a los niños y jóvenes es una tarea compartida entre los docentes y los progenitores, aunque debiera de incluir a toda la familia, apoyando, ayudando y fomentando el aprendizaje.

Pese a que la intervención de los padres en los centros educativos ha ido disminuyendo desde el 2016 según Blackboard, los docentes deben seguir estimulando a los padres a la participación voluntaria en los eventos y reuniones.

Una de las metas que deben priorizar los padres es la participación a los eventos relacionados con su hijo, pese a que los métodos modernos como email, WhatsApp y mensajes, intenten sustituir una participación personal.

Una baja participación indica escaso apoyo y disponibilidad por parte de los padres lo que puede conllevar a una desmotivación del alumno en connotaciones educativas y un abandono en algún momento.

Por lo que la conexión de los padres con los hijos en su desarrollo intelectual favorecerá su éxito académico y un estilo de vida de continuo al aprendizaje.

A través del artículo a continuación se puede resumir la participación de los padres en la educación y como esto es beneficiosos para los alumnos:

 

 

 

 

(Visited 493 times, 2 visits today)

Deja un comentario