CON QUÉ SUEÑAN LOS BEBÉS: ¿SABÍAS QUE PUEDEN HACERLO?

Para muchos padres el observar a su bebé dormir representa uno de los mayores placeres de la vida. Estos suelen transmitir una sensación de paz y alegría. Además, resulta un poco gracioso la diversidad de expresiones faciales que estos muestran mientras duermen. Se ríen, hacen puchero, frunce el ceño, entre otras. Al ver estas escenas es inevitable preguntarse ¿qué sueñan los bebés? En este artículo responderemos a esta frecuente pregunta.

con qué sueñan los bebés

 

¿Qué sueñan los bebés?

¿Los bebés pueden soñar? ¿Qué sueñan los bebés recién nacidos? Como todos sabemos los bebés pasan mayor tiempo durmiendo en comparación de los adultos.

Debido a esto, podemos asumir que ellos también tienen la capacidad y el privilegio de soñar durante sus momentos prolongados de sueño.

A lo largo de la etapa del sueño, se ha podido afirmar que los recién nacidos presentan una gran actividad cerebral. Por lo se tuvo la intuición de que los sueños pueden estar basados o relacionados con recuerdos y vivencias que estos hayan experimentado en su día a día.

Algunas asociaciones especialistas en la psicología de los niños y adolescentes afirman que los niños desarrollan la capacidad para soñar a partir de los 18 meses de vida, aproximadamente.

Sin embargo, existen especialistas que defienden la teoría de que los bebés sí pueden soñar. Por lo general, el sueño de los adultos está basado fundamentalmente en experiencias vividas y recuerdos.

Mientras que, los sueños de los bebés son mucho más limitados. Estos pueden soñar con diversos olores, el sabor característico y el gusto por la leche materna, texturas, recibir amor maternal o paternal, entre otros, pero ¿qué sueñan los bebés exactamente?

¿Cómo sueñan los bebés?

Como mencionamos anteriormente, algunos especialistas afirmaron que los bebés pueden soñar. Como el doctor Charles P. Pollak. El cual pudo afirmar que los bebés al igual que los adultos entran en la fase del sueño denominada REM.

Estas siglas corresponden al rápido movimientos de los ojos. En esta fase es en la que se producen la mayor cantidad y parte de los sueños. Pero, este doctor explica que no hay posibilidad que averiguar o saber con exactitud qué sueñan los bebés.

En el caso de los adultos, estos entran en la fase de REM durante aproximadamente el 20% del tiempo total en el que duermen. Este porcentaje corresponde a una o dos horas por cada noche de sueño.

Mientras que, en el caso de los bebés, estos pueden llegar a tener un aproximado de cinco u ocho horas. Durante el transcurso de esta fase, se puede observar fácilmente la manera en la que los ojos del bebé o el adulto se mueven tras los párpados.

En ambos sentidos, vertical y horizontal. Estos movimientos tienden a confundirse con posibles pesadillas debido a que los bebés suelen realizar movimientos y gestos faciales como sonreír y fruncir el ceño, además de mover ambos brazos y piernas de manera brusca y repentina.

Estos movimientos no indican un mal sueño, sino que es una superposición entre las diversas etapas del sueño. Esto se debe a la falta de maduración de los mecanismos del control del sueño. Por lo general, las pesadillas tienden a desarrollarse a partir de los tres años de edad aproximadamente.

La etapa del REM en los bebés suele desempeñar una función muy distinta que con los adultos. En el caso de los bebés, esta etapa sería útil para el establecimiento de las conexiones neuronales en las primeras etapas del desarrollo y a medida que pasa el tiempo para contribuir en el desarrollo del lenguaje. Incluso, se podría decir que mientras duermen los bebés son capaces de aprender.

Las etapas del sueño en los bebés

Hasta los 4 meses aproximadamente los bebés presentan dos etapas de sueño. Estas son la etapa REM y la fase no REM. Como pudimos mencionar, estas siglas significan rápidos movimientos de los ojos.

  • La etapa REM: Esta etapa del sueño es fácil de distinguir ya que el bebé realiza movimientos oculares por detrás de los párpados cuando están cerrados. Esta etapa se caracteriza por presentar gran actividad cerebral.
  • La etapa no REM: En esta etapa del sueño los bebés suelen recargar y reponer la energía gastada en los periodos en el que interactúa con su entorno. Es decir, cuando están despiertos.

Luego de cumplir los 4 meses de vida, los bebés comienzan a tener sueños con una configuración un poco similar a los sueños de los adultos. Y se puede incluir la etapa del sueño o descanso ligero.

Al llegar esta nueva etapa cambia o modifica el sueño del bebé. Este pasará de dormir casi toda la noche a tener varios despertares. Esto suele causar cierta desesperación en los padres del mismo.

Esta etapa se caracteriza por un sueño muy delicado, de modo que cualquier ruido, golpe, o movimiento suave o brusco podrá despertar al bebé de su sueño ligero. Los bebés al sentir su sueño interrumpido, tienden a reaccionar con llanto. Debido a esto, muchos padres piensan que cuando los bebés lloran es debido a posibles pesadillas, pero no es así.

¿Qué se necesita para soñar?

Cuando hablamos de la estructura o construcción del sueño existen ciertos factores que son fundamentales para lograrlo. Entre ellos tenemos el lenguaje y la imaginación. Esta última es una habilidad especial que se desarrolla después de los dos o tres años de vida.

En los niños, esta habilidad se va desarrollando poco a poco, debido a su capacidad para percibir el mundo que los rodea. Con el lenguaje, el niño comienza  establecer un orden en sus ideas relacionadas con su entorno, pero se requiere de mucho más tiempo y capacidad para construir y elaborar dichas ideas.

El lenguaje juega un papel muy importante, ya que este nos permite explicarnos, recordar con todos los detalles y los pensamientos propios.

Debido a esto, cuando no se ha desarrollado el lenguaje, no se pueden desarrollar sueños con gran contenido imaginativo. En el caso de los niños, a partir de los 4 o 5 años de edad, estos ya han desarrollado la capacidad para el lenguaje. De manera que, podrán expresar y contar acerca de sus sueños incluyendo pequeños detalles.

Para explicar el porqué de los movimientos faciales y corporales, debido a la falta de madurez que presenta el cerebro del bebé, esté aún no tiene la capacidad para diferenciar el encendido del apagado del cuerpo, por lo que es normal que se escapen ciertos movimientos.

Aunque los bebés no presenten sueños muy cagados como los adultos. Estos pueden experimentar diversas sensaciones y emociones. Como la sensación de protección y resguardo, que sucede al estar en los brazos de su mamá.

O la sensación de miedo o temor, como si se estuviera preguntando ¿Dónde está mamá? Por lo que, estos movimientos faciales no podrían significar que el bebé está soñando, sino que está sintiendo.

Sueños en el vientre materno

Como ya pudimos mencionó anteriormente, existe la probabilidad de que los fetos suelen dentro del vientre materno. Es probable que estos piensen en ciertos sonidos, como la voz de su madre o de su padre o en luces.

Estas pertenecen a su experiencia vital reducida. Existen estudios que pueden confirmar la presencia de la eta REM en los fetos, esta se ha podido observar a través de las visitas continuas al especialista. Si deseas puedes visitar el siguiente artículo que habla sobre el monitoreo fetal.

Esta se comienza a desarrollar a partir de los 7 meses de gestación o un poco antes. En esta etapa, los sueños se caracterizan por pequeñas recreaciones sensitivas. En este periodo fetal no se desarrolla el tiempo de vigilia, por lo que es muy probable que sea un sueño continúo pero activo físicamente.

Es importante resaltar que, al estar en el vientre materno, el feto es muy sensible a los estímulos externos a la placenta. Es decir, estos podrán sentir diversas sensaciones que ocurren en el exterior.

Como las vibraciones como al escuchar y sentir los estímulos musicales. Te invito a visitar el siguiente artículo que habla sobre los beneficios y la importancia de la música en los niños.

E incluso, este puede desarrollar estrés al sentir que su madre sufre. Si deseas pueden visitar el siguiente artículo que habla sobre la estimulación prenatal y cuál es su beneficio.

Con esto indicamos que, el cerebro del feto, recibe y almacena estos estímulos exteriores, los cuales podrían ser integrados en los periodos de sueño del mismo.

Es importante resaltar que, al momento en el que el bebé duerma, su entorno sea tranquilo y silencioso, en el que no esté expuesto a perturbaciones externas como ruidos fuertes y molestos.

Los cuales pueden perturbar su periodo de sueño y además, pueden ser integrados en sus sueños. Esto debe mantenerse hasta que el niño cumpla cierta edad. Ya que, al comenzar las pesadillas, estas suelen estar relacionadas con la oscuridad, ruidos fuertes, miedo al abandono, entre otros.

Podemos finalizar que, aunque se conoce muy poco acerca de qué sueñan los bebés, haciendo énfasis en su contenido, e puede evidenciar que estos tienen esa capacidad de soñar ciertas emociones y sensaciones muy significativas y vitales para él.

Podemos decir que, el soñar es una de la mejor manera para descansar y aprender a explotar toda nuestra imaginación, haciendo de este momento único para todos. Te invito a visitar el siguiente artículo que habla sobre si es normal que los bebés duerman todo el día.

 

(Visited 104 times, 1 visits today)
Categorías Bebès

Deja un comentario