MASAJES PARA BEBÉS: TÉCNICAS Y RECOMENDACIONES

Los masajes para bebés son muy frecuentes a partir de los primeros meses de vida, estos masajes requieren de un contacto físico activo, el cual relaja y alivia la intranquilidad y malestar que pueden causar los cólicos o gases en los bebés. Este contacto es una manera efectiva para expresar el amor y el afecto entre madre e hijo o padre e hijo. En este artículo te contaremos la manera correcta de realizar masajes para bebés.

Masajes para bebés

 

Masaje infantil

El masaje infantil es un lenguaje especial entre los progenitores y el bebé, este se basa en abrazos, caricias, contacto físico, que expresan el amor y afecto que sienten los padres hacia su hijo. Este no solo se realiza cuando el bebé nace, también puede llevarse a cabo desde el primer momento de la concepción.

Esta estimulación prenatal consta de pequeñas caricias sobre la barriga que crean una concesión física con el bebé. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre la estimulación prenatal,  a través de estos masajes garantizamos un sinfín de beneficios para los bebés y los padres.

Por medio de estas caricias brindamos ese sentimiento de protección maternal, se logra calmar al bebé, favorece en la conciliación del sueño, fortalece su organismo y contribuye a un desarrollo positivo.

Durante estos masajes, no solo se utiliza el tacto, también se debe enviar sensaciones a través del oído, diciendo cosas linda al bebé, como lo mucho que lo ama, a través del olfato, o a través de la visión. Si deseas puedes visitar el siguiente artículo que habla sobre cuando ven los bebés por primera vez.

Cuando estos momentos se integran a la vida diaria, se está preparando al bebé para este momento tan esperando, los bebés sentirán paz y tranquilidad, durante el embarazo, el bebé se encuentra rodeado por el líquido amniótico, este le garantizar su protección y una sensación de calidez.

Cuando ocurre el parto y este contacto se pierde, el bebé desarrolla un sentimiento de inseguridad física. Debido a esto, el contacto físico le proporciona protección, tranquilidad y calidez.

Masajes para bebés de 0 a 6 meses

Cuando se realizan masajes durante los primeros meses de vida, es importante garantizar un ambiente tranquilo que asemeje el entorno uterino, a través de sensaciones que tranquilicen y proporcionen seguridad y afecto.

Al definirlo como un lenguajes no verbal, se hace referencia a que atreves de las caricias le damos a entender al bebé aquello que no entenderá verbalmente.

Este contacto físico va a contribuir y a estimular la producción y liberación de ciertas hormonas y además a la liberación de neurotransmisores que van a favorecer a la maduración de su sistema nervioso. Los neurotransmisores son sustancias que transmiten información desde una célula a otra.

Además, este momento tan único e íntimo, contribuye a fortalecer el sistema inmunitario del bebé. Esta es una de las razones por las que, al tener un bebé prematuro, es fundamental garantizar el contacto piel a piel entre el bebé y la madre.

El masaje se compone por movimientos que garantizan una mayor flexibilidad, se estiran músculos, se movilizan sus articulaciones, y de esta se garantiza la elasticidad, favoreciendo a la coordinación muscular, y su desarrollo en la motricidad fina y gruesa. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobe la motricidad fina y gruesa.

Masajes para bebés de 6 a 12 meses

A partir de los 6 meses, ya el niño comienza a sentarse, gatear y caminar, por lo que los masajes aportan muchos beneficios en esta etapa. En esta etapa, el niño ya tiene mayor motricidad, pero aún está dispuesto a  disfrutar esos momentos de relajación que proporcionan los masajes.

Además, de que a partir de esta etapa comienzan los golpes y heridas que ocasiona su libertad de movimiento, por lo que los masajes van a proporcionar alivios y relajación. Además de contribuir en su desarrollo motor, contribuye en el desarrollo intelectual del bebé.

A través del contacto físico se transmiten sensaciones de bienestar total, que va a favorecer en su inteligencia, aumentará su confianza, desarrolla pensamientos positivos de sí mismo, aumentará su autoestima ya que desarrolla confianza en su cuerpo y aumentará su deseo por conocer el mundo que lo rodea.

Preguntas mas comunes de las madres

Mayormente cuando es madre primeriza y no cuenta con el apoyo o asesoría de la mamá o la suegra, siempre tienen a tener dudas con respecto a la técnica de masajes para bebés, acá se aclaran las dudas de preguntas mas comunes que surgen a la madre para realizar los masajes al bebé, en el momento que lo a merite.

¿Cuándo debes dar un masaje a un bebé?

Es importante que, los masajes para bebés se realizan en un tiempo adecuado en el que no se presenten ninguna interrupción. Se debe evitar los momentos antes y después de comer de comer, ya que al tener hambre, no se va a garantizar una total relajación.

Después de comer, también presentara dificultades en los masajes, ya que, causara malestar al bebé y no se permitirá una correcta digestión. Un momento ideal sería después del baño, ya que la temperatura del agua facilita aún más la relajación del bebé.

¿Dónde debes realizar el masaje al bebé?

La base fundamental para los masajes es el entorno, debe ser un ambiente cálido y tranquilo que favorezca a la relajación total del bebé. El bebé debe estar apoyado en una superficie lo suficientemente cómoda para él, esta puede ser su cama o las piernas de la persona que realizará el masaje.

También es importante que el adulto se encuentre cómodo, ya que esto será un momento de relajación mutua. Debe sentarse y recostarse espalda a una superficie cómoda evitando encorvarse y así evitar malestares e incomodidades.

Es fundamental que, el entorno se encuentre tranquilo, sin ninguna distracción, así garantizar la concentración total del bebé en el masaje y las palabras.

¿Con qué se debe dar el masaje al bebé?

Lo ideal sería manipular al bebé con ayuda de un aceite natural o una loción corporal que no contenga químicos ni perfume que pueda causar alguna alergia cutánea, las uñas deben estar correctamente cortas para evitar rasguñas al bebé durante el masaje, las manos deben estar calidad ya que, al estar frías van a provocar la contracción de los músculos del bebé.

¿Cómo dar el masaje a un bebé?

El masaje puede tener una duración entre 5 o 10 minutos, los movimientos deben estimular todas las partes de su cuerpo, y debe existir una comunicación verbal y visual entre el bebé y la persona que esté realizando el masaje.

Debe ser de manera ordenada, se puede comenzar desde la cabeza hasta los pies o terminar en la espalda y debe ser de manera simétrica.

El aceite o la loción a utilizar no se deben aplicar directamente sobre la piel del bebé, deben ser aplicados sobre las manos y así calentarlo a través de la fricción antes de comenzar con el masaje. El bebé debe permanecer boca arriba, dependiendo de la zona a masajear, es muy importante que su posición ayude a mantener el contacto visual.

Al comenzar, si es la primera vez, es recomendable que el bebé se adapte a tu tacto, esto se logra colocando tus manos sobre la barriga del bebé, luego se debe realizar delicados movimientos por todo el cuerpo, siguiendo siempre un orden.

El masaje se fortalecerá a medida que el bebé aumente su tono muscular. Es muy importante que, si el bebé no está de acuerdo con el masaje o se siente incómodo, se debe parar e intentarlo en otra ocasión.

Técnicas de masajes para bebés

Para llevar a cabo estos masajes para bebé, te damos ciertos consejos que te pueden ayudar a lograr de manera efectiva una mayor relajación y calma para tu bebé.

Momento adecuado

Como mencionamos anteriormente, el momento para realizar estos masajes no debe contar con ninguna interrupción, deben realizarse preferiblemente después del baño o al final del día. Es importante que el bebé no tenga hambre, no esté cansado, no este molesto ni tenga sueño.

Entorno agradable

Durante los primeros meses de vida, el bebé aún no tiene la capacidad para conservar su temperatura corporal, por lo que, el ambiente en el que se vayan a realizar los masajes, debe ser cálido evitando corrientes de frío.

Recordemos que el bebé no tendrá prendas de ropa, por lo que resulta importante un entorno cálido y agradable, además debe tener una iluminación adecuada, evitando perturbaciones visuales.

Artículos necesarios

Se debe contar con todos los artículos necesarios preparados y a la mano, se necesitará el aceite o la loción a utilizar, toalla, pañales, ropa limpia y si es de su preferencia alguna melodía relajante.

Higiene

Al comenzar con el masaje, es importante que las manos estén correctamente limpias, las uñas cortas, y evitar el uso de pulseras o anillos que puedan llamar la atención del bebé.

Adaptarse a los gustos del bebé

Cada bebés es diferente, por lo que, se debe observar las reacciones del bebé ante el masaje, ya que, para algunos bebés les puede resultar incómodo estar sin ropa o sin pañal.

Masajes para bebés con cólicos

Los cólicos suelen ser muy frecuentes en algunos bebés, estos pueden presentar dolores o molestias al bebé, suelen venir acompañado por irritación y llanto frecuente. Estos síntomas pueden aliviarse a través de los masajes.

Al momento de aliviar los cólicos a través de los masajes, se debe conocer la causa del dolor, puede ser por presentar dificultad para hacer caca o la presencia de gases.

En este caso, el adulto deberá realizar masajes en la barriga del bebé con movimientos en forma de círculo en sentido de las agujas del reloj. El estreñimiento es la causa del dolor que presenta el bebé este movimiento estimulara al tránsito intestinal.

Si el lactante, presencia diarrea, el masaje se puede realizar al contrario de las agujas del reloj, de esta manera se hará más lento el tránsito intestinal. Puede ocurrir que el malestar o dolor de sebe a la presencia de cólicos, debe realizar en sentido de las agujas del reloj y además realizar ciertos movimientos.

Se coloca al bebé boca arriba, se toman sus pies suavemente y se llevan sus rodillas hacia la barriga. Esto debe realizar de manera lenta y delicada. Luego, se ejerce un peque presión realizando movimientos circulares. Por último, se estiran de nuevo las piernas hasta llegar a la posición inicial.

Masajes para bebés con gases

Cuando el bebé está lleno de gases, también resulta incómodo para él, lo manifiesta a través del llanto y la irritabilidad, para ayudar a su expulsión, se pueden realizar masajes con las siguientes técnicas.

Movimientos circulares : Con mano llena de aceite natural se deben realizar movimientos circulares sobre la barriga del bebé, siguiendo la dirección de las agujas del reloj, se debe ejercer una leve presión sin causar dolor o incomodidad al bebé.

Esta presión debe comenzar desde el ombligo hasta llegar a las caderas, luego, debe comenzar a masajear hacia debajo de las costillas, abarcando todo el abdomen del bebé, si el bebé se encuentra inquieto y llora, el adulto debe internar calmando con su voz.

También, se pueden realizar una flexión de las rodillas hacia la barriga del bebé, primero una y luego la otra, siguiendo la secuencia de una bicicleta, al momento de flexionar una pierna se debe presionar suavemente su barriga, de esta manera estamos estimulado el sistema digestivo del bebé, y así facilitar la expulsión de los gases.

Masajes para bebés recién nacidos

Después del nacimiento los bebés son seres muy frágiles y delicados, muchas veces los padres tienen el temor de realizar masajes para proporcionar relajación.

Esto no debe ser un impedimento para su realización ya que puede desarrollar y fortalecer el vínculo maternal, y además es mucho más beneficiosos para su crecimiento y desarrollo. Te invito a leer el siguiente artículo que habla sobre la importancia de la estimulación temprana.

Comenzar a realizar masajes para bebés después del nacimiento  garantiza un óptimo crecimiento y desarrollo general, estos momentos de paz van a contribuir en su desarrollo personal tomando confianza en su cuerpo, fortalecerá su sistema inmunitario, permite un correcto intercambio gaseoso a nivel respiratorio, tonifica sus músculos y articulaciones, reduce el estrés, contribuye al concilio del sueño, fortalece el vínculo fraternal y controla el sistema digestivo.

Manos en reposo

Antes de realizar el masaje por primera vez, es importante que el bebé se adapte a tu tacto, así le estas garantizando seguridad. Pueden comenzar por colocar tu mano sobre alguna parte de su cuerpo, pueden ser la barriga o en alguna de las extremidades.

Barriga

Posterior a la cicatrización del ombligo del bebé, los masajes comenzarán a favorecer su sistema digestivo, previniendo o disminuyendo síntomas de cólicos, estreñimiento o gases.  Comienza por realizar pequeñas y suaves caricias, primero con una mano y luego con la otra.

Piernas

Es importante que las manos estén llenas de aceite para evitar la fricción con la piel del bebé, deben realizarse movimiento suaves de manera descendente para garantizar una relajación total, comenzando desde el muslo hasta llegar a los tobillos.

Pies

Se deben realizar suaves presiones sobre cada uno de sus dedos. Luego, se acaricia suavemente la parte posterior del piel iniciando en los tobillos hasta la punta de sus dedos.

Espalda

Se carga al bebé de manera sutil y delicada, y se comienza a realizar leves caricias trazando un camino desde el cuello hasta el final de la espalda.

Para finalizar, como pudiste observar, los masajes para bebés aportan u sin fin de beneficios a corto, medio y largo plazo, esta es una buena manera de comenzar a establecer ese vínculo maternal o paternal que le va a favorecer en todo su crecimiento y desarrollo. Es un proceso de relajación mutuo en el que se demuestra amor, seguridad y protección.

 

(Visited 303 times, 2 visits today)
Categorías Bebès

Deja un comentario