CAMBIOS MAS COMUNES CON LA LLEGADA DE UN BEBÉ

La llegada de un bebé puede ser un anuncio  de alegría para aquellos que anhelan esa  venida; o de preocupación y angustia cuando no es lo que esperaba.

Cabe señalar que en  gran parte  de las familias se manifiesta con alegría y gozo pero viendo más allá por la responsabilidad que hay que asumir desde ese instante.

llegada de un bebe

La llegada de un bebé

La llegada de un bebé representa una experiencia increíble regalada por Dios para todos los integrantes del hogar, en donde todas las emociones se encuentras y deben ser ordenadas y canalizadas para poder tener presente  lo que representa las necesidades básicos de los niños. 

Porque la responsabilidad y el compromiso son para siempre y se convierte en dudas y preguntas ¿cómo hacer ahora? Resultando esta incógnita por falta de experiencia o porque la energía y el compromiso es mayor para con todo lo que representa y conforma la familia.

Esta experiencia, nueva para algunos, demanda de la preparación emocional y de los cuidados que deben brindar al pequeño que viene en camino.

Comprender ese regalo que Dios les manda es  porque ya tiene un plan divino con esa llegada. Ese dicho que dice: ese bebé viene cargado con regalos debajo del brazo, es muy cierto.

Tu puedes planear y organizar la llegada de tu bebé, pero cuando llega sin que tú lo esperes, allí esta esa bendición que Dios te ha mandado sin planear ni organizar, es decir es un regalo puro de Dios sin tu organización y ni planificación.

¿Qué representa la llegada de un bebé?

La llegada de un bebé representa la unión familiar, su crecimiento y desarrollo en todos los ámbitos emocionales. Una experiencia en cada uno de los padres, aunque existan temores y dudas se convierte en una experiencia tan hermosa que deja huellas que quedan en tus recuerdos y no lo borras jamás.

Esa acciones que te dan alegría, al verlos sonreír cuando le hablas, que mueven sus piecitos de felicidad al verte llegar, cuando quiere que seas sólo tu quien le cargues o lo abraces, sin olvidar el momento que te agarra del cuello y te besa de la emoción, al decirte mamá o papá por primera vez, verlos gatear o caminar son momentos maravillosos y tiernos para nuestros recuerdos.

De la misma manera te arruga el corazón cuando tienen malestar, fiebre o les duele algo, cuando te hacen puchero al verte y no le puedes atender son momentos de ternura aunque sea de tristeza.

En caso de presentar algún malestar como fiebre  y no cuentas con medicamentos te sugiero leer sobre el siguiente artículo de como bajar la fiebre, o  no quieren comer puedes completar la información con el siguiente mi bebe no quiere comer

Curiosidad sobre la llegada del bebé

Dentro de la etapa del parto existen algunas recomendaciones, para que las tengas en cuenta a la hora de ir al hospital a recibir a tu bebé, te las detallamos a continuación:

Ni labios ni uñas pintadas

Esto es de gran importancia porque a través de estas partes los médicos pueden captar si hay algún problema de oxigenación en la sangre y evitar un riesgo en la mujer, por tal motivo cero pintura en sus uñas ni en sus labios.

Calambres y temblores

Durante el embarazo es factible que puedas padecer de algunos calambres en la pantorrilla, los cuales pueden ser muy dolorosos. Recomendaciones colocar el pie en el piso frío, no obligar a la pierna.

Los temblores tienen que ver con el sistema nervioso que es afectado por el cambio hormonal que se está pasando por eso la recomendación de hacer ejercicios, practicar yoga para relajarse y controlar el sistema nervioso.

El sexo ayuda a romper la fuente

Durante el embarazo, el médico recomienda mantener su vida sexual activa ya que facilita para el momento del parto; ya que eleva la continuidad de las dilataciones del cuello uterino, por lo tanto cuando se acercan los días hay que tomar en cuenta esta situación.

Tu bebé escoge cuándo nacer

El último órgano en desarrollarse durante el embarazo es el pulmón del bebé; cuando ya está maduro el mismo pulmón segrega una sustancia al útero y desde allí comienza el proceso de dilatación uterina la cual va preparando a la mujer para el parto.

El tiempo del parto

Existen mitos que dicen que el parto dura dos horas. Es totalmente falso porque el proceso de arreglo del bebé tiene su tiempo, sucede que algunas mujeres pueden sentir los síntomas mientras otras solo al final pueden sentirlo.

El proceso de ensanchamiento del útero puede durar entre unas cinco a ocho horas, y el proceso de expulsar al bebé entre dos a tres horas máximo, esto esta comprobado científicamente.

Quemar calorías

En el proceso de alumbramiento existe un fuerte degaste físico, siempre y cuando el parto sea natural. Se dice que se pueden perder entre doscientos y trescientos calorías.

Los bebés no son como en la foto

En las fotos los bebés ya están preparados, cuando el pequeño nace viene cubierto con una sustancia blanquecina denominada vérnix caseosa y cubiertos de vellos que se irán debilitando al pasar los días y desaparecerán.

Sus huesitos craneales se pueden ver deformes, ya que aún no se han ajustados y acaban de pasar por el cuello uterino. Luego serán los bebés más hermosos de la familia.

Expulsar la placenta

El nacimiento finaliza cuando has expulsado la placenta, después que sale el bebé se debe empujar una vez más y listo, nació el bebé. Se debe verificar que no queden resto de placenta en el útero.

La hemorragia no se detiene cuando te vas a casa

La hemorragia estará presente por lo menos hasta seis semanas más, pero mientras se esté amamantando es muy viable que se extienda la hemorragia. Son casos naturales pero siempre es recomendable consultar al especialista.

Después del parto, más contracciones

Si aparecen esas contracciones, por lo menos de 3 a 5 días máximo, esto ocurre porque la matriz está tratando de ajustarse nuevamente, después de allí todo volverá a la normalidad. Si deseas conocer más sobre embarazos y los tipos de parto.

Cambios  con la llegada de un bebé

Dentro de la etapa del embarazo y el parto comienzan a notarse diferentes cambios notables con la llegada de un bebé a la familia, donde se pueden destacar algunos como:

Transforma la vida de la familia

Cambia en total la vida de la pareja y familia en sí, porque ya no son los dos en uno solo ahora serán tres en uno. Donde podían hacer, dormir, salir de paseo pero ahora deben planificarse en relación a un bebito que viene en camino, será una bendición su llegada.

Si dentro del núcleo familiar existen otros niños, es necesario involucrarlos desde el momento de la noticia que vendrá un nuevo miembro para el hogar. Involucrarlos en el proceso para que no se sientan desplazados.

Que sean ambos padres que les den la noticia de la venida de un hermanito, y en el momento de hablarle siempre decirle que el bebé es nuestro es decir de todos, involucrarlo cuando vayan al ginecólogo, al realizar el eco , al escoger el nombre de su hermanito o hermanita para que participe en todas las acciones con el bebé.

Un lazo de mayor fortalecimiento  con los otros hijos es involucrarlos en la selección del nombre del nuevo integrante a la familia, eso los hará mucho más interactivo y añadirá felicidad a estos pequeños que pueden sentir temor y duda con lo que viene. Para ampliar un poco más en el proceso de selección de un nombre te recomiendo esta lista de nombres para niños biblicos

Angustia en los padres

Es muy probable que sientan angustia y preocupación  por los cuidados y atenciones al bebé. Siendo muy natural la reacción por la falta de costumbre.

Los cambios no solo son para los padres sino también para el resto de la familia como los abuelos y más si es el primer nieto. Donde todos quieren intervenir y participar y al final puede haber un conflicto de opiniones

Por tal razón es necesario buscar información y aplicar estrategias donde puedas desenvolverte con facilidad y todo sea más ligero.  Para completar, es necesario aplicar actividades de relajación para que los nervios y el estrés no acaparen tus emociones.

Consejos para adaptarse a los cambios

Estos cambios no deben generar angustia, preocupación ni temor es un cambio de vida donde vas a recibir mucha alegría y satisfacción porque un bebé es un regalo de Dios. El estar informado permitirá que tus emociones estén controladas porque obtendrás mayor seguridad.

Antes del alumbramiento

Antes del alumbramiento es necesario que tengas todos muy  limpio, ordenado y planificado dentro de tu hogar e incluso bien equipados en alimentos tantos para el bebé como para los adultos.

Todo lo que va a necesitar el pequeño debe estar listo en sus gavetas y ordenado. Incluso tener preparado todo lo que la madre necesitará para poder cubrir sus necesidades.

Es importante la buena relación, alegría y paz dentro del hogar porque esto generará las emociones futuras en el momento del alumbramiento.

Después del alumbramiento

La relación entre la pareja debe mantenerse sana y en armonía para que la responsabilidad sea de manera armoniosa. Todo vale la pena, porque la bendición de Dios llega al hogar cuando vienen sus regalos

Brindar al bebé toda la ternura, amor y cuidado porque de esta manera se tonificará la relación entre el pequeño y sus padres. Reflejándose en el buen humor y el estima dentro de la familia.

Las responsabilidades deben estar en el mejor equilibrio, donde el área laboral puede incidir. La comunicación y comprensión debe permanecer en la mesa en todo el tiempo. Necesarias son las actividades de relajamiento para ambos.

La relación con el resto de la familia será de mucha ayuda porque pueden participar y colaborar en el cuidado del pequeño y así sus padres pueden seguir en la rutina que les corresponde a cada uno.

La relación entre los abuelos y el nieto debe activarse desde su nacimiento por tal razón es fundamental la presencia de nuestros padres en este momento de dicha y felicidad para nosotros como padres. Toda la información que los abuelos puedan suministrar es de gran valor, porque hablan con la voz de la experiencia.

Preparativos prácticos  y domésticos

Los preparativos dentro del hogar son necesarios antes del alumbramiento  para así poder el tiempo para dedicarlo al recién nacido. Entre esos detalles se encuentran:

El espacio para el bebé

Cuando la madre ya tiene el dormitorio acondicionado para la llegada del recién nacido puede sentirse satisfecha con lo alcanzado. El acondicionamiento se refiere a tener la habitación pintada y decorada, la cuna lista con su edredón y cobertor; gaveteros pulcros y ya listo con la ropitas y accesorios para el pequeño.

Las sabanas para la cuna y moisés, las toallas, los pañales de telas, pañales ecológico y para su uso personal: cepillos, guantes, toallas húmedas, bolso de pañalera, bolso para las salidas entre otras cosas.

Una mesa de cambiador para poder tener la facilidad y el bebé se sienta seguro; y de esta manera no ensuciar la cuna o el moisés. Con respecto a las cremas es necesario el uso de ingredientes ecológicos para evitar alguna reacción en la piel del pequeño.

Tener una cesta pequeña con accesorios de juego de materiales como el algodón, madera y ecológicos, que van a estimular sus sentidos.

Canguro

Es necesario tener la mochila para cargar al bebé, mejor llamado  los canguros. Para poder cargarlo y se sienta más cómodo sin estropearlo con nuestros brazos. También es importante el coche donde se pueden trasladar y comodidad para tanto el bebé como para los padres.

La ropita del bebé

La recomendación es comprar su ropita de algodón orgánico, suave, de uso muy práctico, cero tóxico entre ellas tenemos: franelillas, pijamas, bodies, que son las del uso diario.

Abastecer  la despensa

Normalmente la familia colabora en estos momentos, pero de igual manera hay que estar preparados para cualquier circunstancia y tener los gaveteros de la cocina repletos de todo tipo de alimento que se va a necesitar durante los días que será dificultosa la salida.

Casa limpia y ordenada

Estando embarazada es necesario para esos días cerca del parto, contratar a una persona para que haga la limpieza profunda  en todas las áreas que nos puedes hacer. Con tu ayuda, esa persona hará todo lo que desees ver. Es delicado si en esta etapa comiences amover muebles, cristales, persianas

Para después del parto

Para el momento después del nacimiento del bebé, esa etapa del postparto y la lactancia materna se debe estar prevenida, se requiere lanolina para los pechos, discos de algodón orgánico, sujetadores de lactancia, ropa cómoda entre otras.

La preparación emocional donde se afronten los miedos e inseguridades para nivelar el estado emocional y no caer en depresión. Entre actividades para relajamiento y una vida en contacto con Dios no permitirá que decaigas sino que estés como valiente mujer al frente de estos cambios en el organismo.

Debes recordar y tener presente que vas a ser madre  y no estás enferma;  tampoco te encuentras sola existe un Dios vivo que te guarda y te cuida y te ha dado una responsabilidad porque sabe que tú podrás afrontarla y darás lo mejor de ti.

Como padres, juntos es más fácil, la responsabilidad no es de uno solo sino de dos. La comunicación entre ambos debe ser continua y aportar soluciones y no conflictos.

Estimular en el niño cuando haga acciones correctas con respecto a su hermanito; cuando muestre acciones bruscas o fuertes  se le debe de hablar claro que no es correcto lo que hace y estimularle y recordarle sus aspectos positivos que ha realizado con el bebé. Permitir que se involucre en el aseo y cambio de ropas del hermanito.

La pareja en relación con los hijos

Cuando se tiene hijos en un matrimonio, ya la relación de pareja pasa a ser  un segundo plano; ya no implica solo la relación de pareja sino que ahora están los niños y se debe procurar cuidar no solo a la pareja ahora están los pequeños y están primero que requieren de mayor atención.

Esta etapa la pareja suele experimentar muchos cambios y se les presenta de manera diferente a cada uno; cada vivencia la pasan de manera diferente. Los cuales pueden generar problemas donde cada uno se torna a ver su punto de vista, sin darse cuenta o pensar en la otra parte.

La mamá y la llegada de un bebé

Normalmente somos las mujeres que pasamos por esa etapa de postparto donde se experimenta cambios y sentimientos que se puede llegar a la depresión.

Donde se puede tener un momento  de intimidad con el bebé que a su vez eta lleno de muchos sentimientos, emociones, miedo, estrés, cansancio, dolor que van directo a los que se refiere como el postparto.

Es una situación fuerte y difícil de llevar, realmente se necesita la ayuda de Dios, la soledad no es buena consejera. Es un desespero, intranquilidad y nada llena ese sentimiento sino  a medida que pasa el tiempo va pasando.

A muchas mujeres este proceso llega hasta tres meses pero se ha evidenciado que en otras les puede durar hasta un año, es una situación de alarma y preocupación.

Por lo general, en la etapa del postparto, las mujeres se pueden sentir que no la ayudan, cansada, pensando que su pareja le ha dejado toda la responsabilidad.  Donde lo que sucede es un cambio hormonal que se debe tener mayor comprensión y dedicación por ambas partes

El papá y la llegada de un bebé

En diversos momentos los hombre se sienten desplazado, que no le prestan atención, como mujeres no podemos olvidar ese detalle porque es nuestra pareja lo único que ahora tenemos otras obligaciones y compartidas. Dentro de los cambios hormonales y sumados el proceso del postparto las cosas se dificultan un poco más.

Los hombres no sufren los cambios de hormonas pero si sienten temor, preocupación, alegría, estrés y un mayor grado de responsabilidad ya que ahora tanto el como su pareja son las bases de cuido y protección de un bebé o más.

Que dependen totalmente de ambos, que ya no es simplemente un momento o conflicto de pareja sino ya depende de un centro indefenso que son los hijos. Desde allí entonces comienzan esas emociones de sentirse sólo o poco atendido.

Es algo emocional y físico, que sale de ellos, es una acción natural en los hombres aunque la puedan manejar lo pueden sentir de la misma manera. Donde su vínculo, en lo íntimo, es la punta de eje para mantener el equilibrio en la pareja.

El hombre tiende a ser más íntimo para fluir mientras que la mujer es más los sentimientos sin restar la vida íntima. El sentir que la pareja atiende más al bebé y le dedica un tiempo mayor comienza a sentir el desplazo porque él era el centro del universo para ella.

La pareja y la llegada del bebé

Asumiendo ese momento de la cuarentena, recomendada por los médicos, a la mujer le cuesta volverá su vida íntima por temor. Es necesaria es abstinencia para la sanidad de los órganos de la mujer.

Puede haber situaciones que serán inevitables pero no es difícil de manejar si se trata de mantener la empatía. Se busca la comprensión de cada uno de la pareja ya que a los dos les influye la llegada del bebé, lo único es que cada uno lo siente y vive de forma diferente.

Son distintos caracteres y la reacción va por allí. Cuando existen hijos dentro de un hogar, el orgullo debe quedar atrás y dedicarse al centro de la situación que es el bebé para poder dar fuerza y fortalecimiento a la pareja.

Como mujer

Como mujer y esposa no tenemos por qué sentir pena por solicitar que te ayuden, principalmente a tu esposo o pareja que es el papá de la criatura, es involucrarlo en el trabajo y así él también se sentirá útil en el proceso de adaptación y desarrollo de la llegada de un bebé al hogar.

Es aprender a comunicarse entre ambos, no solo una parte, es la relación de los dos que se convierten en una sola carne. Nadie puede saber lo que siente el otro sino se comunican a diario. Es la clave para que reine la armonía y la paz en el matrimonio o el hogar.

Durante el embarazo es importante el ejercicio, practicas de respiración y leer libros que fortalezcan el espíritu para estar preparadas cuando vengan los cambios hormonales después del parto. Es fuerte pero no es difícil. Muchas mujeres hemos pasado por esa etapa y te puedo decir que con la ayuda de Dios fue ligera y fácil de llevar.

Como hombre

Como hombre, estará para todo lo que se necesite, principalmente para ese primer mes, ya que sus actividades de laborales lo comprometen un poco más. Pero debe comprender la situación de mamá y bebé que requiere de esa absoluta compenetración, ya que este lazo es lo que determinará el desarrollo sano  del bebé, y como papá debes estar allí.

Cuando se refiere a la llegada de un bebé las cosas no siempre salen como se planifica, por tal razón se debe dejar todo ordenado para ir haciendo a medida que se muevan las cosas. El eje central es ese recién nacido que debemos comprometernos con él sin colocar nuestra emociones y lo que pensamos por encima de él.

Es necesaria la presencia del hombre con la mujer porque el proceso se hace más ligero y en la armonía del amor más fácil. Esta etapa de post parto suelen sentirlas los papás pero a la vuelta de un año, se vuelven ansiosos y a veces hasta agresivos, se encierran en si mismo y por tal razón algunos buscan refugio en el alcohol.

El hombre posee la capacidad de guiar al niño para que confronte sus metas. En este caso se quiere que el bebé descubra su medio ambiente, los riesgos y cómo reaccionar con el fracaso, en este caso alguna caída. Creando un lazo de interacción en ambos, realizando actividades con el pequeño, aunque sea al tiempo la respuesta pero es ir sembrando ese estimulo.

Los resultados comenzarán a notarse en el momento que el bebé comienza a jugar, gatear, caminar, dar las primeras palabras y cuando mencionan el vocablo papá; esto realmente trasforma las emociones y actitudes del hombre y hace que sea más agradable,  muy organizado y protector de su niño.

 

(Visited 131 times, 1 visits today)
Categorías Bebès

Deja un comentario