¿ QUE ES LA OPERACIÓN DE FIMOSIS Y PORQUE SE HACE?

La operación de fimosis consiste en la amputación del prepucio, que es la piel que recubre el pene para cubrir el glande y protegerlo, esta cirugía se denomina circuncisión o postectomía. La fimosis se da cuando el prepucio no puede ser retraído por detrás del glande, esta condición es normal en casi todos los varones recién nacidos porque el prepucio y el glande están adheridos desde el nacimiento.

Esta fusión entre el prepucio y el glande,  va desapareciendo paulatinamente a medida que el niño va creciendo y al iniciar la adolescencia ya el prepucio debería poder separarse de la punta del pene y dejar el glande al descubierto. Pero existen casos, que aun cuando las adherencias del prepucio y el glande van desapareciendo, puede aparecer en la piel una especie de anillo que también impide la retracción de la piel, este anillo igual debería desaparecer con el tiempo.

operación de fimosis

Historia de operación de fimosis

Si repasamos un poco la historia, se ha logrado constatar que la operación de fimosis o circuncisión se comenzó a practicar desde hace aproximadamente 15.000 años atrás, como práctica para castrar al enemigo sin cortar el pene completo.

Al pasar el tiempo, algunas culturas comenzaron a practicar la circuncisión por motivos higiénicos, incluso por razones culturales y religiosas como los judíos, estos últimos lo toman como el pacto entre Dios y Abraham.

Según la organización que trabaja para erradicar el VIH, ONUSIDA, los pueblos semitas, incluidos los egipcios, practicaban la circuncisión desde el año 2.300 antes de cristo, según vestigios recopilados en templos egipcios.

Para el siglo XIX, se dio paso a los primeros avances en el procedimiento quirúrgico, y ya para el siglo XX la intervención quirúrgica se dio paso por medidas sanitarias y sociales, generadas por la movilidad de personas entre una cultura y otra.

Los griegos también la practicaban y de ellos se toma el nombre de fimosis (phimosis) que significa bozal, por analogía con la estrechez producida, y en los años 50 en los tiempos de guerra, Corea del sur adoptó esta práctica de la circuncisión

Al pasar el tiempo, en los actuales momentos, el valor principal que otorga la operación de fimosis se debe primordialmente a la conservación de la salud, especialmente por la prevención de desarrollar enfermedades de transmisión sexual e infecciones de VIH, que es un tema de salud importante a nivel mundial.

Clasificación específica de fimosis que requiere de una cirugía

Para tener una clasificación específica de a cuál fimosis corresponde, lo primero que debe determinarse es cuál tipo de fimosis se presenta en el paciente, se pudiera tratar de los siguientes casos:

Fimosis congénita o adquirida

Esto depende si la fimosis es a causa de las adherencias en el prepucio, presentes naturalmente desde el nacimiento del bebé, o que el prepucio no se desarrolla en la infancia o si se presenta en edad adulta a consecuencia de bacterias o por procesos inflamatorios.

Completa o relativa

Se determina por el grado de estrechez del prepucio. Es completa cuando se imposibilita descubrir el pene en estado flácido y relativa cuando esta imposibilidad se da con el pene erecto.

La fimosis completa es la que genera más inconvenientes en la vida del hombre, desde dificultad para orinar hasta limitación para mantener relaciones sexuales, si este problema no se trata a tiempo puede ocasionar un estrangulamiento del glande, lo que requerirá la intervención quirúrgica inmediata.

¿Cuándo es recomendable la operación de fimosis?

Antes de pensar en una operación de fimosis, lo recomendable es aplicar tratamientos rutinarios con tratamiento tópicos, aplicando cremas con cortisona en la piel del prepucio y paulatinamente empezar a hacer movimientos suaves e ir retrayendo la piel poco a poco y que no cause mucha molestia en el niño o adolescente.

El éxito con este método es considerablemente elevado. Si la fimosis no cede con el tratamiento al paso de tiempo, ni con la aplicación de cremas y masajes, y se empiezan a manifestar ciertas molestias, ya es el tiempo de pensar en una operación:

Cuando presentan inflamación y dolor al orinar

Se presenta inflamación por la estrechez de la piel y puede causar dolor al orinar debido a la presión de la orina al salir, que suele ser más fuerte que la que soporta la piel del prepucio.

En caso de infecciones en la orina

La superficie interior del prepucio es un buen lugar para la colonización de bacterias y por la imposibilidad de retraerlo con facilidad, estas bacterias quedan alojadas en la zona pudiendo ascender por el tracto urinario y causando infecciones repetidas de orina.

Aparición de balanitis

La balanitis se refiere a la inflación del glande ocasionada por acumulación de bacterias y hongos que habitan en la piel del pene por causas externas y también por una sustancia que genera el mismo glande llamada esmegma la cual tiende a causar infecciones.

Aparición de la parafimosis

Esto ocurre cuando el glande está hinchado y no puede pasar por el anillo del prepucio imposibilitando su retorno a la posición normal.

Posibilidad de contraer cáncer de pene

Si la fimosis no ha sido tratada a tiempo, y existe una deficiencia en la higiene del pene así como acumulación de esmegma y otras bacterias, son factores de riesgo de contraer cáncer de pene.

Razones para una operación de fimosis

La circuncisión es aplicada normalmente en algunas culturas por razones religiosas, sociales, como es el caso de los judíos y musulmanes, que aplican estas prácticas desde tiempos ancestrales.

También puede darse por una decisión personal, se ha visto el caso que adolescentes firman el consentimiento para la operación y en caso contrario pueden decidir que no quieren ser circuncidado.

Otra posibilidad, puede ser la existencia de tumores en el prepucio o desgarre del frenillo, segmento de piel que une el prepucio con el glande y también puede ser prescrita la operación de fimosis para mitigar el riesgo de cáncer de pene y la transmisión del VIH.

Operación de fimosis dependiendo de la edad

Como hemos comentado, la fimosis se presenta desde el nacimiento del bebé y desaparece con el paso del tiempo, pero por complicaciones o por decisión de los padres, la operación puede darse a una edad temprana. En aquellos casos, que no se haya dado mucha importancia desde sus inicios, puede llegar el momento que las molestias que se presenten en el adulto requieran de una operación de fimosis.

En niños

Resulta una gran preocupación para los padres saber que su hijo debe ser operado de fimosis, sienten temor por el uso de la anestesia, si sentirán dolor o si la operación quedará bien, pero realmente es una operación bastante sencilla y sin complicaciones.

El pediatra puede recomendar la operación de fimosis, cuando después de transcurridos algunos años, se observe una estrechez que no permite retraer el prepucio y no deje ver el glande, ocasionando algunas molestias:

  • Cuando la piel del prepucio esté rota o presente heridas.
  • En caso de infecciones urinarias repetitivas

Esta operación, generalmente la realiza el médico pediatra pero también puede ser llevada a cabo por urológos, neonatólogos y cirujanos especializados en pediatría, y puede hacerse de manera ambulatoria. En todo caso, el médico informará a los padres los riesgos, beneficios y las instrucciones para los cuidados del bebé después de la intervención.

En Adultos

Se suele pensar que la mayoría de las prácticas de circuncisión es aplicada en niños, pero la realidad es que un gran número de pacientes que se operan de fimosis son hombres adultos.

La edad promedio de los pacientes con fimosis oscila entre los 50 y 70 años de edad, esto obedece a que los problemas de piel a esas edades son mayores, sobre todo piel envejecida por las inflamaciones o infecciones que el paciente pudo haber padecido, ocasionando imposibilidad de que la piel deje salir el glande y se forme un anillo a su alrededor.

En ocasiones, la fimosis no manifiesta mayores síntomas al inicio, sin embargo a medida que va cerrando el anillo prepucial, suelen aparecer en el adulto algunos síntomas que pueden requerir una cirugía:

  • Puede darse el caso de disfunción eréctil, las erecciones suelen ser muy dolorosas.
  • Cuando se forman grietas en el pene cuando se mantienen relaciones sexuales.
  • Dolor o molestia cuando se intenta retraer el prepucio.
  • Cuando se inflama el glande y el prepucio.
  • Variación en el chorro urinario, puede ser torcido o muy fino, esto sucede con mayor frecuencia en los casos avanzados.

 

Procedimiento para una operación de fimosis

Antes de iniciar la operación, el médico especialista delimita la porción de prepucio a extraer con un rotulador dermográfico, dependiendo del caso se decide si es una circuncisión total, corte del prepucio completo, o una circuncisión parcial donde se elimina solamente la parte del prepucio que impide que el pene se desplace normalmente sobre el glande.

La operación de fimosis puede tardar aproximadamente de 20 a 30 minutos, el procedimiento consiste en retirar el prepucio y dejar expuesto el glande, puede producir un pequeño sangrado, generalmente no requiere sutura pero algunos cirujanos pueden usar puntos reabsorbibles o un pegamento especial en los bordes de la piel, se coloca un vendaje protector que puede ser retirado a las 48 horas, la herida sana sola en un tiempo aproximado de una semana.

¿Qué sucede si los padres deciden no operar a su hijo?

En caso que los padres del niño deciden no practicar la operación a su hijo, deben hablar con su pediatra para que les de las recomendaciones de cómo mantener limpio el pene del niño. Deben tener en cuenta que el prepucio puede tardar en retraerse por completo durante varios años y que no deben forzar su retracción.

Cuando el niño tenga la edad suficiente puede tener conciencia de cómo mantener limpio su pene, así como estudiar la posibilidad de decidir en un futuro si quiere ser circuncidado por su propia voluntad.

Anestesia para la operación de fimosis

La anestesia es indispensable en toda cirugía para evitar el dolor durante el proceso de operación, en una operación de fimosis, por lo general se coloca anestesia local en el área del pene.  En algunos situaciones, se puede dar el caso de colocar anestesia general, debiendo hacerse en un quirógrafo hospitalario.

Anestesia en crema

Estas son unas cremas anestésicas de uso tópico que se colocan en la piel del pene y pueden tardar en hacer efecto entre 10 a 30 minutos.

Anestesia local

Es un tipo de una anestesia líquida para provocar el bloqueo del nervio dorsal del pene, es inyectado con una aguja diminuta en la base del pene, le permite al paciente estar consciente en la cirugía.

Anestesia general

Para este tipo de operación no es necesario una anestesia general, pero depende la condición del paciente algunos médicos la aplican, este tipo de anestesia es un combinado de medicamentos que generan en el paciente un sueño inducido, el médico anestesiólogo evalúa las condiciones del paciente para saber que cantidad suministrar.

En muchas ocasiones el paciente aprovecha la cirugía para realizar mas de un procedimiento quirúrgico que requiera, por este caso se aplica este tipo de anestesia.

Procedimientos para la operación de fimosis

El especialista, puede evaluar el tipo de intervención a practicar, existen varios tipos, inclusive en la especialidad de cirugía plástica.

Circuncisión clásica o postectomía total

Es cuando se remueve la piel del prepucio en su totalidad para dejar el glande completamente descubierto. El procedimiento se hace aplicando dos incisiones paralelas en la parte del prepucio a extraer, cortando la piel hasta llegar al estrato subcutáneo, una vez que se corte la parte sobrante, se hace una sutura con material reabsorbible y concluida la operación, se coloca un vendaje semicompresivo.

En los siguientes días a la operación de fimosis, el pene tiende a inflamarse y puede tener un ligero sangrado, poco a poco estos efectos van disminuyendo, con la ayuda de medicamentos adecuados para la inflamación.

Postectomía parcial

En este procedimiento no se elimina la piel del prepucio completamente, y en consecuencia se tiene un recubrimiento parcial del glande. Con este método parcial, es posible que se vuelva a formar el anillo fibroso alrededor del pene lo que puede generar la presencia de una fimosis nuevamente, por esta razón los médicos advierten al paciente o a sus familiares, en caso de niños, el riesgo que ocurre de practicarse la postectomía parcial.

En todo caso, es decisión del paciente el tipo de operación de fimosis a practicar, ya que depende del beneficio que desee obtener de la misma, inclusive considerar el aspecto estético y erótico así como la restauración de la piel, ya que de ello depende la sensibilidad del prepucio. Te recomendamos aclarar todas las dudas con el médico especialista.

Circuncisión por láser

Este es un tipo de operación de fimosis con tecnología de avanzada, a través de equipos láser, que permite hacer los cortes con mayor precisión y coagular los vasos sanguíneos de forma simultánea, la recuperación postoperatoria es mucho más rápida y la inflamación es prácticamente nula.

Finalmente, también hay la posibilidad de la cirugía plástica que deja el prepucio intacto, pero por supuesto, son cirugías mucho más costosas.

Proceso postoperatorio de fimosis

Luego de la operación de fimosis, el pene se deja envuelto con gasas formando un vendaje compresivo, dejando al descubierto el canal uretral para que el paciente pueda orinar.

Las gasas generalmente son retiradas a las 24 horas de la cirugía para iniciar el aseo y cura de la herida, se lava bien con agua y jabón, se seca y se deja el pene sin cubrir, este procedimiento se puede extender entre 7 y 10 días.

Cuidados post operatorios en niños

Los niños suelen recuperarse de una intervención quirúrgica más rápido que un adulto, sin embargo los padres se preocupan y tratan de aliviar el dolor para que su hijo no sufra, para la recuperación de una operación de fimosis se deben seguir las siguientes recomendaciones:

El niño deberá ser bañado tres veces al día con agua tibia durante una semana luego de la operación. En caso que el vendaje no haya sido retirado en el centro de salud, no trate de retirarlo, generalmente se desprenderá por sí solo cuando se remoja con el baño.

En caso que el niño presente incomodidad puede bañarlo más de tres veces y una vez que el vendaje se haya caído deje que el pene se seque al aire y coloque una crema antibiótica, que haya sido prescrita por su médico. Si la circuncisión fue por medio de anillo, debe dejar que se le caiga solo y aplique las mismas medidas indicadas en el párrafo anterior para la cura de la cirugía.

¿Qué hacer en caso de dolor?

Durante las primeras 24 horas postoperatorias, puede dar al niño acetaminofén, según la prescripción médica, en caso de dolor o presencias de fiebre.

El niño deberá usar ropa cómoda de algodón para evitar el roce y facilitar la micción; en caso que le cueste orinar porque le duela un poco, puede hacerlo con un baño con agua tibia procurando orinar dentro de la bañera.

Reiniciar actividades luego de la operación

El niño puede iniciar sus actividades normales unos días después de la operación de fimosis, e incluso puede volver al colegio cuando se observe que ya juega normalmente. Pero debe procurar que el niño no tenga actividades que puedan afectar el pene, como montar en bicicleta, durante aproximadamente 6 semanas luego de la cirugía.

¿Cuándo acudir al pediatra luego de la operación de fimosis?

Por lo general, las operaciones de fimosis en niños no presentan ninguna complicación, las recomendaciones del pediatra son cuidados generales en casa, sobre todo medidas de higiene para evitar la infección de la herida, pero si observa algún indicio de infección debe contactar de inmediato al pediatra.

Un leve sangrado luego de la operación de fimosis es normal y debe cesar al finalizar la cirugía, en caso de presentarse un sangrado abundante, presione el pene del niño firmemente y comuníquese de inmediato con el médico o centro de salud donde practicaron la intervención.

El niño deberá asistir a consultas de control para hacer seguimiento a su completa recuperación, según la frecuencia que indique el médico.

 

Cuidados post operatorios en adultos

Lo principal a tener en cuenta luego de la operación de fimosis o circuncisión es mantener la zona del glande limpia para lograr una completa recuperación y evitar posibles infecciones.

El hombre adulto puede orinar normalmente procurando no mojar las gasas durante las primeras 24 horas, pasado este tiempo se debe retirar el vendaje y cambiar las gasas todos los días luego de lavar bien la herida.

En caso de presentar erecciones durante el sueño, es recomendable disponer de un recipiente con agua fría para meter los pies allí y esperar a que se pase la erección. El inconveniente con las erecciones en los primeros días, es que el estiramiento del pene produce dolor y es posible que algún punto de sutura pueda desprenderse.

La herida debe ser lavada cuidadosamente en las primeras dos semanas siguientes a la operación de fimosis, luego de estar limpia secar bien y aplicar betadine o solución fisiológica con una gasa, se debe dejar el pene al aire hasta que seque completamente.

Con la finalidad de proteger al glande, se debe colocar una gasa y procurar en lo posible usar ropa interior ajustada preferiblemente de algodón y con el pene hacia arriba para evitar que se mueva y tener roces desagradables.

Tener relaciones sexuales

Lo recomendable es esperar entre 4 y 6 semanas para mantener relaciones sexuales o masturbarse luego de la operación de fimosis, ya que es posible que las erecciones sean dolorosas.

Después de transcurrido este tiempo, se puede conseguir una actividad sexual activa, la cual debe ir desarrollando a medida que vaya obteniendo una completa recuperación.

Beneficios de la operación de fimosis

La operación de fimosis o circuncisión ofrece diversos beneficios que mejorarán la salud del paciente que se la realiza, entre los beneficios para la salud del paciente podemos nombrar ellos:

Mejor higiene

La operación de fimosis hace que sea más fácil la limpieza del pene por la liberación del prepucio y en consecuencia menos probabilidad de acumular bacterias en esa zona.

Menor infecciones urinarias

Aunque las infecciones urinarias en los hombres no son frecuentes, en los casos de fimosis se pueden dar y puede haber riesgo de problemas renales.

Mínimo riesgo de padecer cáncer de pene

Aunque el cáncer de pene es poco frecuente, la circuncisión ayuda a que la pareja sexual femenina del circuncidado sea menos propensa al cáncer cervical.

Alto placer sexual

Una vez superado el proceso de recuperación, el hombre se irá acostumbrando a las nuevas sensaciones de su pene y experimentará algunos cambios favorables en sus relaciones sexuales.

  • Seguridad y bienestar por la reducción de las lesiones que se formaban en el pene antes de la operación de fimosis.
  • Incremento del rendimiento sexual producto del retraso en la eyaculación, lo que permite mantener relaciones sexuales de mayor duración.
  • El glande tiende a aumentar de tamaño por la liberación de la presión que existía en el prepucio, ocasionando un incremento de tamaño en la punta del pene.

Riesgos de la operación de fimosis

Como toda cirugía, siempre puede generar algún tipo de riesgo, pero en líneas generales las complicaciones que puedan surgir durante la operación y después de ella son poco frecuentes, en algunos casos se ha observado sangrado más de lo normal.

También se puede dar el caso, que en los niños muy pequeños presentan irritación en la superficie del glande por efecto del amonio presente en la orina por el uso del pañal.

Las medidas de precaución e higiene recomendadas previenen cualquier molestia que pudiera presentarse y la posibilidad de adquirir algún tipo de infección.

En la actualidad, existe un debate entre quienes piensan que la circuncisión puede ocasionar eyaculación precoz y en los que piensan lo contrario, pero existe un estudio que se inclina en el beneficio de la circuncisión en el retardo de la eyaculación en las relaciones sexuales.

En muy pocos casos se pueden dar algunos de los siguientes malestares, pero suelen aparecer en un porcentaje muy bajo en relación a los beneficios:

  • Se pudiese llegar a producir una disminución de la sensibilidad del pene.
  • Algún tipo de hemorragia
  • Lesiones en la uretra
  • En caso muy raro y poco probable se pudiera producir amputación del glande.

En casos poco comunes también se pueden incluir algunas complicaciones específicas en la operación de fimosis pero que se han dado escasamente, como:

  • Extracción excesiva o incompleta del prepucio
  • Puede que se produzca una cicatrización indeseable del tejido, que se puede corregir con otra cirugía.
  • Algún daño que se produzca en el pene o la uretra, en caso de suceder es posible que se requiere otra operación.

Es posible que la circuncisión llegase a afectar la sensación sexual. En todo caso, los riesgos pueden variar entre las personas, es el cirujano quien puede dar las explicaciones más precisas acerca de los posibles riesgos.

Otros posibles efectos secundarios de la operación de fimosis, que por lo general suelen ser temporales, pueden ser: malestar por efectos de la anestesia aplicada, sobre todo en el caso de anestesia general, así como dolor, inflamación y posibles moretones en la piel alrededor del pene.

El antes y después de una circuncisión en el aspecto psicológico

Adicionalmente al comportamiento físico del pene en el caso de personas con fimosis, que pueden ocasionar dolor o molestia, también existe el comportamiento psicológico en el hombre o niño debido a esa limitación.

Si deseas saber más sobre los cambios emocionales en la adolescencia  te invitamos a ver este artículo.

Las personas que padecen de alguna enfermedad en el pene bien sea por fimosis o por transmisión sexual, pueden desarrollar algunos problemas psicológicos tales como ansiedad, ataques de depresión, entre otros.

La fimosis puede ocasionar múltiples inconvenientes a la hora de mantener relaciones sexuales con otra persona, generando problemas limitantes como falta de autoestima de quien la padece  y generando estereotipos sociales desagradables que pueden afectar seriamente las relaciones interpersonales de la persona.

En estos casos se requiere la ayuda de especialistas, para la patología específica del pene se debe consultar con un urólogo y para los daños psicológicos se debe consultar con un especialista o terapeuta de salud mental.

Ahora bien, después de la operación de fimosis y el restablecimiento de la condición del prepucio, la calidad de vida del circuncidado mejora notablemente, el proceso de orinar es mucho más fácil así como la limpieza del pene, las relaciones sexuales serán más placenteras y perdurables.

Estas nuevas condiciones después de la operación de fimosis, mejoran la conducta psicológica del hombre porque siente más satisfacción propia y promueve la satisfacción en la pareja, esto genera bienestar emocional, aumento de autoestima y aceptación social y afectiva.

(Visited 692 times, 2 visits today)

Deja un comentario