EJERCICIOS DE LATERALIDAD PARA LOS NIÑOS

Los ejercicios de lateralidad son actividades con capacidades de establecer y trabajar las dos mitades cerebrales del globo. La utilización especial de un lado u otro del cuerpo; el lado derecho o izquierdo, para la ejecución de actividades depende de este medio de transporte.

ejercicios de lateralidad

¿Qué es la lateralidad?

La lateralidad se obtiene de la asociación paralela de nuestro sistema sensorial. Esta dualidad regula la funcionalidad de ambos oídos, ojos, pulmones, riñones, entre otros. Nuestro cerebro, por lo tanto, tiene dos estructuras hemisféricas particulares, que son responsables de controlar todo el doble marco alucinante.

Estas mitades cerebrales del globo también presentan lateralización cortical, que forma parte de una especialización en determinadas capacidades psicológicas. Los ejercicios de lateralidad para niños de preescolar en edades tempranas son beneficiosos. Con niños entre los 4 o 5 años, estas actividades se pueden llevar por etapa:

Fases de ejercicios de lateralidad

El movimiento debe animarse en las dos partes del cuerpo y en las dos manos, con el objetivo de que el niño o la joven tengan suficiente información para hacer su propia combinación y decidir sobre la decisión de la mano favorecida. Los ejercicios de lateralidad derecha e izquierda se permiten a través de un procedimiento que se experimenta tres etapas:

  • Etapa de identificación, de clara separación (0-2 años)
  • Etapa de rotación, definición por diferencia de beneficios (2-4 años).
  • Etapa de informatización, idealmente instrumental (4-7 años).

Tipos de lateralidad

Los componentes neurológicos, hereditarios, sociales y naturales actúan en el avance de los ejercicios de lateralidad. Además, como resultado de ellos podemos separar varios tipos de lateralidad:

  • Suavidad homogénea. En el momento en que se utilizan idealmente los individuos del lado correcto.
  • Zurdo homogéneo. Se utilizan los apéndices del lado izquierdo.
  • Posibilidad de usar ambas manos. Un componente en el lado correcto (por ejemplo, la mano) y el otro en el lado izquierdo (por ejemplo, el ojo) se utilizan como necesidad.
  • Izquierda cedió molesto. Esta estructura ocurre cuando un sujeto dado por la izquierda ha sido constreñido por motivaciones sociales para utilizar al compañero dado por la izquierda. El más claro es el de la mano.

Lateralidad cruzada

En los ejercicios de lateralidad cruzada los vemos de manera distinta como una lateralidad distinta a la manual para pies, ojos u oídos. Ocurre cuando predomina la mano, el pie, el ojo y la oreja predominan en un lado similar del cuerpo, bien sea el lado izquierdo o derecho.

La lateralidad cruzada mano-ojo ha sido la más contemplada y regularmente es igual a los problemas de aprendizaje, particularmente en los ciclos creativos y de lectura. Los ejercicios de lateralidad deben estar separados de la lateralidad conflictiva.

Que comprende la inversión de al menos uno de los apéndices de la carga de su inclinación común. Por ejemplo, un joven que se deja llevar por la izquierda que se ve obligado a descubrir cómo componer con la mano correcta.

Lateralidad transversal 

A partir de la Educación Primaria, los jóvenes con lateralidad cruzada o caracterizada de manera no adecuada pueden introducir problemas explícitos en el aprendizaje. Alrededor del 25% de los escolares tienen problemas de aprendizaje identificados con la lateralidad: Ferré, Catalá, Casaprima y Mombiela, 2000.

Ejercicios de lateralidad

Entre los ejercicios de lateralidad está el decidir la correspondencia espacial de una mejora dada anteriormente. A los clientes se les indican las imágenes de flores, criaturas e insectos y deben colocarlas en el lugar específico donde estaban en la introducción. Se prepara la relación espacial.

Estas son solo algunas recomendaciones de ejercicios de lateralidad para trabajar con los niños. Dentro del escenario hay una gran cantidad de variaciones y niveles para hacer una preparación total y fortalecer la lateralidad de una manera creativa y divertida.

Aquí tienes una progresión de actividades para que el niño perciba y distinga el privilegio y la izquierda en su propio cuerpo, y las utilice adecuadamente. También descubrirá cómo encontrar y localizar elementos a un lado y a un lado de sí mismo, teniendo todo en cuenta, para percibir y nombrar la izquierda y la derecha de un artículo en un espacio realista.

Uso de Objetos

Poner delante de un objeto eje; entrada, ventana, armario, asiento. Debe colocar los  artículos a un lado y a la izquierda de dicho objeto, que tú debes determinar inicialmente. Dados dos tipos de objetos de dos tonos únicos.

Coloque algunos en el privilegio y otros a la izquierda de otro objeto pivote: un bloc de notas o un lápiz. Utilizando una base, por ejemplo, los que están en rojo en el privilegio y el los amarillos a la izquierda.

Cuente objetos

Cuenta de artículos a un lado y a un lado del niño. Para ello, en primer lugar encuestamos cuál es una mano correcta y cuál es una izquierda, que se completará a modo de guía. Busque un artículo según su área en comparación con el niño: por ejemplo, enséñeme qué objeto que se utiliza para colgar prendas está a su lado izquierdo.

Dibujos

Entre los ejercicios de lateralidad tenemos el dibujar en una pizarra los artículos básicos situados a un lado y a un lado de una línea focal-pivote: cuadrados, círculos, triángulos. Encuentre preguntas que estén situadas en grandes espacios realistas a un lado o al lado de un objeto central. Por ejemplo; revele los artículos que están situados a un lado de la casa pintado en el tablero.

Reconocer

Todos los ejercicios de lateralidad se realizarán empezando por los dos sentidos del niño, no desde el objeto de la actividad, ya que el reconocimiento de un eje de uniformidad de una figura o articulo humano que tenemos ante nosotros normalmente no se consigue antes de los siete años.

El propósito detrás de estos ejercicios de lateralidad tenemos el aprendizaje que requiere el apoyo de actividades de cemento idea sensible, por ejemplo, interpretaciones y reversiones. Una serie de actividades que permitirá activar las funciones de ambos hemisferios.

Juegos interactivos

Algunos de los ejercicios de lateralidad son los juegos interactivos, actividades potenciales con los que podemos trabajar en la escuela con los más pequeños para ayudarles a solidificar su propia lateralidad son los siguientes:

  • Lanzar una pelota con una mano, patearla con un pie y así sucesivamente.
  • Señala partes del cuerpo en un dibujo, en nosotros mismos, etc.
  • Nombra las piezas del cuerpo de nuestro cómplice con los ojos vendados.
  • Crea un juego de sombras, donde identifique el objeto de la derecha e izquierda.
  • Señale los artículos.
  • Tomar cosas.
  • Saltando un corto paseo.
  • Juega el juego Twister enredo.

Consejos para los ejercicios de lateralidad

Entre los consejos para los ejercicios de lateralidad, para que el niño pueda caracterizar su inclinación horizontal. Los padres deben promover un sentido digno de la lateralidad de nuestros jóvenes y esto debe hacerse en los principales periodos largos de la vida. Es imperativo vigorizar el desarrollo del niño en los dos lados del cuerpo de manera similar.

En el momento en que el joven esté algo más sazonado, podemos proponerle juegos de desarrollo para que pruebe cosas distintas con los dos bandos. Los ejercicios de lateralidad en los niños siempre deben estar desarrollados de izquierda y derecha.

Promover

Ante los ejercicios de lateralidad los padres deben completar algunas cosas para dinamizar el significado de la inclinación horizontal. Pueden ayudar a no tener impedimentos en cuanto a lateralizar. Sea como fuere, no podemos restringirlos a que sean correctos o que se den.

Los padres tienen la oportunidad de acompañarlos en este procedimiento desde la instantánea del nacimiento. En los principales tramos largos de la vida es fundamental cuidar a nuestro hijo y mucho. Necesitamos darnos cuenta de que la mejora de las aptitudes de motor experimenta etapas.

Los niños inicialmente adquieren la capacidad de sorprender a algunas personas y encontrar sus manos: las chupan y obtienen objetos a partir de los 3 meses. A partir del cuarto mes adquieren la capacidad de pivotar y la falsedad boca abajo. Alrededor del séptimo mes, acostado boca abajo, gira su ombligo y hacia el octavo mes comienza a arrastrarse.

Primero como reptil y luego deslizándose. En el momento en que comienza a arrastrarse, en su mayor parte descubre cómo sentarse solo y pronto, descubre cómo pararse inclinado hacia algo. Alrededor de los 14 meses comienza la caminata, que poco a poco irá mejorando.

En este momento, lo que debería preocuparnos es que el bebé está igualmente equipado para utilizar un lado del cuerpo como el otro. En otras palabras, abra las dos manos de manera similar, abandone la cara hacia arriba para mirar hacia los dos lados, utilice las dos manos para ayudar con el arrastre.

Desarrollar

Gradualmente los ejercicios de lateralidad se desarrollan a medida que mueve la mano y el pie en un lado similar. A contralateral; mueve la mano a un lado y el pie al otro, esto se nota más al deslizarse. Si vemos que una parte de esto no ocurre de esta manera, podemos ayudarlo a usar la mano que usa menos, o el pie que nunca retrocede para pararse.

Manejando en este desarrollo y colocando usted en circunstancias en las que se ve obligado a utilizar esa mano o ese pie. Por ejemplo, podemos poner un ruido que te guste lo suficientemente cerca de la mano que se mueve menos, evitando que utilice la otra para forzar un poco ese desarrollo.

Otro logro significativo del cerebro comienza a desarrollar habilidades finas para esta situación y los ejercicios de lateralidad.  Es la utilización del cierre avanzado: controlar pequeños elementos y tener la opción de manejarlos entre el pulgar y el puntero. Comienza a crear alrededor de 10 meses y equivale a la utilización del puntero para señalar.

Es significativo que puedas manejarlo con las dos manos, ya que este es el desarrollo esencial durante un período de tiempo considerable, luego, obtener el lápiz. Si vemos que no lo hacen igualmente bien con las dos manos, podemos practicar el desarrollo ofreciéndoles papeles o monedas que pueden enviar comenzando con un lugar y luego en el siguiente.

Progresar

Cuando el niño ha avanzado completamente en la deambulación: camina con ecualización y concordancia mientras mueve un pie mientras ajusta la mano contraria, comenzarán diferentes tipos de deambulación: Pasear sigilosamente alrededor de los 20 meses, rebotar con los pies juntos a los 23/2 años.

Correr, rotando los pies al subir escalones alrededor de los 29 meses y saltando cojeando alrededor de los 30 meses. A partir de esta edad es el punto en el que empezamos a ver la inclinación paralela obviamente y ha llegado la oportunidad de mejorar su definición. En el caso de que veamos una inclinación razonable.

Nuestra asistencia sólo está prevista para asegurarnos de ello. Podemos jugar una gran cantidad de juegos en los que los obligamos a utilizar la mano dominante: acertijos y recortes, desarrollos, maniquíes de dedos, tratamiento de dados, fichas o cartas e incluso reconocer objetos por contacto utilizando la mano dominante.

Alternativas 

En los ejercicios de lateralidad podemos presentar la concordancia mano y ojo solicitando que empujen una pelota o un inflable hacia un objetivo visual y además con el pie si se patea una pelota hacia un objetivo. De igual manera podemos exigir el predominio de una mano en los ejercicios cotidianos de la unidad familiar.

Cepillarse los dientes, abrir una entrada, cepillar el pelo, comer, cortar el pan. Independientemente, es mejor no utilizar ejercicios con lápiz en casa para no interferir con lo que se les enseña en la escuela. En el caso de que a esta edad la inclinación horizontal no sea clara, es mejor no impulsar la utilización de una mano o un pie específico.

Fortalecer los giros pasados de los eventos: arrastrándose, deslizándose de un lado a otro, arrastrándose como un reptil. Jugando a tumbarse en el suelo, levántate lo más rápido posible cuando escuchas una señal y todo cambia de ritmo moderado y rápido, arranque-parada. En el caso de que después de tres años no observamos un patrón.

Generalmente tenemos la oportunidad de recurrir a un experto que demostrará actividades explícitas para nuestro hijo, donde los ejercicios de lateralidad permitirán su desarrollo cognitivo y cerebral. Incluso, le sugerimos leer también sobre la autorregulación emocional. Aspectos educativos importantes, además de apreciar en el vídeo que le ofrecemos a continuación.

 

(Visited 2.235 times, 2 visits today)

Deja un comentario