APRENDE ¿CÓMO PREPARAR UN BIBERÓN? RÁPIDAMENTE

Hay muchos mitos de ¿cómo preparar un biberón? Naturalmente, la madre siente el instinto de Alimentar a su bebé, sin embargo por diferentes situaciones  a la madre se le hace imposible; por lo que requiere un sustituto de la leche materna.

Es importante que el bebé sea alimentado de forma exclusiva; por su madre, hasta los seis meses de edad. Según los especialistas, esto debería ser así; lactancia materna exclusiva.  Se considera una de las mayores ventajas para los pequeños, inclusive para la misma madre. Los niños amamantados  son potencialmente sanos y la recuperación de la madre es mucho más rápida. Es por ello que estos niños que no pueden recibir la leche materna; requieren de una leche sustituta apropiada, de este tema estaremos hablando en este artículo.

¿cómo preparar un biberón?

 

Origen del Biberón

El término “biberón”  data desde el principio del siglo XIV, derivado del latín “bibere” (beber). Luego en el año  XIX, se comenzó a conocerse como la botellita con pezón de goma,  para la lactancia de los niños. Desde tiempos antiguos existe el biberón, solo que hasta que no hubo mejoras en cuanto a su higiene; el uso no era aprobado, debido que al inicio de su uso hubo serias consecuencias.

La lactancia materna  es la forma natural de dar alimento a los bebés, absolutamente nada podrá sustituir la leche de la madre. Esto ha sido así, desde el origen de todos los tiempos. Pero las madres sustitutas  al igual que  los biberones han contribuido de manera efectiva en la alimentación del niño, cuando la madre lactante no puede.

Hoy en día muchas familias pueden agradecer  a este valioso recurso, el poder alimentar a sus hijos, de una forma higiénica y segura;  por consiguiente lo niños pueden recibir su alimento,  con los nutrientes que requieren para un desarrollo óptimo.

¿Cómo preparar un biberón rápidamente?

Hoy en día  para la  mujer actual existen mucho más exigencias, debido que se le demanda  mucho en diferentes roles de su vida. Es por ello que, algunos países defienden el derecho del bebé a ser amamantando; por sus múltiples beneficios.

Si eres una de las madres que no puede amamantar a tu hijo, por las razones que tengas; aquí te vamos a compartir todo sobre lo referente a Cómo preparar un biberón.

 

Por otro lado,  está  la mujer que de igual manera también tiene derechos; no solo a ser madre, sino también a cumplir con otros roles que le demanda la sociedad. En este sentido, la mujer puede libremente aceptar o no amamantar a su hijo.

La Organización Mundial de la Salud se ha pronunciado a favor de los derechos del lactante. Además informa que el niño tiene derecho a ser amamantado.

También reconoce que puede haber un sustituto de la leche materna. Debido a ciertas situaciones por la que la madre pueda estar pasando, a fin de cuentas lo realmente importantes es alimentar al bebé. Es por ello, que en este artículo te hablaremos un poco sobre este sustituto de la leche materna, el biberón.

Según la Organización Mundial de la Salud, es primordial apoyar la lactancia Materna y por todos los medios se debe hablar y dar a conocer los beneficios  para los lactantes  y niños en edad de preescolar. Hay numerosos casos en donde la madre por distintas razones no puede asistir y ofrecer a su bebé la leche:

  • La madre  se encuentra tomando un medicamento por enfermedad.
  •  Tomó la decisión de no amamantar.
  • Debido a ciertas condiciones del bebés, de no extraer la leche con fuerza y queda insatisfechos.

Normas a seguir para preparar un biberón

Según la Organización Mundial de la Salud, establece las  indicaciones  de cómo preparar el biberón

  1. Lo primero que debes hacer es asegurarte que el lugar donde prepararemos la fórmula este pulcro.
  2. Lávate tus manos con agua y jabón, luego sacarlas con una toalla limpia o un pañito desechable.
  3. Hierve agua potable a ebullición, Antes era un paso obligatorio en la preparación del biberón con leche de fórmula, pero hoy en algunos casos se usa agua embotellada sin hervirla.
  4. Es conveniente leer las indicaciones del fabricante antes de preparar la fórmula, para conocer la medida exacta para tu bebé en cuanto a agua y fórmula. es mejor preparar la dosis exacta con la cual el  niño se alimentara.
  5. Agrega la dosis de agua de acuerdo a lo  indicado por tu pediatra y solo la cantidad que darás a tu bebé.
  6. Agrega el polvo de la fórmula al agua del biberón.
  7. Cierre el biberón y agite con fuerza el contenido del biberón, para que haga una mezcla homogénea.
  8. Baje la temperatura del biberón antes de dárselo al niño, puede en este caso usar el grifo, o un envase que contentiva de agua. debe vigilar que el agua no contamine la fórmula.
  9. Con una toalla seca y limpia, seque el entorno del biberón.
  10. Haga la prueba de la muñeca, para comprobar que la leche está tibia, coloque unas gotas en su muñeca y si continúa caliente  ponga el biberón en agua para bar un poco la temperatura.
  11. Una vez que la leche se encuentre tibia, puede alimentar a su bebé.
  12. Si el niño satisfizo su hambre y dejó resto de fórmula, solo espere dos horas. luego deséchelo; no es conveniente dar al bebé porque puede enfermarse.

Como lo indicó la Organización Mundial de Salud; la fórmula de la leche no es estéril,  así que al hervir el agua se elimina las posibles bacterias y microorganismos que pudiese contener.

Aunque el agua embotellada debería ser  totalmente confiable, nunca garantiza que esté cien por ciento libre de microorganismos, es por eso, que mucho mejor es hervir el agua, para que el niño no  sea expuesto a  posibles enfermedades contagiosas,  producidas por una fórmula de leche en polvo.

Preparación de Polvo para lactantes (PPL) 

La preparación de polvo para lactante no garantiza la perfecta salud de su bebé, ya que no solo es un producto cien por ciento estéril, así  haya sido elaborado con todas la medidas de  higiene y seguridad, no se exime que contenga agentes patógenos, que causan daño al bebé.

La correcta preparación de polvo para lactantes, es lo que mitigará cualquier riesgo para el niño, de igual manera es necesaria la esterilización de todos los elementos que se involucraron en esta preparación,  ahora vas conocer cómo preparar un biberón, por lo que te vamos algunos pasos:

Esterilización

Con respecto a esterilización se ha dicho mucho,  tanto los fabricantes como las organizaciones de Salud,  tienen opiniones encontradas.

Debido que los fabricantes indican que una vez comprado el biberón se debe esterilizar  una sola vez; en cambio Las organizaciones apoyan lo que indica la OMS,  que debe hervirse siempre de la siguiente manera.

Este proceso de cómo preparar el  biberón se puede realizar de dos manera, cualquiera que escoja será la mejor para la esterilización del material de sus bebé, una de las forma es por la adquisición de un esterilizador;  de cualquier marca comercial, por lo que solo debe seguir las instrucciones del fabricante.

 

En caso contrario, debido a los altos costos de los esterilizadores, puede hacer lo siguiente: Llena de agua potable una olla grande, Sumerge todos los utensilios que usarás.

Cerciórate que todos queden bajo el agua, sin burbujas, tapa la olla, espera que el agua dentro de la olla hierva, no permitas que el agua se evapore.

Una vez que consideres que están esterilizados, no lo saques hasta que los vayas a usar, luego para sacar los utensilios es conveniente usar las pinzas plásticas, el contacto directo con estos, debe ser lo mínimo.

Almacenamiento

Si se extraen los biberones y tetinas del esterilizador antes de utilizarlos, hay que armar y prepararlos por completo, esto con la finalidad  de que no se contaminen tanto el envase que contendrá la leche como la tetina, es bien importante conocer el detalle de cómo preparar el biberón.

Preparación de la fórmula

Según la OMS, no aconseja preparar fórmulas por adelantado, ya que lo más saludable para el bebé, es prepararlas e inmediatamente tomarla, debido que de una vez sea preparada si se deja a temperatura ambiente puede que le genere bacterias, lo más recomendable es solo esperar a los más dos hora, si esta no es consumida en este tiempo se debe desechar.

Según la OMS, no aconseja preparar fórmulas por adelantado, ya que lo más saludable para el bebé, es prepararlas e inmediatamente tomarla, debido que si se deja preparada a temperatura ambiente puede que le genere bacterias, lo más recomendable es solo esperar a lo  más dos hora, si esta no es consumida en este tiempo se debe desechar.

Si requieres preparar las fórmulas de biberones por adelantado, entonces debes preparar cada toma de biberón por separados, e inmediatamente llevarlos al refrigerador.

Luego para calentarlos, sumergelos en agua caliente como máximo 15 minutos, mientras está dentro del agua caliente, agita el biberón para que se vaya calentando, nunca intente calentar el biberón en el microondas, ya que no es la mejor Opción y además puede correr el riesgo de quemar al bebé, debido que el microondas no caliente de manera uniforme.

Si necesita hacer un viaje corto, puede preparar los biberones por separados, e inmediatamente introducirlo a la nevera, cuando vaya a salir y requiera llevarlas, use un bolso con hielo para que mantenga la calidad de los biberones de una manera óptima, y una vez llegue a su destino, de igual manera guardarlos en el refrigerador, y los va calentando individualmente.

Indiscutiblemente tendrás que prepararlos conforme el niño las vaya demandando, si vas de paseo  con tu bebé puedes también llevarte un termo con agua tibia, una vez vayas a preparar la toma para el bebé, tengas el agua disponible y sea agua potable, hervida con anterioridad.

Seguridad

Busque en la tapa y revise cuando caduca la fórmula, además asegúrese que si la presentaciones en la lata no se encuentre abollada, Cuide de resguardar la fórmula en un sitio seco y fresco, y nunca la guarde en el congelador, si escoge un depósito o gabinete que esté lejos de la cocina, las altas temperaturas que ésta produce.

Jamás agregue cualquier otro ingrediente: como cereal, leche de vaca, ni la leche materna a la fórmula del bebé, Debido que están elaboradas con los nutrientes exactos que requiere su bebé.

Si su bebé presenta los siguientes síntomas, llévelo de inmediato al médico, ya que los alimentos pueden transmitir ciertas enfermedades: inapetencia, inquietud, falta de energía, vómito, diarrea,  fiebre, debido que puede producir en los niños: deshidratación, daño renal, incluso la muerte.

Consecuencias de adoptar la alimentación artificial

Toda acción genera consecuencias, en el caso del biberón en los primeros meses de nacido del niño presenta estas consecuencias:

  • Pierde el apego natural por su madre.
  • Contagio de diarrea e infección respiratoria.
  • Evidente malnutrición
  • Riesgo de muerte
  • Intolerable a la lactosa
  • Aumenta el riesgo de afecciones crónicas
  • Sobrepeso en la madre
  • Riesgo a embarazo no deseado
  • Presencia de anemias.
  • Cáncer de las mamas y ovario

Recomendaciones para la alimentación del bebé

  • La alimentación del bebé debe hacerse inmediatamente al nacimiento.
  • Hasta los seis meses de edad por todos los medios se debe ser exclusiva, solo leche materna.
  • Los complementos alimenticios deben nutritivos, de acuerdo a cada etapa en su desarrollo.
  • de ser posible, continuar con la lactancia materna por lo menos durante los primeros dos años de edad  del niños.

Diferentes términos de la alimentación del bebé

Desde que el bebé nace recibe alimentación para su crecimiento y desarrollo, a medida que va creciendo puede pasar por diferentes etapas, en una de ellas solo es indispensable la madre para su alimentación y en otras se necesitan herramientas para complementar la correcta alimentación.

Lactancia Exclusiva

El niño es alimentado, solo con la leche de su madre. No se le suministra agua, jugos, solo sus medicamentos indicados por su pediatra.

Alimentación con biberón

En este tipo de alimentación es la que se le suministra al niño mediante el biberón que también se puede incluir agua y los cereales, esto sucede también cuando el niño sólo recibe el sustituto de la leche materna, no está siendo amamantado por su madre o nodriza.

Alimentos complementarios

Es el tipo de alimentación permitida  al niño; con un alimento infantil que contenga los nutrientes requeridos para su desarrollo.  Generalmente este tipo de alimentación es después de los 6 meses de nacido.

Reacción de mi bebé ante la fórmula

Cuando decidimos optar que la alimentación de nuestro bebé  sea con preparación de polvos para lactantes, lo primero que debemos hacer es consultar con el pediatra; es la persona idónea que nos indicará cual es la más factible para nuestro hijo.

Actualmente en el mercado existen un sinnúmero de fórmulas, debes buscar la indicada para tu bebé, de acuerdo  a los meses de edad que ya tenga, una vez que comiences a suministrar  la fórmula, debes vigilar su reacción ante esta, aquí te dejamos algunas reacciones que pudieses llegar  a observar en tu bebé:

Si tu bebé Balbucea después de la alimentación

Debes evaluar la posición de tu bebé durante y después de la alimentación.  y la mamila  que  permitan la fluidez adecuada de la leche. Estimula y entrena a tu bebé para que aprenda a eructar, tu bebé lo requiere, y por último si  experimenta reflujos, o sea repite la fórmula,  habla con el pediatra para revisar si puedes cambiar la fórmula.

Saca la fórmula por la boca

Si comienzas a ver que tu bebé que saca la fórmula, puede ser que está por encima de la dosis que requiere, ten cuidado,  puede ser  que este sobrealimentado, procura siempre darle la dosis indicada por tu pediatra.

Es nuestra responsabilidad proveer  el alimento del bebé de una manera, higiénica y segura, es por eso que es importantes que conozcas las procedencia de la fórmula que estas usando y el saber si está bien resguardada; significa si al terminar de preparar tu biberón la dejas bien tapada, si se encuentra en sitio adecuado, etc.

Ante cualquier reacción de tu bebé debes estar atenta, puede estar votando la fórmula,  porque está manifestando alergia por la fórmula, si esto es así, es hora de visitar a tu pediatra, para que cambie las indicaciones.

Acumula demasiados gases

El biberón le genera gases estomacales, debería pensar en cambiar el biberón. Cambie la posición cuando lo alimentas, es posible que la posición que acostumbras a darle su alimenta no es la más adecuada.

Provoca los eructos, después de cada comida, acostumbra a darle unas palmaditas en la espalda, para que le ayudes a la salida de los gases. Asegurate que el niño esté  haciendo sus necesidades cada vez que le corresponde, no permitas que llegue al Estreñimiento.

Si son repetidas las veces que tiene gases o flatulencia; revisa la fecha de caducidad de la fórmula, si la formula esta al día, entonces tendrás que visitar al pediatra, es posible que tenga alergia  a la fórmula.

Insatisfecho después de su toma

Cuando el bebé, no está alimentándose con la dosis correcta, consulte a su pediatra para ajustar la dosis de su bebé. La mamila es muy grande, para permitir al bebé alimentarse, o puede ser que la fórmula no sea tan diluible.

Si es el caso que los reflujos no lo dejan comer completo, se llena de gases, y esto genera que el niño se llene de gases y quede insatisfecho, revisa que la fórmula sea la idónea para tu bebé, pero esto debe decírtelo tu pediatra.

Cólicos

Cuando el bebé tiene reacción a la fórmula, puede presentar alergias, en este caso también es conveniente que evalúes un cambio de fórmula.

Es posible que al inicio de la toma de la fórmula tu bebé experimente momentos de estreñimiento, o cólicos, esto debido que se está adaptando a la fórmula; a veces no necesariamente pueda ser por el alimento, primero asegúrate que sea así, ya que es normal que tengan algo de estreñimiento, todos los niños realizan sus deposiciones de forma diferentes.

Es frecuentes en niños pequeños que los cólicos le produzcan dolor abdominal y eso le quite un poco el hambre generando pérdida de peso, mantenlo bajo observación, si continua con los cólicos, comienzan a pensar en evaluar la fórmula que le estas suministrando junto a la dosis.

Bajo de Peso

Si notas que tu bebé, no ha ganado peso, revisa la dosis que le estas suministrando; es posible que la preparación de la fórmula no sea  la correcta, debido que no está cubriendo con  las exigencias nutricionales demandas por el bebé.

No en todos los casos tiene que ver la fórmula  que se le suministras; observa con cuidado al niño, será que está durmiendo más de la cuenta y eso no lo deja comer a tiempo, o pudiese ser que está tomando el hábito de succionar con flojera, o la mamila está muy endurecida, en este caso es mucho lo que debes evaluar.

Lo importante de este tema, cómo preparar un biberón; es que hayas aprendido lo primordial, la alimentaciòn de tu bebé.  Que la opción por excelencia es lactancia materna. Debido que al alimentarlo de la forma natural, el niño crecerá más sano, protegido y te evitará muchos dolores de cabeza.

Pero si requieres optar por la alimentación artificial es válido, siempre y cuando conozcas todo sobre cómo preparar un biberón; como lo haz leído, lo fácil que es como se prepara un biberón; sólo es práctica y mucho cuidado. Debido  que está en juego la salud del bebé y su bienestar.

Recuerda ante la duda visita al especialista de tu bebé.

 

(Visited 66 times, 1 visits today)

Deja un comentario